Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Carlos Pereira Catedrático de Historia de la Complutense de Madrid

Juan Carlos Pereira: «La relación de España y Marruecos es un tema de Estado y no de Gobierno»

Pereira participó esta semana en en Gran Canaria en un debate sobre Relaciones Internacionales. | | E.D.

Catedrático de Historia Contemporánea, Juan Carlos Pereira Castañares, asegura que no habrá ni independencia ni referéndum en el Sáhara “porque Marruecos no lo va a permitir nunca” y no se explica qué razones va a dar Sánchez para explicar el giro de su Ejecutivo.

Pedro Sánchez ha anunciado este semana que ha llegado a un acuerdo con el Rey de Marruecos para dar solución al conflicto sobre el Sáhara, a través de una fórmula de autonomía, en un giro de 180º de la postura mantenida desde hace más de 40 años, apoyando la celebración de un referéndum en el territorio saharaui. ¿Cuál es la explicación?

La verdad es que estoy muy sorprendido, porque yo creo que las nuevas relaciones entre España y Marruecos es un tema de Estado y no de Gobierno, es un asunto muy sensible del que había que haber informando previamente, primero a todo el Ejecutivo y, segundo no de esta manera unilateral y a través de una carta emitida desde la Casa Real marroquí. Desde luego las formas no han sido las correctas. Quizás se ha pensado que en un momento con la actual coyuntura, en el que la opinión pública está bastante distraída, con asuntos como la guerra de Ucrania, una huelga del transporte por la subida de los combustibles, la continuidad de la pandemia, las reacciones negativas con respecto a este asunto no serían ni tan negativas ni tan contrarias como podrían ser en otro momento. Este asunto tiene mucha influencia en territorios como Canarias o Ceuta y Melilla y no se puede tomar una decisión unilateral , en la que ni los propios miembros del Gobierno estaban informados.

Y la pregunta sigue siendo ¿cuál ha sido el verdadero motivo de este cambio de postura?

Las formas, desde luego, no han sido las correctas, pero el por qué se ha hecho así, pues aquí cada uno tiene su interpretación; desde que quizás es un momento en el que la opinión pública está distraída con otros problemas muy graves, se intenta ver si así cuela, y no hay unas reacciones tan negativas como se esperaban. También se habla de la presión de los Estados Unidos para que España tomara una decisión sobre este tema y que teniendo en cuenta que Marruecos está en una actitud de neutralidad, con el tema de Ucrania y se desmarca más hacia Occidente, se intenta buscar una solución a este largo conflicto. Yo no sabría decirle, en este momento, exactamente la razón. Digo yo que la próxima semana, cuando ha anunciado la comparecencia el presidente Pedro Sánchez, lo explicará en su comparecencia ante el Congreso de los Diputados. Las formas, el momento, y, sobre todo, tal y como se ha hecho, enterarnos nosotros por la Casa Real de Marruecos y no por el Gobierno español de este nuevo acuerdo, pues es bastante sorprendente en un tema muy, muy sensible.

Pero el resultado es que toda la oposición y mucha de la opinión pública ha saltado como un resorte en contra de este anuncio.

Lo que yo creo que no esperaba el presidente del Gobierno español era que toda la oposición , incluso algunos miembros de su propio gobierno, se mostraran tan en contra y le pidieran un cambio. Lo planteado por Sánchez es un giro después de más de 40 años, no es un tema de política de gobierno, sino un tema de Estado y hay que tener mucho cuidado; es como si ahora el presidente del Gobierno dijera pues aceptamos que Gibraltar sea británico para siempre. Oiga, pero qué dice usted, si llevamos desde 1713 con Gibraltar y ahora de pronto da un giro completo. Eso no se puede hacer, una decisión así no se puede tomar de esa forma.

La reacción de Argelia tampoco ha sido buena. ¿Hasta dónde va a llegar?

Argelia ha tenido que llamar a consultas a su embajador, no le ha quedado más remedio, manifestando su malestar por este anuncio pero y creo que no va a pasar de ahí; porque Argelia sabe que los españoles le compramos mucho gas, es una fuente de ingresos muy importante, siempre ha habido una cooperación muy buena en el tema de los inmigrantes a diferencia de Marruecos, y hay que añadir una cooperación política bastante profunda y, además, se puede plantear que, con las malas relaciones que tiene con Marruecos, si se enfrenta también con España, pues sería una situación muy tensa. Yo creo que esta tensión puede durar una semana, surgirá algún informe o algún documento, donde exponga un poco su rechazo, pero creo que no vaya a pasar de ahí.

Y los saharauis, ¿qué reacción se puede esperar del Frente Polisario o de los habitantes que viven en los campos de refugiados de Tinduf?

Ninguna porque es una situación, por lo que yo sé, y he estado hace pocos días en Canarias y por lo que me han contado, es una situación terrible la que están viviendo allí, insostenible. Igual reaccionarán en contra de España, habrá un cierto sentimiento muy contrario al Gobierno español pero no pueden pasar a más porque no tienen otras opciones, y tampoco pueden romper su lazos en exceso porque también les llega mucho dinero de España, de ONG, de ayuda humanitaria y que pasa, que va a ver un rechazo completo a España porque quieren ayudar y en el caso de Argelia, no van a ir a más aunque lógicamente tienen que denunciar y protestar ante ese cambio y ese giro del Ejecutivo español.

