50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bruselas vigila a los rusos que invierten en Canarias para lograr la ‘visa de oro’

Canarias figura entre las principales regiones donde las grandes fortunas compran villas y mansiones para conseguir la residencia legal en España

Panorámica de un complejo de villas de lujo. Europa Press

«¿Quieres ser residente español? Conoce la golden visa a cambio de invertir en vivienda». «Inversiones golden visa en Gran Canaria y Las Palmas». «Golden visa program Spain» –programa español de golden visa–. Son solo tres de los muchos reclamos de bufetes, agentes e inmobiliarias establecidos en el Archipiélago que aparecen al hacer una simple búsqueda de Google sobre la visa de oro, visado de oro o golden visa. ¿Qué es la visa de oro? Dicho de forma rápida, una forma legal de comprar el permiso de residencia en España. Vedada, eso sí, al común de los mortales. Basta con comprar una vivienda de más de medio millón de euros –o varias casas que sumen esa cantidad– para que la persona obtenga el permiso de residencia. Una fórmula que grandes fortunas rusas han utilizado para lograr el visado en el país. Si a esto se le unen el sol y la calidad de vida que ofrece Canarias, no extraña que el Archipiélago sea una de las regiones predilectas de los magnates para comprar una residencia de lujo en la que veranear y, de paso, hacerse con la golden visa. Sin embargo, Bruselas ha decidido estrechar el cerco en torno a la oligarquía financiera rusa aliada de Vladímir Putin, y entre otras medidas quiere restringir la concesión de estas visas de oro.

Hasta 56 ‘golden visa’ se expiden en el Archipiélago hasta 2018 por la compra de casas de lujo

decoration

En España es la Ley 14/2013 de 27 de septiembre, de apoyo a emprendedores y su internacionalización, la que regula la controvertida fórmula de las golden visa. La normativa establece varios supuestos de cara a la obtención de este tipo de visado: por traslado intraempresarial –la persona deja de trabajar en un centro de Bangladesh para hacerlo en uno de Tenerife o Gran Canaria pero dentro de la misma multinacional–; por formación e investigación; si se es personal altamente cualificado; en el caso de emprendedores; y, por último, también en el caso de inversores. Es esta última vía para conseguir el permiso de residencia la que más polémica viene generando desde la promulgación de la ley. Si se tiene dinero para comprar una de esas lujosas viviendas o villas repartidas por el Archipiélago, tendrá usted la casa y, además, el visado. Es verdad que desde el Gobierno central se ha insistido siempre en que los inversores que se acogen a los beneficios de la ley 14/2013 deben cumplir, claro, las exigencias de la normativa sobre prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. Pero no es menos cierto que Bruselas también ha insistido siempre en que las golden visa no le gustan ni un pelo. Tan es así, que la propia Comisión Europea publicó un informe a comienzos de 2019 en el que avisa que esta fórmula de dar papeles a cambio de recibir inversión entraña riesgos no precisamente pequeños. Lavado de dinero, corrupción, elusión de la normativa comunitaria y evasión fiscal son algunos de esos riesgos.

Bruselas desconfía de este tipo de visado porque entraña riesgos de blanqueo y evasión

decoration

Sea como sea, el caso es que la Comunidad Autónoma, y más en concreto la zona sur de Tenerife, se ha convertido en un «foco de este tipo de operaciones inmobiliarias en España», tal como explican en el sitio web de uno de los bufetes del Archipiélago especializados en la materia.

Los datos oficiales sobre las golden visa en España –hay un total de 14 países en el mundo con leyes de este tipo– no precisamente abundan, pero los que hay corroboran que Canarias es una de las regiones del país que más se prestan a la compra de viviendas para lograr el visado. El propio Gobierno central, en una respuesta por escrito al entonces diputado en el Congreso Carles Campuzano, se felicitó a finales de 2018 –más de cuatro años después de promulgarse la ley 14/2013– por el «éxito» de la normativa. Hasta ese momento, el número de visados concedidos a extranjeros por inversiones inmobiliarias de más de 500.000 euros era de 3.405, de los que 56 se habían expedido por operaciones en el Archipiélago, en su mayoría por compras de mansiones u hoteles. Y también en su mayoría estaban detrás súbditos de China, en un 37,5% de las operaciones, y Rusia, en el 26% de los casos. Curiosamente, la tercera nacionalidad que más recurre a las golden visa en España es la ucraniana, aunque ya muy lejos de chinos y rusos –menos del 4%–. Cataluña, la Comunidad de Madrid, Andalucía, la Comunidad Valenciana y los dos archipiélagos –Baleares y Canarias– son las autonomías que concentran la mayor parte de las inversiones.

En una respuesta parlamentaria más reciente –de mayo de 2020 al bildutarra Jon Iñárritu–, el Gobierno de Pedro Sánchez eleva el número de golden visa a 35.422, aunque incluyendo aquí todas las vías para conseguirla. Vías entre las que también está, dentro de las inversiones, la tenencia de cuentas corrientes o productos financieros por al menos un millón de euros o por dos si son letras del tesoro u obligaciones del Estado.

‘No’ del sector a su supresión

En el sector inmobiliario, el más beneficiado por la ley 14/2013, que es la normativa que regula en España la concesión de las golden visa, no quieren que las sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania incluyan la supresión de estos visados de oro. En el caso de Canarias, son varias las inmobiliarias especializadas en el mercado de lujo que venden sus servicios en Internet con el gancho de que comprar una villa o vivienda de alto standing -de más de medio millón de euros- lleva de regalo la obtención de los papeles para residir en el país. Para todas ellas, claro, la eliminación de las golden visa supondría un mazazo. En cualquier caso, de momento Bruselas se ha limitado a avisar que restringirá la concesión de este tipo de visa en el caso de súbditos rusos, de modo que se vigile, si cabe con más celo, que no forman parte de la oligarquía financiera fiel a Vladímir Putin. Ha hablado así de restricciones y no de una supresión en sentido estricto. Sin embargo, hay que recordar que la Comisión Europea -el Ejecutivo comunitario- nunca ha visto con buenos ojos esta fórmula de dar los papeles de residencia a cambio de inversión, de dinero en definitiva. | M. Á. M.

¿Qué son las ‘golden visa’?

‘GOLDEN VISA’


¿Qué es?


  • Una fórmula, digamos indirecta, para lograr el visado de residencia. Y entre las posibilidades para conseguirlo está la de ‘comprar’ los papeles. Basta con adquirir una vivienda de más de medio millón de euros -o varias casas que sumen esa cantidad- para que la persona obtenga el permiso de residencia. Grandes fortunas rusas han utilizado esta fórmula para lograr el visado en el país. Bruselas quiere, dentro de las sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania, restringir la concesión de ‘golden visa’ a súbditos rusos que se consideren afines a Vladímir Putin.


REQUISITOS


¿Hay otros métodos?


  • La normativa que regula las ‘golden visa’ establece varios supuestos de cara a la obtención de este tipo de visado: por traslado intraempresarial; por formación e investigación; si se es personal altamente cualificado; en el caso de emprendedores; y, por último, también en el caso de inversores. En esta última categoría entran quienes tengan cuentas o productos financieros por al menos un millón.


Compartir el artículo

stats