Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleno del Parlamento | La migración hacia Canarias no cesa

Torres exige la «solidaridad obligatoria» con los inmigrantes

El presidente valora los 50 millones aportados por el Estado para atender a los menores pero reclama ayuda al resto de comunidades

Los pasajeros de un abarrotado cayuco llegan al puerto de Arguineguín tras ser auxialidos por Salvamento Marítimo. BORJA SUÁREZ / EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, valoró ayer como una buena noticia que el Estado transfiera 50 millones de euros para la inmigración en Canarias en el proyecto del presupuesto estatal de 2022, si bien considera que «no es la solución» porque las Islas necesitan una «solidaridad obligatoria» de todas las comunidades para el reparto de migrantes, en especial de menores no acompañados, que son competencia de la comunidad a la que arriban en pateras y cayucos.

El presidente respondió en el pleno del Parlamento de Canarias a varias preguntas de CC y NC sobre la llegada de inmigrantes a Canarias, y recordó que entre 2020 y 2021 accedieron a las costas de las Islas un total de 37.000 personas en pateras o cayucos, de las que quedan en Canarias 7.000, con lo que el tránsito a la Península está funcionando, añadió. Pero Canarias afronta en solitario el cuidado de los 3.000 menores no acompañados que han llegado al Archipiélago y, por ello, volvió a exigir «la solidaridad obligatoria por ley» del resto de comunidades en la acogida de estos chicos.

De hecho, reseñó que ha visto cómo hay comunidades que se quejan de acoger a 300 menores inmigrantes no acompañados, viviendo en un territorio continental sin problemas de espacio, cuando en Canarias hay 3.000 menores extranjeros y encima con la limitación de ser islas.

En este contexto, Torres aseveró que las organizaciones internacionales apuntan a que se va a producir un repunte del fenómeno migratorio, y subrayó que «lo que no puede ser es que toda la inmigración quede reducida a los espacios de los países fronterizos».

El presidente defendió la gestión del Ejecutivo de Canarias frente a las personas inmigrantes mayores de edad, cediendo espacios para su acogida, así como el esfuerzo realizado por el Gobierno de España en habilitar espacios, después de que se produjera el aumento de migrantes con situaciones de aglomeraciones como en el muelle de Arguineguín. No obstante, Oswaldo Betancor (CC) recriminó las actuales condiciones de acogida en Lanzarote donde llegaron 600 migrantes en un fin de semana y no había infraestructuras para cobijarlos.

Según Torres, en lo que se refiere a los menores, que es competencia de Canarias -mientras que los mayores del Estado-, durante esta legislatura se han abierto 43 nuevos recursos cuando se encontró con «cero» instalaciones.

El diputado de CC Pablo Rodríguez criticó el «papel lamentable» del Gobierno de España al respecto y cuestionó a Torres si «en serio está de acuerdo con su gestión» respecto a una de las rutas de inmigración más mortíferas del mundo y si el propio presidente canario «ha estado a la altura» en su respuesta a la crisis migratoria.

Según Pablo Rodríguez, el resultado de la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez es que «no hay vigilancia en las costas» canarias, «no hay medios al servicio de estas personas y siguen durmiendo migrantes en las calles de las ciudad».

Pese a formar parte del Gobierno de Canarias cuatripartito, el diputado de NC, Luis Campos, criticó también el papel del Gobierno de España en materia de inmigración en el sentido de que no apuesta por una infraestructura fija para la acogida de inmigrantes en Canarias y ha transferido a personas a otras comunidades «con poca transparencia».

Campos también reclamó una «solidaridad obligada» para que no continúe «el desprecio» de otras comunidades con Canarias en materia de menores no acompañados. En este contexto, avanzó que NC va a promover una iniciativa legislativa en el Congreso para la «solidaridad obligada» de otras comunidades en el cuidado de migrantes menores.

Por su parte, Juan Manuel García Ramos (CC -PNC) consideró esencial que se restauren las relaciones con Marruecos porque, en su opinión, la oleada de migrantes que salen principalmente de Dajla -precisó- se debe a que existen dos asuntos sin resolver con el país vecino como: el referéndum del Sáhara Occidental y las dos leyes marroquíes que invaden la aguas canarias y donde está en juego minerales de gran valor en el montes marinos.

Según el diputado, hasta que ambas cuestiones no se resuelvan Marruecos va a permitir que salgan migrantes de sus costas y Canarias «se convertirá un gueto de la migración africana».

El consejero de Administraciones, Julio Pérez, respondió que con la incorporación del nuevo ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, las relaciones se han retomado.

Compartir el artículo

stats