¿Y cómo queda el papel de Naciones Unidas ante lo que parece un papel de medicación fracasada?

Tal y como va la cosa, los primero que hay que decir es que el Sáhara nunca va a ser independiente, segundo, no va a haber referéndum y la única fórmula que puede solucionar, en parte, es esta propuesta de una autonomía bajo el patrocinio de Naciones Unidas. No va a haber ni independencia ni referéndum porque Marruecos lo va a impedir, ni por las buenas ni por las malas. La situación va a ser ésta, el problema está, y no sé si se ha insistido mucho en que a cambio de qué ha aceptado España esta nueva relación, porque, claro, la famosa carta del presidente, aborda una serie de cuestiones muy generales como que van a respetar la integridad territorial pero Marruecos también puede decir que ellos también quieren que se respete la integridad territorial y que me devuelvan Ceuta y Melilla, no dice textualmente la integridad territorial de España. Hoy mismo me he enterado por una vía que no voy a desvelar que la carta que Marruecos ha hecho pública es una traducción del francés y hay algunas frases que concuerdan muy bien con lo que está escrito en francés pero no con lo que está escrito en español, con lo cual la cosa se complicaría más. En un documento como éste no es lo mismo una i que una o, una coma en un sitio o en otro, porque puede cambiar el sentido del texto; y lo que más me ha llamado la atención es que nos enteremos por una carta del rey de Marruecos, encima por una traducción no clara, no se entiende como no ha sido el Gobierno español el que ha presentado el texto correcto, es lo que han comentado fuentes diplomáticas y no cualquier persona. Es un poco llamativo que esto sea así, por lo cual el caso es más grave todavía. Y a cambio de qué, las palabras son muy bonitas pero eso hay que concretarlo en un documento con puntos concretos. Hay que esperar a lo que diga, el próximo miércoles, Pedro Sánchez y esperemos que se aclare. Es verdad que el tema saharaui está paralizado, que no se le ve una solución inmediata, que son más de 40 años de conflicto, que el pueblo saharaui sigue igual de mal pero, por qué esta fórmula, también podría haber sido otra, con un compromiso más firme de Marruecos y ya sabemos como es este país, una nación que sabe aprovechar muy bien las debilidades de España como se ha visto en otras ocasiones. Es la principal amenaza que tenemos, bueno ahora dejando fuera a Rusia, en todos los órdenes con lo cuál es un país con el que hay que llevarse bien porque tiene muchos instrumentos para crear inseguridad y miedo y problemas graves a todos los niveles, desde el tráfico de drogas hasta los inmigrantes, Ceuta y Melilla, Canarias, la pesca y tiene muchos resortes para dañarnos y para provocar riesgos y amenazas. Es verdad que nos guste o no hay que llevarse bien con Marruecos pero una cosa es llevarse bien y otra cosa es ceder hasta un punto que es cambiar de opinión en un tema de estado y no sacar algún beneficio, porque eso no es lo que significa la negociación en diplomacia, cada uno tiene que ceder y cada uno tiene que conseguir algo, no que uno tenga todo y el otro nada.

¿Entonces estamos hablando de un asunto oculto o de un error político?

Un error político no puede ser. Si Pedro Sánchez lo ha hecho es por alguna razón, lo que no sabemos es cuál ni que hay detrás de eso, porque las explicaciones que han dado hasta ahora pues fíjate las que son. La ministra de Defensa, que habla de todo y que no se corta un pelo en opinar sobre cualquier tema, incluso para criticar a sus compañeros de Podemos en el Consejo de Ministros, cuando los periodistas le preguntaron sobre qué pensaba sobre el tema, dijo que se remitía a lo que ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores. Algo hay ahí para que incluso la ministra que habla de todo y critica todo, no dijo nada más. Es una situación un poco rara a todos los niveles.

¿Cómo queda Canarias en esta nueva situación?

A priori, el lado beneficioso puede ser que todos los inmigrantes que tienen ustedes en el Archipiélago empiecen a ser devueltos; también se habla de que se va a frenar esa pretensión de extender la soberanía sobre determinadas aguas. Marruecos tiene que hacer gestos rápidos por la tensión que hay en España. Este acuerdo se puede revocar, si el Parlamento español no acepta este propuesta. y Pedro Sánchez pierde una moción y tendría que volver hacia atrás y Marruecos tiene que hacer en un plazo muy corto muchos gestos para que se vea que hay una correspondencia. Como las cosas se están haciendo muy aceleradas, ya veremos las consecuencias que va a tener en ese sentido. La opinión pública española si no hubieses estos gestos no entendería nada de nada. El Gobierno de España tiene que dejar muy claro los términos de este nuevo acuerdo y postura sobre el futuro del Sáhara porque en este país hay mucha gente que lleva defendiendo al pueblo saharaui muchas décadas u no se habían dado por vencido para que hubiese un acuerdo bajo el auspicio de las Naciones Unidas. En esto, además, si es verdad que ya están saliendo vuelos desde el Archipiélago camino de los territorios ocupados y hacia Marruecos con inmigrantes a bordo, podía significar que el Rey de Marruecos ya está activando determinados mecanismos compensatorios para dar señales de su colaboración. Es una hipótesis que tendremos que analizar en las próximas semanas. Sería lo lógico, que se empezaran a ver las contraprestaciones que supuestamente ha negociado con el Ejecutivo de PSánchez, sólo con una parte de él.

Compartir el artículo

stats