El ministerio de Migraciones apura el ritmo de los traslados de migrantes desde Canarias hasta la Península. Con el objetivo de descongestionar las Islas, desde principios de abril, 1.800 personas llegadas de manera irregular a las costas canarias han sido desplazadas a otros puntos del territorio nacional. Con esto, en el Archipiélago quedan actualmente menos de 4.000 migrantes de los más de 27.500 que arribaron en los últimos 17 meses. El Gobierno de España estima que el número de personas desplazadas desde los campamentos de acogida podría llegar a las 6.000 a finales de mayo. Las cifras actuales ratifican que el plan de derivaciones anunciado en febrero por el Ejecutivo central continúa adelante, pese al amago de bloqueo por parte del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, quien aseguró en el Senado que “ni organiza, ni gestiona ningún tipo de viajes o traslados a la Península” y que las derivaciones se limitan a las personas vulnerables y a las beneficiarias de asilo.

El número de desplazamientos a la Península que se ha materializado en lo que va de año desentona con la situación de 2020, cuando miles de migrantes permanecía atrapados en los complejos turísticos del sur de Gran Canaria o en el muelle de Arguineguín, que llegó a hacinar a más de 2.500 personas. En el peor momento de la crisis, los ministerios responsables no facilitaron la derivación de los migrantes y esto ocasionó conflictos y tensión en algunos sectores de la sociedad canaria. El cambio de parecer en la autorización de las derivaciones ayuda, por un lado, a aliviar la situación límite de los macrocampamentos y, a su vez, a liberar plazas para poder dar respuesta a un posible repunte de llegadas. No obstante, según los datos publicados por el Ministerio de Interior, en el primer cuatrimestre de 2021 se ha confirmado una importante reducción en el número de personas que han alcanzado las costas isleñas de manera irregular.

En lo que va de año, han arribado 4.411 personas, frente a las 19.090 que hicieron lo propio en los últimos cuatro meses de 2020. La cifra de pateras rescatadas también se ha reducido, pasando de 609, entre septiembre y diciembre de 2020, a las 123 de este año. El peor de mes de la crisis humanitaria fue el pasado noviembre, cuando 8.157 personas llegaron a las Islas a bordo de 230 embarcaciones precarias.

Ante la intensa llegada de migrantes, en noviembre, el ministro Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, presentó el Plan Canarias de acogida de personas inmigrantes, que incluía siete recursos alojativos en tres islas, con entre 6.000 y 7.000 plazas. Actualmente, según informan desde la Delegación del Gobierno, hay 3.911 personas alojadas en estos campamentos humanitarios (462 en el Canarias 50; 1.062 en Las Raíces; 910 en Las Canteras; 283 en el Colegio León; 130 en El Matorral; y 64 en la nave cedida por Bankia).

Con los traslados previstos para esta semana, se prevé que el número de personas acogidas dentro de los centros del Plan Canarias se reduzca hasta las 3.000. En concreto, el Ministerio se propone reducir a final de mes el nivel de ocupación del acuartelamiento de Las Raíces a la mitad. Este macrocampamento, ubicado en La Laguna, llegó a albergar a más de 1.500 personas. En su interior se han ocasionado varios altercados provocados por las duras condiciones en las que viven los migrantes, quienes han llegado a organizar protestas para reclamar la mejora de las instalaciones y de la atención que reciben.

Otra vía para desahogar la situación de Canarias ante la presión migratoria son las deportaciones. España tiene acuerdos con Marruecos, Mauritania y Senegal para la devolución de migrantes. Sin embargo, los vuelos para retornar marroquíes se vieron suspendidos a finales de marzo, cuando el país alauí cerró su espacio aéreo, en prevención contra la propagación de la covid-19 y la entrada de nuevas variantes del virus. Ayer, las autoridades marroquíes extendieron hasta el próximo 10 de junio la suspensión de los vuelos con 41 países, entre ellos España. Por esto, de momento, no se podrá retomar la repatriación de 80 marroquíes a la semana como se venía haciendo hasta hace un mes.

A los cerca de 4.000 migrantes que la Delegación del Gobierno estima que hay en el Archipiélago, hay que sumar a cerca de 2.800 menores extranjeros no acompañados, que están bajo la tutela del Gobierno de Canarias.