Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elena Svyeshikova, residente en Lanzarote: "Toda mi familia está aterrorizada en Ucrania"

La ucraniana, que vive en la isla de los volcanes desde hace casi 15 años, se ha puesto en contacto con sus allegados en Leópolis | Asegura que el Gobierno está llamando a los maridos de sus primas para ir a luchar

Elena Svyeshikova (izquierda) y su madre, Oksana Sveshnikova, en la localidad turística de Playa Blanca (Yaiza), en Lanzarote.

“Mi familia está en estado de pánico. Todos están aterrorizados”, asegura Elena Svyeshikova, ucraniana que reside desde hace casi 15 años en Lanzarote y sigue muy de cerca la última hora de las noticias que llegan desde su país. Sus allegados residen en Leópolis, una ciudad ubicada en el oeste de Ucrania, a unos 70 kilómetros de la frontera con Polonia.

En Leópolis se refugian estos días diplomáticos para tratar de estar a salvo del ataque bélico y hasta allí ha trasladado también la OTAN parte de su personal de la oficina de Kiev.

“El bombardeo más cercano se produjo a unos 200 kilómetros de Leópolis”, asegura con preocupación Elena, que tiene viviendo allí a varios de sus primos. "Aunque en Leópolis no se escuchan las bombas, el pánico es tan grande que las tiendas están llenas de gente comprando comida y sacando cosas de los negocios corriendo, echando gasolina en los coches..."

Elena, que se dedica al alquiler vacacional, tiene a su familia más directa en Lanzarote y hace unos seis meses falleció su abuela materna en Leópolis. A raíz de esa pérdida se trajo a su abuelo a la isla hace ya tres meses. Su madre, Oksana Sveshnikova, se trasladó a la isla de los volcanes hace más de dos décadas.

“Mi madre, que vive conmigo en la isla, cuando se enteró del ataque bélico se quedó en estado de shock. Totalmente pasmada. Estaba totalmente histérica”, comenta Elena. Enseguida se pusieron en contacto con sus primos. “Están todos asustados porque las que están casadas, llamaron a sus maridos del servicio militar para registrarse y acudir a luchar. Los niños no entienden y preguntan por qué hay un caos total”, relata.

Compartir el artículo

stats