Locales municipales de la playa de Las Alcaravaneras han sido ocupados por ocho de los 227 migrantes liberados de Arguineguín que la semana pasada fueron trasladados hasta Las Palmas de Gran Canaria y desembarcados en la Plaza de La Feria, frente a la Delegación del Gobierno en Canarias. Los migrantes duermen en estos locales y no tienen ni agua ni comida, usan las duchas de la playa para asearse y se buscan la vida para comer algo.

La asociación de vecinos del barrio de Alcaravaneras ha alertado de lo sucedido, ya que uno de los locales ocupados es su lugar de reunión habitual. Según informa el portavoz adjunto del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Ángel Sabroso, los vecinos han avisado a la administración municipal, sin que nadie del grupo de Gobierno haya intervenido hasta el momento. Mientras tanto, el número de migrantes en los locales aumenta cada día.

Ante la falta de respuesta a los vecinos por parte del Gobierno municipal, el portavoz popular ha pedido este lunes tanto al Ayuntamiento como a la Delegación del Gobierno que "busquen un sitio para los migrantes que están abandonados en la capital". Sabroso cifra en un centenar los migrantes que en el martes de la semana pasada se desperdigaron por las calles de Las Palmas de Gran Canaria sin control ni atención alguna y en estos momentos deambulan por la ciudad.

“Hay que controlar esta situación antes de que pueda derivar en un problema de seguridad”, enfatiza Sabroso, quien recuerda que dejar a los inmigrantes abandonados a su suerte en las calles de la capital sin agua ni comida, no sólo es “vergonzoso e inhumano, sino que muestra de forma muy clara que la política social de PSOE-Podemos-NC en nuestra ciudad es sólo cartón-piedra”.

Repatriaciones

“La atención social se limita a titulares vacíos y entrevistas de cuatro páginas pagadas para intentar camuflar la inexistencia de acción y ni tan siquiera preocupación”, critica. Al mismo tiempo, reclama que se recopilen "los datos de las personas que están durmiendo en las calles de la ciudad", para determinar el incremento experimentado desde el pasado martes de personas que están sin recursos ni atención alguna.

 Sabroso lamenta que lo que está pasando en los locales de propiedad municipal de la playa de Las Alcaravaneras “es sólo un ejemplo de lo que debe estar pasando en otros puntos de las calles e inmuebles de la ciudad”, tras la marcha de 100 personas de los 227 que fueron trasladados desde Arguineguín a la capital grancanaria. “Que en sólo una noche se incremente las personas sin hogar en las calles de Las Palmas de Gran Canaria en cien inmigrantes, no puede tener como respuesta del Ayuntamiento el pasotismo y la inacción. Si no se actúa, si no se controla, se localizan y se busca una solución, se está tentando a la suerte y jugando con la seguridad de la ciudad”, afirma el edil del PP.

 

Hasta ahora se han producido ocupaciones ilegales de dependencias públicas, pero “¿qué será lo siguiente para conseguir alimentos?”, se pregunta Sabroso, quien afirma que se está tardando en actuar, y Delegación de Gobierno y Ayuntamiento “no pueden mirar para otro lado tal y como está haciendo el Gobierno de España con Canarias”.

Desde el PP recuerdan que hay que atender a estas personas y después repatriarlas. “No hay más salida que esa y mientras se tramitan las repatriaciones, con la dificultad añadida del Covid-19, hay que derivarlas a otros puntos de la Península y de Europa, porque a lo que PSOE y Podemos están condenando a Canarias es dejarla tirada a su suerte, algo que ya está afectando a nuestra economía, la enorme crisis social que atravesamos y las calles de nuestra ciudad”, concluye.