Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CC exige al PSOE un acuerdo estable y por escrito si quiere su apoyo en el Congreso

Héctor Gómez reconoce avances con Coalición para sumar votos una vez que Quevedo salga del Congreso, pero Clavijo impone la ‘agenda canaria’ que rechazó Bolaños

Ana Oramas es ayudada para intervenir en el Congreso el pasado noviembre. | | EFE

Se intentará, pero no será nada fácil. El Gobierno central y en particular su parte socialista pretende acercar posiciones con CC para tratar de sumar los dos votos con que contará la formación nacionalista a partir de mayo en el Congreso a la nómina de socios parlamentarios para afrontar el segundo tramo de la legislatura. Pero el partido canario, aunque dispuesto a sentarse a hablar de todo y con ánimo de llegar a acuerdos, no está dispuesto a un marco de relación fluctuante en función del tema que se aborde y que le interese al Ejecutivo en cada momento concreto. Exigirá por el contrario un “marco estable” que debería estar sostenido sobre un acuerdo de fondo y a ser posible con un documento que lo sustente firmado por ambas partes.

Dicho acuerdo deberá contener todas las materias de interés para el Archipiélago a partir de la llamada agenda canaria de políticas estatales en la comunidad autónoma, algo que el propio Gobierno ya “desdeñó” el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, según CC, cuando le fue presentado un documento a este respecto en la negociación mantenida entre ambas partes para los presupuestos estatales de 2022, que acaban de entrar en vigor. De ahí el escepticismo con que el secretario general de CC, Fernando Clavijo, asume este intento del Ejecutivo de Pedro Sánchez y del propio grupo socialista en el Congreso de “amarar” el voto canario en la Cámara en el contexto de la cesión del escaño que el ahora diputado de NC, Pedro Quevedo, deberá hacer en mayo a María Fernández, que acompañará a Ana Oramas en aplicación del acuerdo nacionalista para repartirse temporalmente el acta logrado en las elecciones del 10-N de 2019.

Aunque desde CC se reconoce el trabajo que está haciendo el portavoz socialista, el tinerfeño Héctor Gómez, para revisar las relaciones entre ambos grupos y una comunicación fluida para abordar la negociación de los proyectos legislativos del Ejecutivo que se remitirán a la Cámara en los próximos meses, consideran sin embargo que eso está muy lejos de poder abrir expectativas de futuros acuerdos. Ello pese a que CC ya ha avanzado su apoyo al real decreto para la reforma laboral que el Gobierno ha pactado con patronal y sindicatos, cuya convalidación se tramitará en febrero y ante la que los principales socios gubernamentales en la Cámara se han mostrado críticos.

“La relación con el PSOE es buena y cordial, CC siempre tendrá las puertas abiertas para hablar y pactar cosas con los socialistas o el Gobierno, y el diálogo es fluido, pero eso al final se tiene que traducir en compromisos concretos para Canarias y hasta la fecha cada vez que hemos intentado cristalizar algo, no ha sido posible porque ellos no han querido”, afirmó ayer Clavijo, quien avanzó que “estamos dispuestos a hablar de todo, pero siempre vamos a poner sobre la mesa los compromisos con Canarias”. Asegura en este sentido que “si el Gobierno da un giro respecto a la mayoría de las políticas en Canarias, nosotros estaremos en disposición de apoyar todo lo que vaya en beneficio de los intereses del Archipiélago”, siempre a partir, aclaró, de la “agenda canarias que el Gobierno conoce perfectamente”.

“Tenemos nuestra agenda canaria y apostamos por establecer un marco de colaboración. Nos sentaremos a escuchar y lo que nos propongan ya lo estudiaremos y decidiremos internamente”, resalta Clavijo

decoration

“La comunicación con CC es buena para poder sacar leyes adelante y eso beneficia también a Canarias”, señal Héctor Gómez

decoration

“Nosotros tenemos perfectamente definida la agenda canaria y le entregamos un documento a Bolaños en la entrevista previa a la tramitación de los presupuestos. Y tenemos perfectamente definido por dónde tenía que transitar esta legislatura en relación con Canarias”, afirma el líder de CC, quien recuerda que “todo eso se le entregó a Bolaños. Estamos en disposición de negociar y llegar a acuerdos, pero el Gobierno lo desdeñó y ni se molestaron en contestarnos”. En todo caso, resalta que “hay una agenda legislativa importante y habrá momentos en los que nuestro voto puede ser fundamental”; CC apuesta “por la estabilidad, por que el Gobierno tenga los apoyos necesarios para poder sacar adelante su programa y por nuestra parte necesitamos un acuerdo para todo lo que resta de legislatura y que no sea puntualmente en función de los interese del Gobierno en cada momento concreto”. “Tenemos nuestra agenda canaria y apostamos por establecer un marco de colaboración. Nos sentaremos a escuchar y lo que nos propongan ya lo estudiaremos y decidiremos internamente”, resalta.

Asegura en este sentido que la situación política “es muy cambiante y está todo tan revuelto que evidentemente en este lío tenemos una oportunidad de meter gol, y si la hay vamos a tirar a gol por toda la escuadra, pero es muy difícil con este PSOE y con este presidente del Gobierno hacer previsiones y buscar marcos estables”. Según él, el apoyo de Quevedo al Gobierno “les ha salido barato y Canarias se ha beneficiado muy poquito de la presencia de NC en el Congreso”. “Nuestra posición va a ser más exigente en relación con los compromisos con Canarias. Si vemos que hay resultados, CC va estar en disposición de llegar a cuerdos con el PSOE y con el Gobierno”. Si no hay compromisos ni resultados de nada servirá, asegura, el intento de acercamiento socialista.

El PSOE busca aliados

Héctor Gómez, por su lado, destaca que “la comunicación con CC es buena para poder sacar leyes adelante y eso beneficia también a Canarias” y que como portavoz del PSOE tiene “una dinámica proactiva” con todo el arco parlamentario y que “con CC, que podría pensarse que existe una gran distancia, los contactos son permanentes y positivos”. Aunque de momento circunscribe esos contactos con los nacionalistas al ámbito del Congreso y sin extenderse al político entre las direcciones de los partidos, Gómez ve margen para estrechar la colaboración y de sumar a Oramas (y María Fernández desde mayo) a la nómina de aliados parlamentarios. “Constatamos que ahora la comunicación es bastante buena y vemos que hay voluntad de llegar a acuerdos. Los temas que estamos abordando se están gestionando bastante bien, aunque no siempre vaya a haber voto favorable de CC”, señala.

Asegura que esta nueva relación con CC no tiene nada que ver con el hecho de que Quevedo tenga que dejar su escaño en menos de cuatro meses y que “hay es una dinámica de contactos parlamentarios para intentar tener los mayores apoyos posibles a las iniciativas legislativas del Gobierno. “Es verdad que CC pasará a tener dos escaños y nosotros perdemos un aliado con el que hemos cerrado y llevado a cabo acuerdos importantes, e intentaremos alcanzar los máximos acuerdos posibles a partir de ahora con CC, pero lo haremos también con otros grupos de la oposición como el PdCAT o Cs, u otros que estén por la labor de sumarse”.

Compartir el artículo

stats