Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Incremento de embarcaciones a las costas isleñas

La llegada de migrantes a Canarias apunta ya a la ‘crisis de los cayucos’ de 2006

Desde el repunte de pateras en septiembre del año pasado han arribado unas 29.400 personas y se augura un fuerte aumento

Migrantes desembarcados en el muelle de Arguineguín la noche del jueves. BORJA SUÁREZ /REUTERS

La llegada de migrantes desde que empezó el repunte masivo de pateras el año pasado, principalmente a partir de los meses del mar en calma -septiembre, octubre, noviembre y diciembre- de 2020 hasta lo que va del actual año, esto es, doce meses, va directa a alcanzar, e incluso a superar, la conocida crisis de los cayucos en 2006, cuando arribaron a las costas canarias 31.678 personas, que en 2007 descendieron a 12.478. Según los datos del Ministerio del Interior en lo que va de año (hasta el 14 de septiembre) han llegado a Canarias por vía marítima 11.060 personas, a las que habría que sumar en torno a 500 más que han arribado en los días posteriores. El goteo de pateras y cayucos a Canarias no cesa.

En 2020 arribaron 23.023 personas y hasta mediados de septiembre de ese año 5.090, por lo que la mayoría de las embarcaciones accedieron a Canarias en los últimos tres, cuatro meses -los del mar en calma-, es decir, 17.933 migrantes en esos meses. Solo en noviembre llegaron el año pasado 8.157 personas en embarcaciones. Por tanto, desde septiembre del año anterior a este mes han alcanzado las costas canarias 28.993 personas, según los datos oficiales del Ministerio hasta el día 14, pero sumando los últimos tres días la cifra podría alcanzar las 29.400 personas, una cantidad un poco inferior a la de la crisis de los cayucos de 2006, que hizo saltar todas las alarmas gubernamentales y propició medidas como la puesta en marcha del Frontex para la vigilancia de las costas africanas y, sobre todo, aumentó las repatriaciones con acuerdos con diez países: Marruecos, Argelia, Mauritania, Senegal, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Mali, Cabo Verde, Ghana y Gambia, además de un mayor control con el SIVE (Sistema Integrado de Vigilancia Exterior).

Hace quince años accedieron a las Islas 31.678 en doce meses, pero se logró frenar con medidas

Los balances del Ministerio del Interior de 2007 señalaban como un éxito que 92 de cada 100 migrantes que llegaban a España se devolvían .

En estos momentos, debido principalmente a la pandemia, no se están realizando repatriaciones, pese a que se han restaurado las relaciones con Marruecos, uno de los principales países desde donde parten las embarcaciones tanto con magrebíes a bordo como con subsaharianos. La Delegación del Gobierno confirma que están paradas por el momento y que los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Hoya Fría, en Tenerife, y Barranco Seco, en Las Palmas de Gran Canaria, se encuentran vacíos porque no hay deportaciones y a los migrantes no se les puede retener más de 60 días encerrados.

Lo que sí se está produciendo es el tránsito a la Península o al resto de Europa de las personas que se juegan la vida en el mar en busca de esos destinos. La semana pasada había 1.973 personas en los centros canarios -ahora serán más porque cada día llegan pateras-, pero esa cifra evidencia que están saliendo muchos de las Islas aunque continúan las llegadas. Ayer mismo, Salvamento Marítimo rescataba a otros 86 migrantes, entre ellos once mujeres y diez niños, en dos pateras localizadas a 50 y 85 kilómetros de distancia del sur de Gran Canaria, respectivamente.

Las dos embarcaciones fueron avistadas por el avión de reconocimiento Sasemar 103, que facilitó su posición a la Salvamar Macondo. La primera patera lleva a bordo a 36 inmigrantes magrebíes (35 varones y una mujer) y la segunda a otros 52 de origen subsahariano (32 varones, diez mujeres y diez niños).

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha vuelto a decir este año, como el pasado, que los meses del mar en calma son propicios para el repunte de migrantes en pateras o cayucos. Por ello, augura que durante los próximos meses «se vivirán días de mucha tensión», si bien estima que el Archipiélago cuenta ahora con recursos alojativos que no existían el otoño pasado, por lo que espera que no se repitan situaciones como las del Muelle de Arguineguín, al que se llamó el muelle de la vergüenza. También ante ello, Cruz Roja y Salvamento Marítimo, los dos pilares esenciales del rescate y recepción de migrantes, refuerzan sus equipos de cara al aumento de actividad que se espera en los próximos meses.

Las deportaciones están paradas, pese a la reactivación de las relaciones con Marruecos

Arinaga en vez del muelle de Arguineguín

La alcaldesa del municipio turístico de Mogán (Gran Canaria), Onalia Bueno, planteó ayer que las pateras que se rescaten se lleven al puerto de Arinaga, en el municipio de Agüimes, y no al muelle de Arguineguín, por ser el primero de titularidad estatal y estar aislado -el de Mogán está a 200 metros de zonas residenciales-, lo que, dijo, ofrece a los migrantes una mayor «intimidad» por estar lejos de las cámaras cuando arriban. En declaraciones a Cope, la primera edil entiende que se debería abrir el debate de cambiar de muelle. «El Muelle de Arguineguín siempre ha sido el punto de encuentro de la Salvamar -recordó-, está a 200 metros de zonas residenciales, es un muelle pesquero con una actividad económica importante y tiene un restaurante. Es un lugar en el que los turistas alquilan barcos turísticos para visitar la costa sur de Gran Canaria». Por estos motivos, Bueno observa que el muelle perteneciente a su municipio no es el mejor lugar para llevar a las embarcaciones irregulares, por lo que indicó que habría que plantearse si este puerto debería ser la referencia para que sigan llegando las pateras «cuando hay ya un repunte turístico». «Mi propuesta es que ya que la logística es la que hace que la Salvamar y la Guardamar arriben a Arguineguín para darles los primeros auxilios a los migrantes y llevárselos después en guaguas, quizás el planteamiento tendría que ser si el muelle para ello tendría que ser Arinaga», aseveró. Bueno hizo especial hincapié en que el Muelle de Arinaga pertenece al Estado y que está aislado.

Compartir el artículo

stats