Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias asegura su «voz sin filtros» en la negociación con Rabat sobre las aguas

Julio Pérez defiende que «lo importante no es la foto, sino tener influencia» en las reuniones entre España y Marruecos cuando se delimite la mediana

El consejero Julio Pérez a su llegada el lunes al Ministerio de Asuntos Exteriores. ACFI PRESS

El Gobierno de Canarias no tiene ninguna duda de que contará con representación directa en el grupo de trabajo del Ejecutivo central que va a negociar con Marruecos la fijación de la mediana marítima entre las costas marroquíes y las isleñas. Aunque no habrá ningún representante canario en la primera de esa reuniones, que se celebra mañana en Madrid, sí lo tendrá en las que se vayan sucediendo a partir del calendario que establezcan las delegaciones española y marroquí de cara al futuro. Quizá no en todas, pero sí en aquellas donde se aborden cuestiones de fondo que afecten a los intereses canarios y en especial a la preservación de lo establecido en el Estatuto de Autonomía de Canarias en materia de delimitación de espacios marítimos.

Así lo aseguraron fuentes del Gobierno canario tras las dudas surgidas tras la participación de dos representantes canarios, el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, y el jurista y letrado del Parlamento de Canarias José Miguel Ruano, en la reunión interministerial del pasado lunes preparatoria de la bilateral de hoy con el gobierno marroquí. 

El hecho de que ninguno de ellos vaya a estar en ese primer encuentro diplomático abría dudas sobre si la participación canaria se limitaría a las reuniones con el Gobierno central para que éste asumiera los postulados isleños y los defendiera ante Marruecos, o si cualquiera de los dos comisionados por el Gobierno regional se integraría en la delegación negociadora española.

Torres mandata a cinco expertos más para integrar el grupo de trabajo sobre la frontera marítima

decoration

La razón por la que ningún canario estará en esta primera reunión es que se trata de un encuentro muy inicial para tratar de pactar un calendario y una metodología de trabajo, según explican desde el Ejecutivo regional, insistiendo en que «cuando se aborden cuestiones de fondo sí que Canarias tendrá presencia directa». Todo ello desde el bien entendido de que la negociación corresponde al Estado y a sus representantes y que la interlocución oficial entre ambos países es a nivel gubernamental, pero con la garantía de que «Canarias tendrá voz sin filtro» en esos encuentros, aunque obviamente defendiendo posiciones previamente pactadas con el Ejecutivo central.

Julio Pérez sostuvo en todo caso que para el Archipiélago lo importante no es acudir presencialmente siempre a las reuniones, sino asegurarse que su criterio y sus propuestas estarán sobre la mesa y que son asumidas por el Gobierno central. «No se trata de salir en la foto, sino de tener influencia», sostuvo el consejero. Pero de facto dan en la consejería como en el propio entorno del presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que el Ministerio de Asuntos Exteriores, que pilotará la negociación, garantiza esta presencia directa y esa «voz sin filtro» para todo lo relativo a la fijación de la mediana marítima.

Según explican desde el Ejecutivo regional, en función del tema en concreto que se vaya abordando en ese grupo de trabajo bilateral hispanomarroquí se decidirá quien será el representante canario que se integrará en la delegación española, Julio Pérez para las cuestiones más de fondo, y Ruano para las más técnicas. No se descarta sin embargo que en alguna reunión puedan acudir ambos, o que cualquiera de ellos pueda estar acompañado por algunos de los expertos que el Ejecutivo regional ha incluido en el grupo de asesoramiento que ha creado.

Proceso largo

Torres insistió en el mensaje de Pérez del día anterior respecto a la duración y complejidad de esta negociación, que ya se había iniciado entre ambos países hace más de una década y que se cerró sin acuerdo, y aseguró que «esto no se cierra ni en una, ni en dos ni probablemente en diez reuniones». 

