Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los funcionarios isleños mantienen el teletrabajo pese a la norma del Estado

La Administración estatal fija en un día a la semana el trabajo a distancia y la autonómica sigue con tres jornadas | Los sindicatos buscan un pacto postcovid

La ministra Montero, en un acto ayer en la Bolsa de Madrid. Europa Press

La Administración autonómica y los sindicatos que representan a los empleados públicos comienzan esta semana las negociaciones para la implantación del teletrabajo de forma permanente, más allá de los acuerdos a los que se había llegado cuando se inició la pandemia en 2020 y que obligaron a muchos funcionarios a trabajar desde sus casas. Las centrales sindicales de las Islas rechazan la decisión de la Administración General de Estado de que sus empleados tengan un 20% de la jornada semanal a distancia, es decir, solo un día a la semana y advierten que se opondrían a cualquier iniciativa del Gobierno regional que vaya en ese sentido hasta que no haya un acuerdo en la mesa de negociación. Por el momento en la Comunidad Autónoma sigue vigente hasta tres jornadas a la semana en teletrabajo y dos presencial en el puesto.

El Ministerio de Hacienda y Función Pública, que dirige María Jesús Montero, quiere que la presencialidad vuelva a las oficinas de la Administración estatal a partir de 1 de octubre e incluso ya se plantea suprimir la cita previa a partir del 1 de enero de 2022. La excepciones en las que la modalidad telemática puede llegar al cien por cien de la jornada serán los casos de personas con cáncer o inmunodeficiencia; por motivos de cuarentena; en zonas en las que se produzca un repunte o nuevas olas del Covid y en el personal en el Exterior.

Ninguno de los sindicatos mayoritarios (CSIF, CCOO y UGT) ha suscrito la resolución al considerar que no reúne los requisitos necesarios para garantizar que se den las mejores condiciones para la vuelta al trabajo presencial de los empleados públicos de la Administración General del Estado. De hecho el CSIF propone un modelo de 40% en presencia física y 60% en trabajo telemático (tres días a la semana) con un criterio similar al que se acordó en la desescalada de la pandemia y que sigue vigente en Canarias.

Mesa de trabajo

Los representantes de Función Pública tantearon en la mesa de negociación de la semana pasada la opción de ir incrementando la presencialidad en la Administración autonómica ante los buenos datos de la pandemia y de la vacunación. Desde antes del verano se había pactado la creación de una mesa de trabajo específica sobre este asunto, que se pondrá finalmente en marcha esta semana y donde sindicatos y Ejecutivo debatirán las propuestas para definir y concretar la implantación del trabajo a distancia una vez que se supere los protocolos puestos en marcha por el Covid.

El representante de CCOO en la mesa general de negociación de Función Pública, Jorge Reyes, rechazó la imposición del Ministerio de que el teletrabajo se reduzca a un día a la semana. «En el acuerdo que se firmó con el Estado sobre el teletrabajo se especifica que cada administración pública regulará sus condiciones del teletrabajo, en Canarias tenemos una visión distinta y los sindicatos mayoritarios en la mesa de negociación queremos negociar este tema y avisamos de que no vamos en la línea que implanta el Estado», asegura el dirigente sindical.

Por su parte, el portavoz del Sindicato de Empleados Públicos de Canarias (Sepca), Manuel González, apuesta por mantener la situación actual hasta que se concrete un acuerdo en la mesa de negociación, en el que se establezca un marco general para el teletrabajo que después cada departamento pueda modular y adaptarlo a sus necesidades específicas. Sepca reclamar acabar con la disparidad de criterios entre centros directivos, e incluso de diferentes servicios de un mismo centro directivo y la arbitrariedad a la hora de determinar el número de días en la modalidad de trabajo presencial o no presencial, los servicios que se pueden prestar o no y las personas que pueden optar por las diferentes modalidades.

González señala que el objetivo es que la Administración autonómica cuente con un marco general para el teletrabajo, más allá del implantado por el protocolo Covid. Teniendo en cuenta que hay puestos de trabajo que exigen necesariamente la presencialidad, sí hay otros, según Sepca, que se pueden adaptar con una modalidad mixta en el que una parte de la labor se haga a distancia y otra en el puesto de trabajo. Sepca critica que el Gobierno haya esperado tantos meses para iniciar los trabajos de la mesa.

Plantillas «bajo mínimos»

Los sindicatos con representación en la Administración General del Estado reclaman al Gobierno la elaboración sin dilación de una norma que plasme el acuerdo de teletrabajo en la AGE para que sea de aplicación en condiciones normales cuando termine la actual crisis sanitaria. También denuncia que la vuelta a la presencialidad se va a realizar con unas plantillas «bajo mínimos», ya que el Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe), por ejemplo, rescindirá el contrato de otros 500 interinos a finales de este mes y a finales de año habrán salido las 1.500 personas que se contrataron de refuerzo por el Covid. La falta de personal también tensiona otros servicios, según las centrales, ya que se trata de un ámbito que se encuentra bajo mínimos y que requiere de un plan estratégico para garantizar su viabilidad, teniendo en cuenta el envejecimiento de las plantillas y las miles de personas que se jubilarán en los próximos cinco años.

Compartir el artículo

stats