Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inacción de Madrid deja sin rebajas fiscales a las empresas de la ZEC

Muchas sociedades dedicadas al comercio triangular tuvieron que tributar en julio al tipo del 25% del Impuesto de Sociedades y no al 4% que permite la ZEC

Transbordo de contenedores en un recinto portuario. | | J.C. CASTRO

Las empresas que realizan comercio triangular en la Zona Especial Canaria (ZEC) se han visto obligadas a tributar al tipo del 25% del Impuesto de Sociedades y no al 4%, como corresponde a la baja tributación permitida en la ZEC, porque el Ministerio de Hacienda no ha subsanado los impedimentos puestos por la Dirección General de Tributos y que dificultan que las empresas que desarrollan esta actividad puedan acogerse a los incentivos fiscales del fuero canario. Las sociedades mercantiles liquidan el impuesto entre el 1 y 20 de julio y, pese a las advertencias empresariales y de los asesores fiscales, muchas empresas tuvieron que tributar al tipo normal pese a estar integradas en la Zona Especial.

Esta situación genera un daño reputacional a la ZEC ya que supone desconfianza de las empresas, que son captadas para la Zona por la baja tributación que ofrece, que supone un 4% frente al 25%. Hay empresas que han manifestado su descontento y algunas incluso están planteándose abandonar la ZEC por la incertidumbre que supone este tipo de vaivenes. Otras han tributado al tipo normal del impuesto con la expectativa puesta en que se corregirá esta anomalía después del verano y tendrá carácter retroactivo, con lo que les será devuelta la diferencia.

En este sentido, el asesor fiscal Orlando Luján cree que «si la modificación normativa se lleva a efecto las empresas podrán pedir a la Agencia Tributaria la devolución del ingreso indebidamente efectuado, pero ahora ante la demora se han visto obligadas a tener que abonar el 25% como consecuencia del cambio interpretativo de Tributos, con los perjuicios financieros que supone esta situación».

En la actualidad están instaladas en la ZEC unas 120 empresas de comercio triangular con entre 500 y 750 empleos directos, aparte de los indirectos –asesorías fiscales, transporte, mantenimiento o limpieza–, con un volumen de negocios que rondan los 140 millones de euros anuales, lo que supone entre un 10 y un 20% de la actividad económica de la ZEC.

La indecisión de Hacienda a la hora de aclarar la baja tributación a la que puede acogerse el comercio triangular –actividad comerciar con mercancías entre países de distintos continentes sin que los productos tengan que transitar por las Islas– empujó al Parlamento a tomar la iniciativa y aprobar en julio una proposición de ley por la práctica totalidad de los grupos de la Cámara, a excepción de Podemos que se abstuvo, que se ha elevado al Congreso para instar al Gobierno a que el comercio triangular pueda tributar al 4% y que sea con efecto retroactivo, un aspecto esencial para que las empresas puedan recuperar el diferencial fiscal de los últimos ejercicios. «Lo que no sabemos es si cuando el texto pase por el Congreso se va a respetar la retroactividad completa o quedará aminorada», advierte Luján.

Desde 2020 había indicios de que podrían existir problemas con la situación del comercio triangular en la ZEC, por lo que, según Luján, se podría haber arreglado antes sin tener que llegar a este escenario que causa problemas a las empresas y perjudica al incentivo fiscal. «Resolver esto evitaría el daño reputacional de los mecanismos del REF y específicamente de la ZEC porque las empresas se ven afectadas por un cambio de criterio en una legislación que se presume seria y genera dudas sobre la seriedad de la normativa y los instrumentos del REF para las empresas foráneas», añade Orlando Luján.

Las negociaciones con Tributos iban en la línea de quitar el requisito de que las mercancías pasen por Canarias, y se propone a cambio que se garantice que estas empresas cuentan con un anclaje suficiente en las Islas, y eso se cumple si tienen a todos sus empleados en Canarias. Además, se plantea introducir algún mecanismo de control de las mercancías. El paso dado por el Parlamento, inédito hasta entonces, supone una presión añadida al Ministerio de Hacienda para garantizar este mecanismo.

En los últimos meses tanto las organizaciones empresariales, como los colegios profesionales, expertos y asesores fiscales han multiplicado sus esfuerzos para que se solucione este problema y también el de algunas cuestiones sobre otros incentivos del REF para despejar las dudas y, sobre todo, adaptar el fuero canario a la crisis provocada por la pandemia. A día de hoy no se ha movido nada en Madrid pese a los compromisos del Gobierno canario.

Compartir el artículo

stats