Solo tres consejerías piden 200 efectivos más para gestionar los fondos europeos

Transición Ecológica, Hacienda y Función Pública, desbordadas por la carga de trabajo

Placas solares y aerogeneradores eólicos en las Islas.

Placas solares y aerogeneradores eólicos en las Islas. / E. D.

R. Acosta

Las consejerías del Gobierno regional ya concretan las necesidades de personal que requiere la gestión del ingente volumen de fondos europeos que llegan a Canarias para la recuperación tras la pandemia y con el objetivo de reorientar el modelo económico de las Islas. Solo las consejerías de Transición Ecológica, Administraciones Públicas y Hacienda reclaman más de 200 efectivos nuevos para poder asumir la planificación, dirección y gestión de los fondos Next Generation ante la imposibilidad de hacerlo con el personal con el que cuentan estos departamentos. Advierten que con el presupuesto ordinario y las necesidades actuales, junto a la falta de personal, no podrían justificar el gasto en tiempo y forma debido a las exigencias de Bruselas, que ha impuesto un horizonte temporal para su ejecución.

La planificación elaborada por la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial refleja que “no es posible dedicar ninguno de los puestos adscritos actualmente a la Consejería a la realización de las funciones que requerirán los fondos Next Generation EU”, según se recoge en su instrumento de planificación. Pese a que el decreto ley 4/2021 establece como opción preferente que la gestión de los fondos la asuman los funcionarios de plantilla a través de traslados de puestos temporales e incentivos retributivos, los distintos departamentos avisan que es una tarea casi imposible asumir la carga de trabajo que eso supone con el personal actual si no se quiere dejar de lado los asuntos ordinarios de cada departamento, algo que tampoco es viable porque supondría la parálisis de la Administración autonómica.

Transición Ecológica es el departamento estrella de los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia debido a que Bruselas ha puesto como principal vector para los próximos años al Pacto Verde, las energías renovables y la economía circular, entre otras prioridades. El departamento que dirige José Antonio Valbuena plantea programas y proyectos por un volumen de 1.758 millones de euros. «La llegada de los fondos Next Generation EU supondrá un incremento de la ya de por sí elevada carga de trabajo, que no podrá solventar con los puestos ya existentes en su RPT (Relación de Puestos de Trabajo)», recoge la propuesta realizada por la Consejería. En un primer momento los cálculos apunta a la gestión de más de 600 millones de euros adicionales, que pueden incrementarse a medida que se presenten proyectos y la Comisión Europea los vaya aprobando. El personal de refuerzo necesario para las nuevas unidades administrativas que se van a crear en Transición Ecológica requiere de más de un centenar de efectivos de las diferentes categorías, es decir, desde licenciados, ingenieros, biólogos o geógrafos a administrativos y auxiliares administrativos. Todos ellos tendrán que ser formados con cursos específicos sobre el trabajo que van a desarrollar.

Por su parte, las consejerías de Hacienda y Administraciones Públicas son los departamentos transversales de la Comunidad Autónoma responsables de la coordinación técnica, presupuestaria y de recursos humanos en la gestión de los fondos europeos. La Dirección General de Planificación y Presupuesto, la Intervención General de la Comunidad Autónoma y la Dirección General de Función Pública reclaman hasta 94 empleados más para asumir la carga de trabajo que suponen las nuevas tareas con nuevas unidades administrativas creadas ad hoc para gestionar los fondos Next Generation.

Estas tres consejerías son las primeras que tienen ultimados sus instrumentos de planificación porque son las encargadas de la coordinación general, por un lado, y la que más fondos va a gestionar y, por lo tanto, la que requiere más personal, en el caso de Transición Ecológica. En las próximas semanas el resto de consejerías y organismos autónomos irán presentando sus necesidades, lo que puede suponer un notable alza de las demandas de nuevos efectivos por encima de las previsiones iniciales.

Uno de los principales problemas a resolver es la duración de la vinculación laboral de los nuevos efectivos a la Administración una vez sean contratados. Transición Ecológica prevé sus necesidades para al menos cinco años ya que los fondos destinados a los nuevos sectores económicos se prevé que se puedan ejecutar hasta 2027. Se trata de un periodo de tiempo que rebasa la pretensión del Gobierno central de que el nuevo personal interino que vaya entrando en la Administración no esté más de tres años o máximo cuatro en caso de prórroga. Algunos dirigentes sindicales advierten que el Gobierno se puede ver en tres o cuatro años con el mismo problema que ahora, es decir, que se incremente la plantilla de interinos y temporales, aunque para entonces ya habrá sanciones e indemnizaciones a tenor de la planificación que se está realizando.

Otra cuestión que tendrá que dirimirse en los próximos meses es la resolución de los concursos de traslados que acaba de poner el marcha el Gobierno después de 14 años. La gestión de los fondos europeos va a condicionar este concurso ya que las consejerías pretenden que los funcionarios de carrera con más experiencia en la tramitación de fondos europeos se adscriban a las nuevas unidades.