Duro encontronazo ayer en el Senado entre la vicepresidenta primera del Gobierno central, Carmen Calvo, y el senador de CC, Fernando Clavijo. El nuevo líder de CC se estrenó en el cargo desde su escaño en la Cámara alta haciendo una dura crítica a la política migratoria por parte del Estado, al que acusó de “abandonar a Canarias” y de convertir a las Islas en una “cárcel para los migrantes”; la número dos del Ejecutivo de Pedro Sánchez reprochó al dirigente nacionalista de “utilizar Canarias” para la crítica política pero no para “ayudar a Canarias”, reclamándole que lo haga “apoyando unos Presupuestos que van a llevar a las Islas 5.500 millones para ayudar en tantas cosas”.

Calvo defendió la política migratoria del Ejecutivo central y la atención que está prestando a la crisis que vive el Archipiélago y mencionó precisamente los 10 millones aprobados ayer por el Consejo de Ministros para la atención y acogida de los menores no acompañados que permanecen en Canarias, al tiempo que lamentó que Clavijo forme parte del grupo de políticos “que en lugar de dar trigo, sólo se dedican a predicar”, recordándole que como expresidente de la Comunidad Autónoma debería conocer la dificultad de abordar una crisis migratoria como esta.

La vicepresidenta primera centró su respuesta al senador nacionalista tratando de lanzar dos ideas fundamentales: que toda la política migratoria tiene como objetivo trasladar el mensaje a las mafias de que “Canarias no será la puerta de entrada ilegal en Europa”, y atender la emergencia humanitaria que supone la llegada masiva de migrantes, acondicionando las instalaciones precisas para su acogida y atención.

El dirigente de CC exige al Gobierno que pida disculpas a Canarias por la descoordinación

“Tenemos intención de seguir trabajando para tener la mejor logística preparada para atender a los migrantes y para mandarle un mensaje nítido a las mafias que trafican con ellos, que Canarias no es ninguna ruta para entrar ilegalmente en Europa”, recalcó Calvo en su primera respuesta a Clavijo, quien le había preguntado si el Gobierno “tiene pensado pedir disculpas a los canarios por la absoluta descoordinación en materia migratoria”, por el “tratamiento indigno en el campamento de la vergüenza de Arguineguín”, o “por las continuas mentiras y falta de respeto en las visitas de sus ministros a Canarias”.

“No se puede entrar a través de Canarias de una manera ilegal en Europa”, insistió la vicepresidenta, quien trató de justificar los problemas de gestión de la crisis en la “dificultad” que entraña poner en práctica las numerosas medidas que, según ella, se están aplicando para hacerle frente. “Usted sabe de las dificultades, más aún en unas islas, de disponer de espacio, de la calidad de los mismos, licencias e intervenciones en las que hemos tenido que trabajar, recursos extras de la Administración del Estado, y coordinar a las administraciones que tienen que ayudar en Canarias”, explicó la vicepresidenta. Además, resaltó como una de las iniciativas cruciales del Gobierno central el “intentar implicar de una manera importante las políticas europeas porque Canarias es frontera sur de Europa”. “Sabe que eso no es fácil haciéndolo con dos criterios, protección de derechos humanos y seguridad de nuestras fronteras”, le trasladó Calvo al senador de CC.

“Yo esperaba que usted, como ha gestionado gobernando en Canarias, tuviera una mayor capacidad de equilibrio, de prudencia. Tengo la sensación de que está usted en otra cosa. Póngase de este lado y ayude a Canarias, no lo contrario”, resaltó la también ministra de la Presidencia.

“Nos dejan abandonados”

Clavijo replicó acusando al Gobierno central de “no escuchar”, asegurando que “de facto, lo que ustedes están haciendo es convertir a las Islas en una cárcel. Ustedes no le están mandando un mensaje a las mafias. Las mafias y la migración van a seguir existiendo gracias a la actuación del Gobierno”. Por el contrario, el senador considera que lo que sí está haciendo el Ejecutivo estatal es “mandarle un mensaje nítido a los canarios, que no les importamos nada”. Clavijo afirmó que “este problema ya lo tuvimos en el 2006, y se solucionó, y se colaboró. Pero ustedes siguen sordos y ciegos porque no hay elecciones cerca”. Y esa “despreocupación”, subrayó, “ha quedado acreditada por la vicepresidenta primera del Gobierno, que no solo no es capaz de responder a una pregunta sobre la descoordinación en materia migratoria sino que, lejos de aportar respuestas o soluciones, habla de la celebración de un congreso de turismo digital en La Palma o de si se apoyan o no los PGE”.

“No es que no nos dejen atrás, sino que nos dejan abandonados”, insistió el senador de CC, quien consideró que “el trabajo que dicen que están haciendo brilla por su ausencia, y lo único que han hecho ha sido trasladar del Puerto de Arguineguín a otros sitios de las Islas a los migrantes”.

El nacionalista pidió a Calvo que atiendan la llamada de comunidades como el País Vasco o Valencia, que ya se han ofrecido para acoger un cupo de migrantes, y de que el Gobierno “tome conciencia de lo que está ocurriendo, porque si al final ocurre algún problema serán ustedes los únicos responsables por su dejación, su abandono, su prepotencia y su arrogancia”.