Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empleo público | Reducción de la temporalidad

Más de la mitad de los sanitarios de Canarias encadenan contratos eventuales

Los profesionales tardan hasta más de 15 años en lograr la estabilidad laboral | «Llevo 21 años cubriendo bajas, vacaciones e interinidades», relata un enfermero

Hospital Universitario de Canarias Carsten W. Lauritsen

Miles de profesionales sanitarios en Canarias acumulan 10, 15 y hasta 20 años encadenando contratos eventuales y ocupando interinidades sin que sus puestos de trabajo se consoliden. Las cifras son elocuentes: dos de cada tres médicos no tienen plaza fija y el 80% de ellos están en abuso de temporalidad, es decir, llevan más de tres años trabajando para el Servicio Canario de Salud. En el ámbito de la enfermería el 55,4% de las 14.500 enfermeras y enfermeros en activo en las Islas están en situación de inestabilidad laboral y cada vez tardan más años en consolidar sus puestos por la falta de oposiciones. Alejandro Álvarez, enfermero de Tenerife, es un claro ejemplo: «Llevo 21 años con contratos eventuales de semanas o varios meses por bajas o vacaciones hasta que pude coger una interinidad y, tras más de 10 años en la plaza, me cesaron y ahora vuelvo a contratos pero anuales», explica.

Este sanitario tinerfeño ha realizado la mayor parte de su trayectoria profesional en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) pero, tras verse obligado a salir de la interinidad que ocupaba, ahora ha preferido trabajar en Atención Primaria. En estos más de 20 años de trabajo se ha presentado a tres procesos de oposiciones y en dos de ellos se quedó a las puertas de coger plaza. «El problema es que entre la convocatoria y los exámenes pasan hasta cinco años y todo ese tiempo trabajado no lo cuentan, no hay una buena gestión porque no puede pasar tanto tiempo entre las convocatorias», lamenta. En este sentido, mantiene la esperanza en que los procesos de estabilización que acaba de convocar Sanidad le beneficien porque tiene trayectoria más que suficiente para concurrir al concurso de méritos.

Dácil García es una médico especialista en Medicina Interna que lleva 12 años ejerciendo su labor y solo lleva seis meses de interina, es decir, ha estado más diez años con sucesivos contratos eventuales de diferente duración en el mismo puesto. Lo grave del caso es que Sanidad saca a concurso solo las interinidades y no toma en cuenta las plazas estructurales realmente necesarias, que siempre son más que las que salen a oferta de empleo público. Como facultativa especialista, Dácil García asegura que en su servicio hay nueve médicos y hace 15 años se convocaron solo dos plazas porque eran las únicas ocupadas por interinos, con lo que siete puestos se quedaron fuera de la convocatoria. «Abusan de forma sistemática de los contratos eventuales y así cuando hay oposiciones no se consolidan todos los puestos, no se hacen las cosas bien y lo pagamos los trabajadores», cuestiona. Se muestra escéptica ante el proceso abierto de estabilización porque no están todas las plazas que están en abuso de temporalidad y porque no está claro el criterio de baremación que se va a utilizar para que no se quede nadie fuera de los médicos que siguen sujetos a contratos uno detrás de otro.

Goar Daniel García acumula 15 años de trabajo en el Hospital Insular de Gran Canaria y es interino desde 2018 en su puesto de Bioquímica y Análisis Clínicos. No entiende cómo siendo su puesto estructural el Gobierno no lo haya consolidado a través de una oferta de empleo público. Después de 20 años sin oposiciones a las que presentarse, este facultativo espera por la oferta recién aprobada aunque advierte que faltan plazas, calcula que 182 más que se podrían acoger al concurso de méritos porque son vacantes que están ocupadas por galenos desde antes de 2016. En este sentido recuerda que «en otros ámbitos de la Administración se convocan oposiciones de forma regular y en Sanidad no y cuando convocan salen menos plazas de las que son necesarias para cubrir los puestos estructurales, muchos interinos se han quedado fuera de las convocatorias por este motivo», explica. Lo que sí tiene claro es que el objetivo de reducir la tasa de temporalidad al 8% es loable pero no a costa de dejar fuera a profesionales que llevan años de labor en la sanidad pública canaria.

En el Consejo de Ministros de ayer se aprobó por decreto ley la reforma del estatuto marco del personal sanitario por la cual ningún profesional del Sistema Nacional de Salud podrá estar más de tres años trabajando como interino y deberá ser reconocido y remunerado laboralmente como funcionario. La pelota está ahora en el tejado de las comunidades autónomas, no solo para estabilizar al máximo posible de trabajadores sino para que las convocatorias de oposiciones sean regulares y se cubran todas las plazas estructurales.

Compartir el artículo

stats