Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate sobre el estado de la nacionalidad canaria | El discurso del presidente

Torres inaugura una nueva etapa con el fin de las restricciones sanitarias

Acaba el control de aforos pero siguen las mascarillas y los ‘grupos burbuja’ en los colegios | El presidente da al Frente Polisario la representación de los saharauis

Segunda jornada del Debate del Estado de la Nacionalidad Canaria

Ángel Víctor Torres inauguró ayer una nueva etapa en Canarias una vez superado lo peor de la pandemia. El presidente del Gobierno de Canarias aprovechó el discurso de apertura del debate sobre el estado de la nacionalidad para anunciar la suspensión inminente de las restricciones sanitarias. Un anuncio más simbólico que material –los controles ya se habían relajado mucho en las últimas semanas– pero que de algún modo supone un punto y aparte en la lucha contra la covid-19. Será el jueves cuando el Consejo de Gobierno, en su reunión ordinaria semanal, oficialice el final de medidas como los controles de aforos y horarios o la prohibición de las verbenas y romerías. A la espera de la decisión del Ministerio de Sanidad sobre las mascarillas y los grupos burbuja en los colegios –en este caso se trata de medidas de ámbito estatal–, los canarios se liberan así del corsé de las restricciones sanitarias dos años y nueve días después del confinamiento de la nación y de la declaración del estado de alarma. No obstante, el jefe del Ejecutivo regional puntualizó que la suspensión de las medidas de control y prevención es justamente eso: una suspensión y no una supresión. Si el virus diera otro disgusto, ya sea por una nueva oleada de contagios o por la irrupción de variantes más virulentas, la Consejería de Sanidad recuperaría las restricciones. «Estaremos vigilantes», subrayó.

La nueva etapa que se inicia con la suspensión de los controles anticovid fue el principal anuncio del presidente en el discurso inaugural del debate, un discurso carente de grandes medidas. Al también líder del PSOE en la Comunidad Autónoma le sobraron cerca de 22 minutos de las dos horas de que disponía para defender su gestión ante el pleno del Parlamento. Casi de entrada –sus primeras palabras fueron para solidarizarse con los ucranianos y para condenar la «crueldad» de la invasión rusa–, Torres reconoció sin ambages la aparente paradoja de una región en la que nunca antes hubo tanta gente con trabajo pero que al mismo tiempo sufre una «preocupante realidad social». «Es curioso», admitió el presidente sobre la coexistencia de un mercado laboral restablecido tras lo peor de la pandemia –restablecido al menos en los grandes números de ocupación, afiliación y empleo– y unos niveles de pobreza y exclusión social que vuelven a dispararse. «Este Gobierno no va a mirar para otro lado ante las consecuencias sociales de las crisis; nunca lo hemos hecho», afirmó un instante antes de los primeros golpes en el estrado de los diputados socialistas en señal de apoyo a su líder. Al hilo de la reciente publicación del último informe de Cáritas sobre la pobreza, en el que se constata la depauperación de la sociedad isleña tras el estallido de la pandemia, Torres apuntó que también «sería bueno conocer informes sobre la riqueza, sobre cómo se reparte la riqueza». El dirigente autonómico aludió así por primera vez a uno de los grandes e históricos problemas de la economía de la región: su incapacidad para promover un reparto equitativo de la renta que, a su vez, aminore la pobreza. Un problema que sigue siendo el gran reto del Gobierno –del actual, de los anteriores y al menos de los que cojan las riendas a corto y medio plazo– y que Torres se propone paliar cuando la recuperación sea total. «Cuando afiancemos la recuperación y lleguen épocas de bonanza, tendremos que darle la vuelta a la realidad social de Canarias para que la riqueza se distribuya de forma justa; que se erradique la pobreza», deseó.

Tras esbozar la situación socioeconómica en el Archipiélago, el jefe del Gabinete entró en la cuestión del Sáhara Occidental. Una cuestión que Torres y sus asesores tuvieron que añadir en el discurso casi a última hora tras el giro de la política exterior de España en lo relativo a la antigua colonia. El Gobierno central ha abrazado las tesis marroquíes para la solución del conflicto, es decir, la concesión de un régimen de autonomía a los territorios en disputa, que en cualquier caso continuarían bajo la soberanía de Rabat. Consciente del profundo malestar que el volantazo ha generado en sus socios de Podemos y Nueva Canarias (NC), el presidente del Ejecutivo regional insistió en que «cualquier propuesta» que las partes pongan sobre la mesa para solucionar la cuestión saharaui «debe ser aceptada tanto por el Frente Polisario como por Marruecos». No en vano, enfatizó, el Polisario es el «legítimo representante del pueblo saharaui». De esta forma, Torres puntualizó o apostilló sin rodeos al Ejecutivo estatal y al propio Sánchez, que no han tenido palabras para la posición del Polisario ante la propuesta de Marruecos. Con todo, la apostilla del presidente no contentó ni a NC ni a Podemos.

