S eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El desafío ruso
El desafío ruso Raúl Alonso Secretario general de la Unión de Consumidores de Santa Cruz de Tenerife

Guerra en Ucrania | «El desabastecimiento en Canarias solo será en algunos productos»

El secretario general de la Unión de Consumidores de Santa Cruz de Tenerife reconoce que la guerra de Ucrania ya ha empezado a generar serias repercusiones en los precios

Raúl Alonso

Una de las grandes inquietudes de la población canaria es cómo va a afectar esta guerra a los productos de primera necesidad que llegan a las Islas desde Europa y otra es si va a incrementarse de una manera desproporcionada el precio de los combustibles. El experto en economía Raúl Alonso señala las reales dimensiones que este conflicto pueda afectar a un Archipiélago con las características específicas del nuestro.

¿Cómo van a subir los precios en Canarias como consecuencia de la guerra?

Es evidente que la invasión militar de Ucrania por Rusia ya está empezando a generar serias repercusiones en los precios, fundamentalmente por el alza del precio de los combustibles, petróleo y gas. Siempre, el precio del combustible es determinante de los precios finales de los productos, pues cualquier sistema de producción necesita en mayor o menor medida el uso de energía, tanto para producir como para el transporte de materias primas. Hay que tener en cuenta que, con el absolutamente injusto y perverso sistema actual de fijación de las tarifas eléctricas en la Unión Europea, el precio de la luz se está disparando a niveles desconocidos hasta ahora a consecuencia de la subida del precio del gas, que es uno de los combustibles utilizados para la generación eléctrica. Con ese sistema de tarifas pagamos toda la energía al precio de producción de la más cara. Además, en Canarias, se añade la absoluta dependencia del transporte para la importación de la gran mayoría de los productos que consumimos o necesarios para la pequeña industria que tenemos.

¿Qué cosas cree que pueden sufrir desabastecimiento?

No creo, y espero que podamos hablar de desabastecimiento solamente de productos puntuales. Un ejemplo es el aceite de girasol porque España es importador de cierta importancia de este aceite producido en Ucrania. En todo caso se trata de productos que pueden ser fácilmente sustituidos por otros. Sí hay que tener en cuenta que por las leyes del mercado, o la Ley de la oferta y la demanda que traducido significa ganar lo máximo posible aprovechando las circunstancias. Así, al modificarse la demanda sobre algunos productos, como por ejemplo el cambio del aceite de girasol, que será más escaso y más caro al reducirse la oferta, por otro aceite que previsiblemente subirá su demanda, pudiera dar lugar a incrementos de precio en esos productos que ahora sean más demandados. Puede ser más preocupante la tensión que pueda haber sobre los precios de los cereales pues ambos países son productores y exportadores.

¿Realmente la sociedad española debe pagar el precio de un enfrentamiento que forma parte de una guerra subsidiaria entre Estados Unidos y Rusia?

No creo que esta sea una guerra subsidiaria entre EE.UU. y Rusia. Es una invasión militar de Rusia sobre un país soberano reconocido en el derecho internacional. Además coincide que el invasor no cumple ningún estándar democrático mientras que el invadido si los cumple, con todos los matices que se quiera. Nadie tendría porque pagar el precio, no solo económico, de una guerra pues no debería haber totalitarios como Putin creando esas guerras. En todo caso, independientemente de los intereses que cada parte tenga en esa guerra la realidad es que la agresión contra Ucrania trae, queramos o no, gravísimas consecuencias para nosotros. Solo hay que comparar el precio de la energía antes del inicio de la guerra y ahora para darse cuenta.

¿Recomienda a la gente que haga acopio de unos determinados productos o alimentos?

Nunca. El acopio obedece a una actitud profundamente egoísta e injusta socialmente pues puede acopiar quien tiene capacidad económica y genera problemas de abastecimiento para los demás. Es verdad que esa actitud suele responder al miedo, pero ese miedo suele ser incentivado.

¿Hasta dónde cree que pueden subir los precios de la electricidad, el gas y la gasolina?

Imposible saberlo a corto plazo. A medio y largo plazo dependerá de la capacidad que tenga la Unión Europea de reducir la dependencia energética de terceros países.

¿Hasta cuándo cree que puede durar todo esto?

Tampoco tengo respuesta pues depende de un número importante de factores. Sí comparto el deseo de que termine hoy mejor que mañana.

¿Cómo va a afectar al turismo y a todos los empleos que dependen de él?

El turismo es un sector económico al que le suelen afectar muy directa y negativamente las situaciones de incertidumbre como las que crea esta guerra y las consecuencias de la misma. Hay que tener en cuenta que no es un producto de primera necesidad por lo que en casos de crisis los consumidores suelen empezar a reajustar sus economías eliminando o no realizando gastos que no le son imprescindibles. Quienes consumen nuestro producto turístico son mayoritariamente ciudadanos de la Unión Europea y es Europa donde en estos momentos se vive la mayor incertidumbre.

¿Bajará por culpa de la guerra el poder adquisitivo de la población canaria desatando una caída del consumo que también afecte a los productores y distribuidores?

El poder adquisitivo ya está bajando pues la subida de los combustibles y la energía eléctrica repercute en el conjunto de los precios de forma inflacionista. Hasta qué punto y con qué consecuencias vaya a llegar esta situación dependerá precisamente de que se termine la guerra cuanto antes y pueda retornarse la normalidad.

¿Cree que las sanciones económicas a Rusia van a ayudar a acabar con esta locura?

Entiendo que el limitar de forma severa la capacidad económica de Rusia merma su capacidad militar, lo que evidentemente debería llevar a que si la voluntad no sea acabar la guerra por motivos militares sea por motivos económicos. Otra cuestión es que también se busque la propia reacción del pueblo ruso que no deja de ser víctima también de su propio gobierno. Lo que pasa es que eso es menos controlable porque la propaganda gubernamental va a intentar que el sentimiento de cabreo ruso se convierta en un sentimiento más nacionalista. En todo caso, es verdad que hay también reacciones en Rusia reprimidas muy violentamente de personas contra la guerra.

¿Se puede producir cualquiera de las dos alternativas?

 Va a ser utilizado por el gobierno para generar más nacionalismo, pero puede que la gente se revele y diga que necesita vivir.

Compartir el artículo

stats