Respaldo sin paliativos ayer de Pablo Casado a la presidenta del PP en Canarias, María Australia Navarro. La reestructuración del equipo directivo de la formación anunciada ayer deja fuera a Asier Antona, hasta ahora secretario ejecutivo de Política Autonómica. Lo sustituye el diputado alicantino César Sánchez. En la directiva sí caben otros dos nombres canarios: la alcaldesa de Arrecife, Astrid Pérez, y el alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez. Ambos también diputados en el Parlamento de Canarias. A propuesta del secretario general del PP, Teodoro García Egea, y de Navarro, Domínguez formará parte del comité electoral nacional mientras que Pérez se incorporará al área de Comunicación.

Con este movimiento, en la nueva estrategia que empieza a esbozar el líder de los populares de cara a la segunda parte de la legislatura, Navarro gana puntos en Canarias, ve recompensada su labor en estos meses y se afianza frente a quienes, en el seno del partido, veían aún posibilidades de que Antona recuperara el sillón presidencial.

De hecho, el PP nacional ha dejado a las Islas fuera del proceso de renovación territorial puesto en marcha en julio para afianzar el liderazgo de Casado. El congreso regional de los populares no está, de momento, en la agenda de Génova y probablemente no habrá congreso regional hasta 2022, año preelectoral.

Navarro salió de secretaria general del partido tras la celebración del último cónclave en 2017 y dos años después ascendió a la presidencia del partido tras la dimisión de Asier Antona. Su estrategia para bloquear cualquier acuerdo con Coalición Canaria tras las elecciones autonómicas, mientras se acercaba al PSOE en busca de un pacto de Gobierno, no gustaron a la cúpula del PP que acabó forzando su salida de la política regional con el nombramiento del palmero como senador por la Comunidad Autónoma.

Con la fecha del congreso cada vez más lejos y fuera de la dirección del partido, Antona pierde visibilidad, aquí y en Madrid. Su único cargo ahora es como portavoz adjunto del Grupo Popular en la Cámara Alta.

Antona explicaba ayer fue el propio Casado el jueves quien le comunicó su intención de relevarlo en la Junta Directiva Nacional. Según su versión: "el presidente nos ha pedido a los que tenemos duplicidad en puestos de dirección en el ámbito nacional que nos centremos solo en uno y asumamos en exclusiva esa responsabilidad. Así lo haremos todos aquellos que estamos en esa situación. Por ello", asegura, "y después de hablar con el presidente, y esta mañana [por ayer] con el secretario general [Teodoro García Egea], elegí dejar la Secretaría Ejecutiva de Política Autonomíca y centrarme en la dirección del Senado. Creo que desde la portavocía adjunta del Senado contribuyo mejor en la defensa de los intereses de Canarias". "Es lo razonable y aplaudo esa decisión. España vive un momento crucial y requiere del esfuerzo de todos", subrayaba en un escueto comunicado.

Nuevo camino

La dirección nacional del PP ratificó los nuevos nombramientos por unanimidad. Los populares parece que encaminan ahora la dirección del centro derecha; con la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del Grupo Popular en el Congreso se apartan de posturas más extremas que lo asimilaban a Vox. Según palabras de Casado a la Junta Directiva, reunida de forma telemática, estos relevos son oportunos porque la formación popular debe tener la "puerta ancha" y ser la "casa común" del centro derecha. E instó a sus nuevos compañeros a "evitar las trampas" con las que, en su opinión, les quieren "distraer" otros partidos en esta legislatura, esto es, "evitar la trampa de la crispación" porque "actuar con agresividad" no es "propio del PP", pero tampoco ponerse "de perfil" ante los problemas.

No se trata, dijo, de "elegir entre convicciones y votos", ya que "sin convicciones no se puede ganar" elecciones y además "la sociedad espera" del PP "argumentos y razones" frente a la izquierda.