Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria | Interior se prepara ante el repunte

El Estado alerta de un aumento en la llegada de pateras que durará meses

El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, espera que no se repitan situaciones como la de Arguineguín gracias a los recursos alojativos incluidos en el Plan Canarias

Migrantes rescatados por salvamento marítimo al sur de Gran Canaria.

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha adelantado que en los próximos meses «se vivirán días de mucha tensión» ante el repunte en la llegada de migrantes al Archipiélago tras los meses de verano. Si bien, destacó que el Archipiélago cuenta ahora con recursos alojativos que no existían el otoño pasado, por lo que espera que no se repitan situaciones como las de Arguineguín. Pestana señaló que el mar en calma propicia la salida de pateras desde la costa africana, ya que «hace más seguro el intento de llegar a las Islas». Así lo explicó el delegado del Gobierno durante su intervención en la jornada Retos estratégicos del escenario migratorio hacia Europa por vía atlántica para el Horizonte 2030, celebrada ayer en Casa África.

Pestana hizo hincapié en que este año han llegado a las Islas más del doble de personas que en el mismo periodo que el año anterior. «Es posible que en los próximos meses tengamos tensión con los centros, pero hoy tenemos capacidades, con lo que vamos a ver si logramos que, más allá de que haya días puntuales en los que tengamos problemas, los recursos que hemos abierto sirvan para hacer frente a este fenómeno», señaló Pestana. Quien destacó la labor de las organizaciones que intervienen en el control y atención a los migrantes, para quienes se esperan «meses bastante duros».

Atajar el problema de la inmigración, apuntó el delegado, es complejo y no se puede hacer desde un solo frente. «Necesitamos estabilidad política en los países de salida, para que la población pueda sentirse útiles dentro de sus fronteras», señaló. Asimismo, destacó que el cambio climático tendrá especial incidencia en África, porque la elevación de las temperaturas hará que algunas zonas sean inhabitables. Pestana explicó que se prevé que África duplique su población en 30 años, pasando de 1.200 millones de personas a unos 2.500 millones, mientras que en Europa ocurre lo contrario con una regresión poblacional y una demografía débil, por lo que se hace necesaria la llegada de migrantes». Pestana apuntó que el objetivo es cerrar la llamada ruta canaria, porque es la «peor» desde el punto de vista humanitario, por ser la más mortífera. «Tenemos que generar vías legales, que la gente tenga la esperanza de que puede salir de forma legal hacia Europa y encontrar ese futuro que buscan», concluyó.

Compartir el artículo

stats