Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coalición Canaria estrena tándem en el Congreso

María Fernández complementa con un perfil distinto al de Oramas la labor de ‘bisagra política’ de la formación ante el Gobierno central

La nueva diputada de CC por Las Palmas, María Fernández E. D.

Tiempo nuevo para CC en el Congreso. La llegada de la nueva diputada por Las Palmas, María Fernández, que el pasado 1 de julio sustituyó a Pedro Quevedo (NC) por el acuerdo electoral entre los dos partidos nacionalistas para repartirse temporalmente el escaño, amplia notablemente las posibilidades de acción política de la formación en la Cámara. Junto con Ana Oramas, la veterana política tinerfeña que en junio cumplió 15 años de presencia ininterrumpida en el Congreso, va a completar un tándem que CC, en el actual contexto político y parlamentario, confía en rentabilizar en un tiempo clave por la cercanía de nuevos procesos electorales, jugando un papel que podría asemejarse al de los tiempos en que en los nacionalistas canarios estaban en condiciones de aprobar o tumbar leyes.

Las dos diputadas estrenaron estrategia de cara a lo que queda de legislatura en el debate sobre el estado de la nación de hace dos semanas, un pleno en el que Fernández, además de asumir la plena condición de diputada acatando la Constitución desde el escaño instantes antes de la intervención del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se estrenó desde la tribuna en sendas intervenciones en las que mostró un perfil y un estilo muy diferentes al de Oramas.

De hecho, más allá de la cuestión dialéctica, parece claro que ambas se repartieron los papales en una estrategia que CC quiere prolongar para los que resta de legislatura, con un claro objetivo de profundizar en esa actitud de ‘bisagra’ política que Oramas ha desplegado en últimos años, de intervenciones muy duras contra el Gobierno y contra el propio Sánchez, pero apoyando muchas de las iniciativas legislativas que el Ejecutivo ha llevado a la Cámara.

Así, mientras Oramas no cejó en su afán de arremeter personalmente contra el presidente y protagonizó una de las intervenciones más duras del debate, aunque en un tono más calmado que en otras ocasiones, Fernández cultivó una retórica mucho más amable y centró sus dos intervenciones en el pleno en explicar las propuesta nacionalistas, tanto en relación con las propuestas de resolución en el marco del debate de política general, como en el decreto de medidas para paliar los efectos derivados de la guerra de Ucrania.

Acorde con un perfil y bagaje político quizá en el polo opuesto al de Oramas, Fernández busca antes de nada integrarse en la dinámica parlamentaria de manera discreta sin abandonar un tono reivindicativo, pero poniendo el énfasis en la búsqueda de acuerdos sobre asuntos de interés para el Archipiélago.

Siendo este su primer cargo público y sin apenas exposición pública en una tribuna parlamentaria o institucional, la joven abogada grancanaria (35 años) pretende asentarse en el escaño y todo lo que ello conlleva, como son las intervenciones desde la tribuna, sin atajos ni prisas pese a que no es mucho el tiempo que le ofrece esta legislatura para superar su inicial condición de sustituta de Quevedo.

En su estreno en el debate del estado de la nación ofreció un gesto que no pasó inadvertido para sus colegas canarios: tiró de referencia histórica sobre la ley de Puertos Francos de 1852 y de la ley del REF de 1972, en su quincuagésimo aniversario, para explicar las posiciones nacionalistas, apelando en distintas ocasiones al entendimiento con el Gobierno. «Señores del Gobierno, ¿están dispuestos a hablar de futuro y del futuro de Canarias?», interpeló Fernández en la línea de lo ya declarado en varias ocasiones por ella misma respecto a la voluntad de CC de alcanzar acuerdos con el Ejecutivo sobre la agenda canaria a cambio del apoyo de sus dos diputadas.

Las dos, Oramas y Fernández, por cierto, consiguieron parte de sus objetivos. La primera logró para su discurso a machamartillo contra Sánchez ser la portavoz más valorada y la ‘vencedora’ del debate según la encuesta del CIS sobre esa sesión parlamentaria. Fernández, por su lado, que mostró aplomo y seguridad en sus dos intervenciones, que no leyó, logró el apoyo de la Cámara para una sorprendente propuesta de CC, captando la atención y el interés de la mayoría de los grupos parlamentarios para aprobar instar al Estado a una rebaja del 60 % del IRPF para los residentes en La Palma con la que intentar la reconstrucción económica de la isla tras la crisis volcánica.

Esta estrategia de doble acción parlamentaria por parte nacionalista, muy crítica con el Gobierno pero dispuestos a negociar, toma ahora mucha mayor relevancia por el hecho de que, con dos votos que ofrecer a la negociación, y ante la debilidad parlamentaria del Gobierno, CC está en condiciones de arrancar cuestiones que hasta la fecha no ha logrado. La resolución sobre la bonificación del IRPF para La Palma ha sido un aviso.

No ‘perras’, sino derechos

Sin embargo, por muy dispuestos a los acuerdos que el PSOE y Unidas Podemos se vean obligados a mostrarse, CC no va a abandonar a estas alturas su estrategia de confrontación de fondo frente al líder socialista.

Oramas va a insistir en esa línea porque cree que es la más efectiva ya pensando en las elecciones autonómicas, insulares y locales de mayo de 2023, única razón política para los nacionalistas en estos momentos. La ‘poli mala’ de CC en el Congreso contra el Gobierno tiene ya esas instrucciones desde la dirección del partido y no está especialmente interesada en acuerdos que no pueda vender en las Islas como «logros históricos» que tengan que ver más con cuestiones de fuero que presupuestarias. CC no busca ‘perras’, o no fundamentalmente teniendo en cuenta además que no forma parte del Gobierno regional que recibiría esos recursos, sino derechos para los canarios que entiende que el Gobierno central cuestiona, entorpece o niega. Será la cantinela hasta las elecciones de mayo porque CC ve que el deterioro de la imagen del Gobierno por la incertidumbre económica le da opciones extra de ganar las elecciones en Canarias y recuperar las grandes instituciones perdidas en 2019.

Las circunstancias políticas han querido que esta nueva etapa de CC en el Congreso se vea afectada por los cambios decididos por Sánchez en el seno del PSOE, retirando de la portavocía socialista en la Cámara al tinerfeño Héctor Gómez, con el que Oramas tiene una muy buena relación y con quien consideraba que era un interlocutor muy válido para presionar al Gobierno y alcanzar acuerdos a cambio del apoyo nacionalista canario a la todavía amplia agenda legislativa en lo que resta de legislatura.

Los números de la geometría variable dirán hasta qué punto esto puede ser así de forma que el estrenado tándem Oramas-Fernández pueda dar sus frutos al equipo liderado por Clavijo.

Compartir el artículo

stats