El presidente regional recordó que en la etapa anterior de este grupo de trabajo se produjeron hasta una decena de reuniones sin que el proceso concluyera con éxito, pero insistió en que «es bueno que se haya activado este grupo porque evita decisiones unilaterales de Marruecos. Eso ya no será posible porque estamos sentados en la misma mesa dos Estados y participando Canarias. Cuando España haga una propuesta en esas comisiones, ahí está la voz y la propuesta de Canarias», resaltó el mandatario. 

El presidente descarta que la tragedia en la valla de Melilla afecte al proceso

decoration

En principio se constituyen las tres comisiones que ya funcionaron en la negociación anterior sobre las actividades en el mar que se ven afectadas por el trazado de la mediana, uno sobre delimitación de espacios, otros sobre pesca, y un tercero sobre seguridad, medio ambiente y transporte.

Tras ensalzar las figuras de Pérez y Ruano como representantes «reputados» para participar en las negociaciones, Torres se refirió a los otros expertos que asesorarán al Ejecutivo, con los que se reunió ayer, y que conformarán un grupo de trabajo para analizar cada una de las cuestiones que se vayan a abordar en este proceso negociador para establecer la mediana marítima con Marruecos. Este grupo lo integrarán, además de Pérez y Ruano y las miembros del Ejecutivo responsables de las materias de que se trate en cada caso, las siguientes personas: los profesores Eloy Ruiloba, de la Universidad de Málaga, y José Mangas, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; Valeriano Díaz, jefe del Servicio del Litoral de la Consejería de Transición Ecológica; la viceconsejera de los Servicios Jurídicos Isabel Cubas; y la secretaria general técnica de la Consejería de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Adela Altamirano. 

Torres aseguró además que la tragedia acaecida el pasado sábado en Melilla con la muerte de 37 migrantes, según datos de entidades humanitarias, 25 según el gobierno marroquí, que trataban de pasar a territorio español asaltando la vaya fronteriza, no tiene por qué afectar a los grupos de trabajo con Marruecos para distintos asuntos, entre ellos la delimitación de la mediana. «Son cuestiones completamente distintas. Cualquier actuación debe preservar siempre los derechos humanos, eso está fuera de toda duda, del mismo modo que debe haber convenios con los países que son frontera con España y con Canarias, que actúen y funcionen de la mejor manera posible respetando los derechos humanos».  

Madrid descarta abordar la cuestión del Sáhara 

No cabe ninguna opción de que España y Marruecos aborden en sus negociaciones para establecer la mediana marítima frente a Canarias de la delimitación de espacios en las aguas del Sáhara Occidental. Y es así sencillamente porque ninguno de ambos países ejerce soberanía alguna sobre ellas desde el punto vista del derecho internacional, aunque Marruecos actúa sobre la zona de manera unilateral y con una política de hechos consumados. Así lo advierte de hecho el Gobierno central en una reciente respuesta parlamentaria a un grupo de diputados del PP en el Congreso, en la que se señala que «en relación a las aguas adyacentes al Sáhara Occidental, esta es una cuestión de derecho internacional cuya resolución corresponde a Naciones Unidas en el marco de disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas».

Previamente, el Ejecutivo asegura en esa respuesta que «la eventual delimitación de espacios marinos, tanto España como Marruecos estamos de acuerdo en que deberá resolverse conforme a lo dispuesto en la Convención de Naciones Unidas de Derecho del Mar, con base en el mutuo acuerdo y con respeto al derecho internacional, descartando los actos unilaterales y los hechos consumados».

Sobre a las leyes marroquíes de hace dos años estableciendo una delimitación de sus aguas territoriales con penetración en aguas canarias y saharauis, el Gobierno sostiene que «Marruecos ha iniciado un proceso legislativo en ese sentido, que se encuentra inconcluso en la actualidad». Según Madrid, «la publicación de las leyes relativas al establecimiento de espacios marítimos no implica que haya concluido el proceso de delimitación de los espacios marítimos de Marruecos, que sigue pendiente, pues se trata de leyes de carácter general». En cualquier caso, concluye el escrito, « el Gobierno de España se reserva todas las acciones contempladas en dicha Convención para preservar sus intereses».| J.A.

Compartir el artículo

stats