Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sánchez se acerca a CC para ‘amarrar’ el voto canario tras la marcha de Quevedo

El apoyo de Oramas a la reforma laboral podría anticipar nuevos acuerdos con el Gobierno

Héctor Gómez Chema Moya

El Gobierno central afronta el segundo tramo de la legislatura en un marco de creciente sensación de cambio de etapa política con la mente puesta ya en los procesos electorales que se avecinan en Castilla y León y Andalucía como paso previo a las grandes citas electorales de 2023, las autonómicas y locales en mayo de 2023 y las generales, como muy tarde, en otoño de ese año. La intensa agenda legislativa de los próximos meses va a poner a prueba la cohesión de las alianzas parlamentarias del Ejecutivo de Pedro Sánchez y todo hace indicar que, en la mayoría de los casos, tendrá que hacer frente a complejas negociaciones con todos sus socios con la posibilidad de que, en el nuevo contexto político, pierda socios y apoyos por el camino.

Uno de esos aliados con los que ya sabe de antemano que no va a poder contar es el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que en mayo tendrá que ceder su puesto a María Fernández, la candidata de CC que le seguía en la lista electoral por Las Palmas en las elecciones del 10-N de 2019 en aplicación del acuerdo alcanzado entre ambas formaciones para repartirse temporalmente el escaño. Será a finales de ese mes cuando Quevedo cumpla los dos años y medio que le correspondían como diputado, según establecía dicho acuerdo, y momento en el que Fernández se estrenará en el Congreso para permanecer en él durante el teórico año y medio que restará de legislatura. De esta forma, el Ejecutivo de coalición de PSOE y Unidas Podemos perderá uno de los bancos parlamentarios que engrosaban las filas aliadas, que, al menos en teoría, pasará a la bancada de la oposición.

Sin embargo, el Gobierno no quiere dar por perdido ese escaño amigo y pretende hacer de la necesidad virtud para, no sólo evitar esa fuga, sino ganar un voto en el cambio. Para ello, el PSOE está tratando de acercar posiciones con Coalición Canaria con la intención de revertir el discurso eminentemente crítico que la formación nacionalistas ha tenido en los dos años de legislatura transcurridos a través de la hasta ahora su única diputada nacional, Ana Oramas, e intentar sumar los dos escaño con que contará desde mayo la formación canaria a la nómina de socios parlamentarios.

Contacto permanente

No será fácil para el Gobierno, pero es una tarea a la que ya se está dedicando muy especialmente el portavoz socialista en el Congreso, el también tinerfeño Héctor Gómez.

Gómez ha mantenido, desde su estreno en el cargo en septiembre pasado sustituyendo a Adriana Lastra, un contacto permanente con Oramas para tratar de sumarla a distintas iniciativas legislativas del Gobierno, especialmente los presupuestos estatales que acaban de entrar en vigor. Pese a no lograrlo en ese caso, la propia Oramas reconoce que «las relaciones con el grupo socialista han cambiado mucho desde la llegada de Héctor Gómez» y recuerda que estuvieron a punto de pactar algunas ayudas complementarias a La Palma que finalmente se frustraron, según la diputada, «por alguna llamada desde Canarias para vetar que se aprobaran enmiendas de CC».

«Las relaciones con el grupo socialista han cambiado mucho desde la llegada de Héctor Gómez»

Ana Oramas - Diputada de CC

decoration

Pese a ello, Gómez ha insistido en el acercamiento a la formación nacionalista y ha logrado garantizar el apoyo de Oramas a la convalidación del decreto de reforma laboral que se votará en febrero en la Cámara baja y que también cuenta con el respaldo de Quevedo, de forma que el Gobierno tiene garantizados los dos nacionalistas canarios en un marco en el que varios de los socios parlamentarios como ERC, PNV, Bildu, Más País o Compromís han mostrado muchas reticencias a la aprobación de la nueva norma que el Gobierno ha pactado con empresarios y sindicatos.

Aunque no está claro que esos dos votos vayan a ser imprescindibles para logar la mayoría simple que se necesita, es seguro que el Gobierno los tiene en cuenta para sus negociaciones con los demás grupos parlamentarios.

El reciente nombramiento del palmero Héctor Izquierdo como secretario de Estado de Hacienda sería otro indicio de voluntad de buscar complicidades con CC para la nueva etapa política y acercar posiciones en relación con la agenda canaria en Madrid

Pero el interés de Sánchez por intentar un nuevo marco de relaciones con CC va más allá de la reforma laboral, pues se acercan debates trascendentales a los que el líder socialista y jefe del Ejecutivo pretende sumar al mayor número posible de formaciones políticas independientemente del margen con el que puedan ser aprobados en el Congreso. Además de la reforma laboral, uno de los compromisos más importantes de Sánchez, la Cámara deberá tramitar leyes como la de libertad sexual; la llamada ‘ley Zerolo’ sobre igualdad de trato; la ley de vivienda; la ley de Seguridad Ciudadana, la conocida ‘ley mordaza’; la que suprimirá el voto rogado para los residentes en el extranjero; o la reforma de la financiación autonómica. Todo ello con la vista puesta a medio plazo de presentar tras el verano el proyecto de presupuestos estatales para 2023, los últimos de la legislatura, que el Ejecutivo asegura tener intención de sacar adelante pese a que podría prorrogar los ahora ya en vigor antes de la convocatoria electoral para ese año.

En muchos de estos casos, CC ha expresado posiciones cercanas a las del Ejecutivo, como de facto ha hecho en los dos años anteriores respaldándole hasta en 63 ocasiones en el Congreso, pero una cosa en apoyar los fundamentos de una propuesta legislativa y otra negociar ese apoyo poniendo sobre la mesa contrapartidas.

En el caso de leyes con importante incidencia en Canarias, como la de vivienda, la del sistema de financiación, la regulación del voto exterior o, sobre todo, los presupuestos estatales, los términos de dicha negociación sería crucial para determinar la estrategia de la formación que lidera Fernando Clavijo.

Una de las dudas que emergen en CC es si un acercamiento al Gobierno central, con el que ha sido extremadamente crítico hasta ahora, y la posibilidad de alcanzar acuerdos importantes lastraría la estrategia de oposición en Canarias y en Madrid que Clavijo ha priorizado desde su escaño de senador en lo que va de legislatura. Muchos sectores del PSOE canario consideran que el líder de CC se mantendrá en en esa línea, aunque no descartan que la formación nacionalista compagine ambas estrategias. En todo caso, el nuevo año político se inicia con la clara intención de abordar una revisión de las relaciones.

Compartir el artículo

stats