El avión de Salvamento Marítimo que rastreó ayer la franja de mar comprendida entre Fuerteventura y Tarfaya (Marruecos) no ha encontrado la neumática que pedía auxilio desde esa zona, y se ha recibido otra alerta de salida de una nueva patera, esta vez desde Dajla. A bordo de la neumática viajan 50 inmigrantes, entre ellos diez mujeres y cuatro menores, que pidieron ayuda por teléfono a través del colectivo Caminando Fronteras, porque aseguraban que el fondo de su lancha se estaba rasgando y corrían peligro de hundirse.

Salvamento Marítimo ha recibido información del centro de coordinación de emergencias de Rabat de que una patrullera de Marruecos se ha incorporado también a la búsqueda.

Mientras tanto, se ha recibido otra alerta de salida: en concreto, de una patera que supuestamente habría partido hacia Canarias desde Dajla, en el sur del Sahara, este lunes con 48 inmigrantes a bordo, entre ellos 17 mujeres y seis menores. Tampoco se tienen noticias por el momento de su paradero.

Por otro lado, doce adultos y un menor de edad en un aparente buen estado de salud fueron ayer detneidos en tierra firme procedentes de una patera hallada vacía en los alrededores del cabo de las Huertas de la ciudad de Alicante. Según la Cruz Roja y el Cuerpo Nacional de Policía, se hallóen la orilla la patera vacía, y se ha desplegado un dispositivo de búsqueda de los ocupantes.

Poco después han sido localizadas seis personas y más tarde otras siete en las calles cercanas al faro, dentro de un operativo en el que no se descartan más interceptados.

Además, también en la Península, la Guardia Civil interceptó ayer cinco pateras con 42 inmigrantes argelinos adultos en buen estado de salud que trataban de alcanzar la costa murciana, lo que ha conseguido la primera de ellas, que ha tocado tierra sobre las 9 de la mañana con 12 personas en la cala Cocón, del cabo de Palos.