Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Domínguez Diputado autonómico y candidato a la Presidencia del Partido Popular en Canarias

«Que quede muy claro: no soy una marioneta de nadie; soy autónomo»

Manuel Domínguez gesticula con las manos en un momento de la conversación. María Pisaca

¿Qué es Canarias para usted: una región, una comunidad autónoma, un país...?

Canarias es una Comunidad Autónoma; Canarias es un conjunto de ocho formas de vida que confluyen en una sola.

¿Una Comunidad Autónoma, más allá del estatus jurídico, como Murcia, como Extremadura o como La Rioja?

Sí, como Murcia, como Extremadura, como Andalucía... Con dificultades y situaciones distintas, como la territorialidad. Nosotros tenemos un hándicap en cuanto al transporte se refiere, tanto de pasajeros como de mercancías, y en cuanto a costes, con una doble y triple insularidad. Todo eso es un hándicap, claro que sí, y lo que sucede es que no se deberían olvidar de nosotros. Somos RUP [Región Ultraperiférica], y esto no implica una ventaja, sino un derecho que ningún gobierno nacional debería olvidar. Ningún gobierno debería olvidar que debe pelear por ello, por ese derecho. Pero somos una Comunidad Autónoma, con nuestras ventajas y nuestras desventajas.

Pronto puede ser un barón del PP. Le tocará recordar en Madrid las circunstancias de Canarias, esas que tanto ustedes como el PSOE, Génova y Ferraz, en ocasiones han olvidado.

El roce hace el cariño. El hecho de vivir a tanta distancia del territorio no fragmentado, de la Península vaya, hace que quizá se olviden un poco más de ti. Por eso es trabajo de quien lidere el partido en esta tierra hacer ver a quien esté gobernando que estamos aquí, y tocar la puerta un día y al siguiente, y hacer una llamada, y mandar un mensaje, y levantar la mano... Para que no se olviden. Porque es verdad, tiene usted razón, que en determinadas ocasiones estamos un poco lejos.

De modo que si usted tuviera que dar una patadita en la puerta de Génova la daría.

Siempre he estado en escalones inferiores: siendo presidente local he tenido una presidenta insular y siendo presidente insular he tenido un presidente autonómico, y ellos saben mi forma de ser. Y mi forma de ser es la de decir las cosas por su nombre. Eso sí, soy muy respetuoso con la jerarquía y soy muy respetuoso con el dónde: si tengo que decirle algo a alguien no voy a los medios, lo hablo con él.

Es decir, que está muy bien eso de que Génova lo apoye siempre que la moneda a pagar en ningún caso sea la sumisión.

Que quede muy claro: yo no soy marioneta de nadie. Ni siquiera, aun con el amor que siento por ellos, de mis padres. No soy marioneta de nadie; soy un hombre que escucha, que atiende, que se fija en los consejos y que, los tome o los deje, no hace oídos sordos de lo que otras personas le puedan decir, pero que tiene su forma de pensar, de ser y de actuar. Una forma de pensar, ser y actuar que es autónoma.

Ángel Víctor Torres es de Arucas; Poli Suárez, de Moya; Manuel Domínguez, de Los Realejos... La gran política canaria mira hacia los pueblos.

Ya era hora, ya era hora. Soy un municipalista convencido. Por cuando antes me preguntaba cómo me definía, introduciría también que soy municipalista. Creo en el municipalismo, en la política local, en los alcaldes y concejales, porque ese trabajo es el duro, el del tú a tú, el de la calle. Y esa experiencia es una ventaja competitiva que podemos elevar a los órganos superiores, y es algo que yo aplaudo y celebro.

Puede que un futuro pacto entre Coalición y el PP necesite de Casimiro Curbelo. Para usted, ¿Curbelo es de izquierdas, de centro, de derechas...?

Si yo me definía antes como autónomo, pues no sé si habrá una posición mejor que esa para definir a Casimiro. Casimiro es suyo. No sé si es de derecha, si es de izquierda o si es de centro, pero Casimiro es suyo. Es un hombre que ha sido muy inteligente en política y que ha llegado adonde ha llegado por eso: por tener las ideas claras y no ser tampoco, así lo creo, marioneta de nadie.

¿Cuál es su postura ante el aborto y ante la legalización de determinadas drogas?

Con respecto al aborto creo que hay algunos matices a tener en cuenta. Si para conducir un vehículo uno debe tener 18 años, no entiendo cómo no para poder abortar. Creo que el partido, en general, tiene una visión muy acertada que yo comparto. Creo en la libertad pero no en el libertinaje. Respecto de las drogas, es un debate muy profundo. ¿Por qué? Porque antes hay que preguntarse qué consideramos droga. El alcohol, por ejemplo, no lo consideramos una droga. Dicho esto, creo que este es un asunto sobre el que cuanto menos debate exista, mejor. Debemos ser muy cautos.

Envíeles un mensaje a los afiliados.

Mi mensaje a los afiliados es que tras 25 años formando parte de esta gran familia estoy convencido de que Canarias necesita al Partido Popular, pero a un Partido Popular estructurado, organizado, con músculo y fuerte, y eso solo lo vamos a lograr juntos.

Un mensaje de más calado de lo que pudiera parecer a simple vista.

Ya.

Compartir el artículo

stats