Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inmigración

Tres días sin comida en el cayuco tras acabarse el agua con que prepararla

Una médico forense explica que un joven de 18 años murió deshidratado y con signos de desnutrición

Imagen del juicio celebrado contra dos presuntos patrones P. F.

Tres días estuvieron sin comer los ocupantes de un cayuco que llegó a Los Cristianos el 31 de octubre del 2020. Este fue el testimonio que varios de los migrantes que navegaron en el mismo ofrecieron a los agentes de la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional tras desembarcar en el citado puerto del Sur de Tenerife. Aunque en la embarcación había arroz y pasta, durante las últimas jornadas de la travesía no pudieron cocinar porque se quedaron sin agua.

Así lo explicó el inspector que entonces ejercía como jefe de Grupo en el transcurso del juicio que comenzó ayer contra dos senegaleses acusados de ejercer de patrones del barco, en la medida en que controlaban el timón, el motor y la distribución de la comida y la bebida. Ambos individuos continúan en prisión preventiva y la fiscal delegada de Extranjería y Trata de Personas en Santa Cruz de Tenerife, Carolina Barrio Peña, solicita ocho años de cárcel para cada uno.

El cayuco, de madera recubierta de fibra, partió de Senegal con más de 80 personas en su interior, entre ellas 18 menores de edad. El barco tenía unos 18 metros de eslora y dos metros de manga. El viaje se prolongó diez días. Cuando faltaban pocas horas para alcanzar el puerto de Los Cristianos, un joven de 18 años, falleció en su interior. La médico forense del Instituto de Medicina Legal que le practicó la autopsia afirmó que dicha víctima tenía signos de haber sufrido deshidratación. La citada perito aclaró que el chico también ofrecía síntomas de desnutrición, puesto que medía 1,79 metros de altura y pesaba 60 kilos.

7

Llega un cayuco al puerto de Los Cristianos El Día

A Los Cristianos arribaron 82 supervivientes. Y varios de ellos explicaron que, durante el viaje, varios cuerpos fueron tirados por la borda. Entre otras cosas, los policías nacionales hallaron 18 chalecos salvavidas apilados en la embarcación; es decir, que si hubiese habido alguna emergencia no hubiera habido suficientes ni para la cuarta parte de los ocupantes.

Por las dimensiones del barco, los agentes de Extranjería y Fronteras indicaron que los migrantes viajaron hacinados y con riesgo para la salud, sin distancia de seguridad suficiente y sin mascarillas. Los organizadores del viaje cobraron a cada migrante unos 400 euros al cambio.

En la jornada de ayer, los tres magistrados de la Sección II de la Audiencia Provincial decidieron posponer el juicio, puesto que uno de los intérpretes no hablaba el dialecto de un testigo clave en la causa. Varios de los ciudadanos que llegaron en el cayuco reconocieron a los dos acusados como los patrones principales, sin ningún género de duda. De hecho, la Policía Nacional arrestó a un total de siete hombres por desempeñar tal función. Tres subsaharianos fueron trasladados al Hospital del Sur, en El Mojón, con varias patologías.

Compartir el artículo

stats