Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Tragedia en aguas isleñas

18 migrantes desaparecen en la ruta canaria en un día en el que llegan 450

Una zódiac con 27 personas se hunde al este de Lanzarote | En lo que va de año 2.500 africanos han alcanzado las costas canarias, un 20% más que en 2021

Un grupo de inmigrantes espera el desembarco en el Muelle de Arguineguín, Gran Canaria.

La tragedia vuelve a imponerse en la ruta canaria. Salvamento Marítimo rescató la madrugada del miércoles a nueve personas que se encontraban a la deriva junto a una neumática hundida a unos 80 kilómetros de Arrecife (Lanzarote). La embarcación había salido desde Tarfaya (Marruecos) con 27 personas –19 hombres, siete mujeres y un menor a bordo–, según la alerta que recibió la ONG Caminando Fronteras a través de los familiares de los ocupantes. El rescate, protagonizado por la Guardamar Calíope, se produjo sobre las 23.00 horas, al sureste de Arrecife y ya a esa hora no había ninguna persona más a flote. Las otros 18 ocupantes se perdieron en el mar.

«Si no vienen estamos muertos, no podremos aguantar ni media hora más», dijeron los ocupantes de la zódiac en una de sus últimas comunicaciones con la ONG española, según indicó ayer su portavoz, Helena Maleno a la agencia Efe. La activista criticó que no se movilizara antes algún medio de rescate desde Canarias, a pesar de que su ONG fue trasladando a la Guardia Civil las llamadas y posiciones de cuatro neumáticas que habían salido desde la costa de Marruecos a lo largo del martes hacia las islas más próximas, Lanzarote y Fuerteventura. Y es que la madrugada del miércoles fue movidita en la ruta canaria, ya que llegaron a las Islas siete pateras con 319 migrantes -entre ellos 59 mujeres y 24 niños-, por lo que los sistemas de emergencia trabajaron a contrarreloj para atender todas las embarcaciones. Durante toda la jornada se rescataron un total de 450 inmigrantes en diez embarcaciones.

«Si no vienen en 30 minutos, estamos muertos», dijeron los ocupantes de la embarcación

decoration

Una vez se notificó el naufragio de la zódiac Salvamento Marítimo intentó movilizar un helicóptero de rescate mientras la Guardamar Calíope iba de camino a la posición establecida. Sin embargo, el más cercano, el Helimer 201, con base en Gran Canaria, estaba en ese momento regresando a tierra a repostar, porque acababa de localizar otra neumática a 110 kilómetros al sur este de Gran Canaria y se quedaba sin autonomía. Su tripulación comunicó por radio que podría estar sobre la vertical del naufragio en un plazo de dos horas, a las 01.00 horas, después de cargar combustible y tripulación en la base de Gando.

Entonces se valoró enviar al Helimer de Tenerife, que tardaría en llegar a zona dos horas y quince minutos, pero con una diferencia clave: una vez allí tendría menos autonomía de vuelo en el rescate. Finalmente, llegó antes la Guardamar Calíope.

Cuando su patrón comunicó a tierra que «todas las personas que había a flote habían sido recuperadas», se pidió al Helimer de Gran Canaria que se dirigiera a su encuentro para evacuar a uno de los inmigrantes.

Las desapariciones en el mar son cada vez más frecuentes. Cada día del año pasado murió una media de once personas en su intento de alcanzar las costas del Archipiélago. Según la ONG Caminando Fronteras, durante 2021, al menos 4.016 migrantes perecieron en el trayecto que una la costa africana con las Islas. El año pasado se convirtió en el «más mortífero» de la frontera euroafricana occidental , una situación que a juicio de esta organización se ha acentuado por la crisis diplomática entre España y Marruecos durante el primer semestre del año

El aumento de las cifras de fallecidos coincide con un empeoramiento de las condiciones de las embarcaciones que inician la ruta hacia las Islas. El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, lo explicó cuando dio a conocer los datos de llegadas a final de año. «Las embarcaciones son cada vez más frágiles, muchas son neumáticas y vienen muy sobrecargadas, por lo que a poco que el mar castigue, la navegación es tremendamente peligrosa, de ahí que posiblemente se hayan incrementado las muertes en el mar», afirmó Pestana. Y la misma percepción tiene José Antonio Rodríguez Verona, responsable de Inmigración de Cruz Roja en Canarias, quien asegura que han empeorado las condiciones físicas de los migrantes que llegan a las Islas por «la mala calidad» de las embarcaciones. «El peligro está en que la mayoría acaban desfondadas. Las pateras de madera son más resistentes y pueden llegar a la costa sin motor», aclara Verona.

El empeoramiento de las condiciones de las barcas, uno de los motivos del aumento de muertes

decoration

Lo cierto es que el flujo de llegadas no cesa. En lo que va de año ya han alcanzado las costas canarias más de 2.500 migrantes, un dato que supera en más del 20% a los 2.077 que llegaron durante el primer mes de 2021. Influida por este incremento ayer visitó Gran Canaria la secretaria de Cooperación y Migraciones de Comisiones Obreras, Cristina Faciaben, para demandar al Gobierno de España y a la Unión Europea que promuevan «empleo de calidad y con derechos» e integración social y laboral para los migrantes que llegan a España, especialmente a través de Canarias.

Compartir el artículo

stats