Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

economía | La compañía Cepsa diseña su futuro en las Islas

Cepsa lanza un plan de inversión para Canarias de 400 millones

La compañía quiere liderar la movilidad eléctrica en el Archipiélago e impulsar la descarbonización de sectores económicos vitales como el transporte y el turismo

Maarten Wetselaar y Teresa Ribera, el lunes en la refinería de Santa Cruz Andrés Gutiérrez

Cepsa anuncia una inversión de 400 millones de euros en Canarias para los próximos ocho años un día después de poner en marcha la mayor operación urbanística del Archipiélago: el desmantelamiento de la Refinería, que permitirá a Santa Cruz de Tenerife crear una nueva ciudad en los 575.000 metros cuadrados que ocupa la planta. La compañía lanza esta gran apuesta económica para «liderar la transición energética y convertirse en el gran líder de la movilidad eléctrica en las Islas», apunta en el comunicado en el que adelanta sus planes de futuro en las Islas.

La empresa refuerza un proceso de transformación iniciado en julio de 2014, cuando puso fin de forma definitiva a la actividad de refino de crudo en la refinería santacrucera, la primera de España en construirse (1930) y también la primera en desmontarse. Cepsa impulsa de esta manera su posición como «primer suministrador de energía del Archipiélago transformando su actividad para continuar asegurando el abastecimiento energético de Canarias, proporcionar energía más verde y sostenible, y para acelerar la transición hacia la movilidad sostenible».

Los ejes de la nueva apuesta.

El despliegue en los próximos dos años de la mayor red de carga eléctrica ultrarrápida de Canarias, con cargadores en toda su red de estaciones de servicio; el suministro de biocombustibles para descarbonizar la movilidad terrestre, aérea y marítima e impulsar así el turismo sostenible; las alianzas para impulsar el turismo sostenible en las Islas; y una nueva infraestructura logística en el Puerto de Granadilla que le permitirá continuar asegurando el abastecimiento y facilitar la transición energética de las Islas, gracias a la construcción de una terminal de almacenamiento estratégica y digitalizada. Estos son los ejes de la nueva estrategia de Cepsa 2022-2030 en Canarias.

Maarten Wetselaar, nombrado consejero delegado de Cepsa en 2021 y que participó el lunes en el acto de inicio de desmontaje de la Refinería en la capital tinerfeña, asegura que «Cepsa mantiene un compromiso histórico para impulsar la transición energética en Canarias». «Como líder del sector energético en las Islas, nuestra ambición es seguir contribuyendo a su desarrollo social y económico, asegurando el suministro energético y proporcionando energía cada vez más limpia, a través de la mayor red de carga eléctrica ultrarrápida del Archipiélago y del suministro de moléculas verdes, esenciales para la descarbonización de sectores tan relevantes para Canarias como el turismo, el transporte aéreo y el marítimo», destaca el CEO holandés.

Descarbonización del transporte.

La nueva apuesta de Cepsa en Canarias está en consonancia con su estrategia global, denominada Positive Motion (movimiento positivo en inglés). Uno de sus principales objetivos es la descarbonización del transporte por carretera y la movilidad del cliente. De esta manera, en los próximos 12 meses, la compañía apunta que instalará 100 cargadores ultrarrápidos de 150 kW en más de la mitad de sus establecimientos en las Islas y en 2024 espera contar con estos dispositivos en todas sus estaciones de servicio de la comunidad. Será la mayor red de carga eléctrica ultrarrápida de las Islas, lo que supondrá un gran espaldarazo al uso de los vehículos eléctricos. Según los últimos datos oficiales, el parque automovilístico del Archipiélago está dominado claramente por los vehículos propulsados por combustibles derivados del petróleo: 65,8% de gasolina y 33% de gasoil. La suma de los vehículos eléctricos y de gas licuado solo supone un 1,11% del total.

Biocombustible para el transporte aéreo y marítimo.

Asimismo, Cepsa, como primer suministrador de combustibles en todos los puertos y aeropuertos de Canarias, adelanta que comercializará biocombustibles de segunda generación para descarbonizar sectores tan relevantes para Canarias como el transporte aéreo y marítimo, «fomentando al mismo tiempo la economía circular», señala en el comunicado. Con el objetivo de impulsar el turismo sostenible, la compañía desarrolla «un ecosistema de alianzas». En el ámbito de la aviación, Cepsa ha alcanzado acuerdos con las principales aerolíneas que operan en los aeropuertos canarios –Binter, Iberia, Iberia Express y Air Nostrum– para impulsar el desarrollo e investigación de combustibles sostenibles para la aviación (SAF, por sus siglas en inglés). Estos combustibles se producen a partir de materias primas circulares, como aceites usados de cocina, desechos animales de uso no alimentario o restos biodegradables procedentes de distintas industrias. En comparación con el combustible convencional, el SAF puede reducir las emisiones de la aviación hasta en un 80% respecto al queroseno convencional.

