Unas 70 personas tomaron parte en la tarde de ayer en la concentración celebrada en el casco histórico de La Laguna a favor de la libertad del rapero Pablo Hasél, dentro de las movilizaciones desarrolladas a nivel nacional e, incluso, internacional por dicha causa. El acto, que tuvo su epicentro en el entorno de la iglesia de Nuestra Señora de La Concepción a partir de las 18:00 horas, se desarrolló de forma pacífica y no hubo altercados, ni graves daños, como ha ocurrido en ciudades como Barcelona, Madrid o Valencia, entre otras.

Nada más empezar los antifascistas a gritar sus consignas, un adolescente en solitario se puso frente a ellos con una bandera española que sacó de su mochila y un casco de bicicleta.

13

Concentración en La Laguna en favor del rapero Pablo Hasél Carsten W. Lauritsen

Segundos después, un agente de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional lo invitó, agarrado del brazo, a retirarse hacia la calle El Tizón para evitar provocaciones y posibles enfrentamientos. Pero los antifascistas no se dieron por aludidos en esa ocasión. Los organizadores de la protesta aprovecharon la ocasión para gritar sus habituales consignas contra los policías, la democracia, la monarquía o los fascistas.

Dos ciudadanos ultraderechistas lanzaron insultos y gritos en favor de los cuerpos de seguridad, entre otras cosas. Ese fue el momento de más tensión, ya que los antifascistas y los de ideología opuesta quedaron a pocos metros de distancia, en la esquina entre las calles La Carrera y El Tizón. Pero los integrantes de la UIP avanzaron varios metros y no se produjo enfrentamiento violento alguno. Más de una hora después de haber empezado la reivindicación, los organizadores del acto decidieron desplazarse hacia la avenida de La Trinidad, la calle Barcelona y Heráclio Sánchez, donde, al final, los participantes se dispersaron.

Concentración en La Laguna por la libertad de Pablo Hasél E. D.