El Ministerio del Interior retomará el 10 de noviembre los vuelos de devolución de inmigrantes en situación irregular desde Canarias a Mauritania, que están suspendidos desde marzo, cuando la pandemia provocó, entre otras cosas, un cierre de fronteras general.

Fuentes confirmaron a Efe ayer la sospecha que ya circulaba en los últimos días entre las ong que trabajan en la acogida a los inmigrantes: el próximo martes habrá un vuelo de devolución a Nuadibú, que partirá de Madrid con escala en Gran Canaria. España mantiene desde 2003 un acuerdo con Mauritania por el que este país acepta que se le entregue a cualquier inmigrante llegado a Canarias, con independencia de su nacionalidad, si salió de sus costas o transitó por su territorio.

La noticia de que vuelven las deportaciones ha causado también cierto desconcierto entre las ong que trabajan con inmigrantes, porque no saben quiénes serán los afectados, si solo los retenidos ahora en los CIE o habrá detenciones en los centros de acogida para expulsar a más personas, con el efecto que ello tendría sobre estas últimas instalaciones, de potenciales abandonos por temor a una expulsión. El CIE de Hoya Fría está vacío y el de Gran Canaria solo cuenta con 23 internos, tras haber salido de él los malienses que habían sido recluidos allí tras su reapertura, de acuerdo con los datos que maneja CEAR en Canarias.