Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Martínez Tristán: «La legislación de Extranjería está lejos de la realidad»

Para el magistrado de la Audiencia Nacional, los problemas se hallan en las pateras, las redes de trata o el crimen organizado

9

Jornadas de Inmigración de Santa Cruz de Tenerife Andrés Gutiérrez

Gerardo Martínez Tristán, magistrado de la Sala de lo contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional, considera que la legislación en materia de Extranjería se encuentra a «años luz» de la realidad. Para este vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), los problemas de este fenómeno no se hallan con aquellos migrantes que poseen una gran formación, sino con las personas que recurren a las pateras, a quienes llegan de forma irregular por avión a Barajas, las redes de trata de personas o los grupos de crimen organizado. A estos supuestos los definió como «la patología de la Ley de Extranjería».

En opinión de Martínez Tristán, hasta ahora en la Unión Europea se han aprobado directivas que están muy alejadas y con una visión muy teórica respecto a las situaciones reales que se viven en España, Francia o Grecia, por ejemplo. Aclaró que estas circunstancias son muy diferentes a las que pueden vivir países como Alemania o Dinamarca con la inmigración.

Como ejemplo, apuntó que en el aeropuerto de Madrid–Barajas se registran cada día unas quince o veinte peticiones de devolución de pasajeros a sus lugares de origen por no cumplir con la legislación, por lo que, de forma irónica, no descartó la posibilidad de que en dicha infraestructura hubiera un juez de forma permanente para efectuar los citados trámites.

El teniente general de la Guardia Civil Manuel Pérez Martínez aseguró que, a partir de ahora, Marruecos va a colaborar para frenar la inmigración irregular que parte de su territorio. Pero aclaró que la clave es «¿cómo va a reaccionar Argelia?». En esa línea, dejó entrever que «puede haber un cambio de tendencia» sobre uno de los posibles puntos de salida de migrantes africanos hacia la Península. Pérez estuvo la pasada semana en la Comisión Interministerial sobre Inmigración celebrada en Rabat y admitió que «nos han comentado que la orden de Palacio es que había que controlar la inmigración». Para dicho mando, tal medida puede suponer que se va a controlar el flujo desde Marruecos, aunque no que se vaya a parar, pues intentar frenar este fenómeno desde las costas del Sáhara, por ejemplo, es casi misión imposible.

Compartir el artículo

stats