‘Santa Cruz Verde 2030’.

Uno de los principales ejes de este plan de inversión de 400 millones de euros pasa por el comentado desmantelamiento de la Refinería de Santa Cruz iniciado el pasado lunes y el traslado de la planta de almacenamiento y distribución al Puerto de Granadilla de Abona, en el sur de la Isla. La desinstalación se llevará a cabo de manera gradual durante los próximos años. Para ello, la compañía seguirá un cronograma consensuado con el Gobierno canario, «garantizando en todo momento el suministro energético de las Islas». Este proyecto, denominado Santa Cruz Verde 2030, permitirá devolver estos terrenos industriales, con una extensión de más de medio millón de metros cuadrados, a la ciudad de Santa Cruz al final de esta década. Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, visitó el lunes esta instalación para conocer de cerca este proyecto único en España, donde destacó su relevancia, al tratarse de un nuevo hito dentro de la apuesta de España por liderar la transición energética en Europa.

Nuevo centro logístico en Granadilla de Abona.

Con el fin de continuar asegurando el suministro energético y facilitar la transición energética de Canarias, la compañía anuncia que construirá «una infraestructura logística estratégica y digitalizada» en el Puerto de Granadilla, que «permitirá el tránsito energético y la distribución de todo tipo de combustibles, incluidos biocombustibles». Cepsa tiene una concesión en este puerto, donde instalará esta nueva terminal que estará operativa en el año 2025 y contará con una capacidad de 121.500 metros cúbicos, de los que más de la mitad se destinarán al almacenamiento de combustibles para la aviación.

Un plan global de 8.000 millones.

La inversión en Canarias se enmarca en un plan global de Cepsa al que tiene previsto destinar en esta década entre 7.000 y 8.000 millones de euros, de los cuales un 60% se destinará a negocios sostenibles a partir de 2023. Todo ello se traducirá en una mayor contribución de los negocios sostenibles al Ebitda –ganancias de las compañías antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones–, que aportarán más de la mitad en 2030.

A través de su nueva estrategia Positive Motion, Cepsa asegura que busca convertirse en «líder de la movilidad y la energía sostenibles en España y Portugal, y ser un referente de la transición energética». Para ello, se transformará en una empresa «más enfocada a las necesidades de sus clientes, que también afrontan sus propios desafíos en la descarbonización de sus actividades». En concreto, la compañía aclara que creará «el principal ecosistema de movilidad sostenible y la mayor red de recarga eléctrica ultrarrápida en carretera de España y Portugal», y liderará en ambos países la producción de hidrógeno verde y biocombustibles, especialmente para descarbonizar el tráfico aéreo, mediante la producción de SAF, combustible sostenible para la aviación.

Reducción de emisiones.

Cepsa quiere ir más allá de las cero emisiones netas y llegar al net positive –impacto positivo–, «permitiendo a los clientes y a la sociedad avanzar en la dirección correcta». Cepsa ha establecido una «ambiciosa hoja de ruta» para recortar sus emisiones, situándose «entre las compañías referentes de su sector». En el año 2030 reducirá sus emisiones de CO2 en un 55% respecto a 2019 y aspira a alcanzar cero emisiones netas en el año 2050 e ir más allá, contribuyendo positivamente.

Refuerzo del compromiso social.

Otro objetivo es reforzar el compromiso social con las Islas, colaborando con diferentes entidades e instituciones para impulsar proyectos dirigidos a mejorar la calidad de vida de colectivos desfavorecidos, conservar la biodiversidad y fomentar la concienciación medioambiental, así como impulsa la investigación, formación y divulgación, entre otras acciones, a través de una Cátedra sobre Transición Ecológica e Innovación de la Universidad de La Laguna. En 2021, cerca de 19.000 personas se beneficiaron de manera directa de las iniciativas impulsadas por Fundación Cepsa en las Islas, «refrendando así su responsabilidad con la sociedad canaria».

Compartir el artículo

stats