La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró ayer que espera que la propuesta consensuada con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para la utilización del superávit y los remanentes de las entidades locales obtenga el apoyo mayoritario por parte de la junta de gobierno de la agrupación municipalista. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montero puso en valor las negociaciones con la FEMP llegando a reconocer incluso que ha habido elementos que han ido variando en el proyecto para la utilización del superávit por parte de las entidades locales.

"Es un proceso dinámico que vamos recorriendo y trabajando y que espero que culmine con el voto favorable de la FEMP para llevarlo al Congreso", subrayó María Jesús Montero al ser preguntada por estas negociaciones.

Según se desprende de un borrador, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio de Hacienda y la agrupación municipalista resolvieron que las entidades locales con superávit se lo tienen que prestar al Estado, que luego se lo devuelve como ingresos no financieros. De este modo, tal y como se recoge en el borrador, los ayuntamientos tendrían que prestar voluntariamente sus ahorros a las arcas públicas y luego se les devolvería mediante dos ingresos en 2020 y 2021 de 5.000 millones de euros. El resto, se lo queda Hacienda y se lo reintegrará en un plazo de diez años.

Eso sí, el propio presidente de la FEMP y alcalde de Vigo, Abel Caballero, aseguró el pasado miércoles que las negociaciones con Montero "están avanzadas" pero desde la agrupación municipalista aún no las dan por cerradas. Precisamente por eso, postergó la reunión de la junta de gobierno, prevista para el viernes pasado, a esta semana. Otra de las razones del aplazamiento de la reunión es el rechazo generalizado que ha provocado la propuesta entre los alcaldes del PP, Cs y Podemos, además de los pertenecientes a todas las formaciones nacionalistas. En el PSOE hay división de opiniones en torno a esta propuesta.