En el capítulo de los grandes anuncios, aunque menos numeroso que en anteriores debates sobre el estado de la nacionalidad, Ángel Víctor Torres puso fecha a algunos de los desvelos de la oposición. Antes del Día de Canarias –30 de mayo–, se cerrará al fin el contencioso con el Estado por el incumplimiento del convenio de carreteras. Se firmará un acuerdo sobre los 407 millones de euros correspondientes a obras que no llegaron a ejecutarse y otro para los 228 millones aún pendientes de trabajos que sí se ejecutaron. Algo más tarde, en este caso antes del 1 de julio, estará finiquitado el traspaso de la competencia en Costas del Estado a la Comunidad Autónoma, un trámite que debería estar ya resuelto, de ahí que el anuncio despertara alguna sonrisa irónica en la bancada de la oposición. No menos dudas pareció generar entre los escaños de CC y PP otra de las fechas del presidente: en diciembre de 2024 –el objetivo trasciende, por tanto, al actual Ejecutivo– estará «resuelto» el problema de la temporalidad –abuso en muchos casos– en la plantilla pública.

  • MEDIDAS ANTICOVID QUE SE ELIMINAN

    1. AFORO GENERAL DEL 50% AL 100%

    Desde el último acuerdo del Gobierno de Canarias el pasado 3 de marzo, el aforo era para las islas en nivel de alerta 4 (ninguna en este momento) del 50% en interior, del 75% al aire libre y del 75% en espacios interiores. Para los niveles del 1 al 3 el aforo permitido era ya del 100% al aire libre e interiores. No cambia, pues, nada. En la actualidad el nivel de alerta es del 3 para las islas de Tenerife, Gran Canaria, La Gomera, La Palma y El Hierro; Lanzarote y Fuerteventura están en nivel de alerta 2.

    2. GRUPOS DE PERSONAS. REUNIONES

    La última modificación de la orden de Sanidad del Gobierno de Canarias establece, para espacios de uso público y privado, cerrados o al aire libre, un límite máximo de 12 personas, salvo que se tratara de convivientes. Se elimina el límite.

    3. HORARIOS DE CIERRE DE ESTABLECIMIENTOS

    Para los establecimientos y actividades que con anterioridad a la pandemia no tuvieran fijado un horario de cierre o tuvieran fijado uno superior, el máximo autorizado hasta ahora era las 04:00. El cierre regresa a la situación precovid.

    4. OCIO. SIN LIMITACIÓN DE AFORO

    La celebración de eventos multitudinarios quedan libres de restricciones en su totalidad. Se levanta el límite del 75% del aforo para interiores de discotecas, bares y karaokes, tampoco rigen el máximo de 12 personas por mesa y el cierre a las 04:00. Ya se puede bailar y no es necesario regresar al registro covid al entrar.

    5. FUMAR EN TERRAZAS. NO HARÁ FALTA ALEJARSE

    Excepto que se quieran mantener las reglas del civismo, la prohibición de alejarse de las mesas para fumar en una terraza se eliminan.

    6. VERBENAS Y ROMERÍAS. VUELVE LA FIESTA

    Ya se pueden celebrar.

    7. MASCARILLAS Y BURBUJAS. SE MANTIENEN

    La eliminación de las mascarillas en interiores y los grupos burbuja escolares quedan pendiente de la decisión del Ministerio de Sanidad.

También de cara al futuro, el socialista calcula que si Canarias logra los más de 7.000 millones de las arcas comunitarias a los que aspira –casi 5.000 son fondos ordinarios garantizados– y lleva a buen puerto los proyectos tractores, esos que requieren de la colaboración empresarial, se crearán alrededor de 14.000 puestos de trabajo. Eso sería en varios años; pero, de momento, Torres está seguro de que el Archipiélago «ha iniciado la remontada». En los pasillos de la Cámara hubo quien recordó que en el debate sobre el estado de la nacionalidad de 2021 el presidente dijo aquello de «estamos saliendo del túnel».

Compartir el artículo

stats