La destitución de Teresa Cruz como consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias En ese marco se expresaron ayer desde el PSOE de Tenerife en las instituciones, con la excepción de su líder, el secretario general insular y presidente del Cabildo tinerfeño, Pedro Martín, advirtió de que planteará el asunto en los órganos del partido cuando proceda. "Entrar en otro debate sería una frivolidad con la que está cayendo", apostilló. Línea en la que coincidió la alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Hernández, sino de seguir trabajando todos juntos para acabar con esta pesadilla, cada uno en sus competencias y cooperando los unos con los otros".

Sin embargo, Teresa Cruz -que ayer acudió a su despacho a recoger sus pertenencias- sale del Ejecutivo regional con el reconocimiento público al trabajo realizado en los 252 días transcurridos desde su nombramiento oficial (17 de julio de 2019). "En menos de un año de trabajo, la consejera ha mostrado una sensibilidad especial con materias muy importantes para Canarias que el Gobierno anterior tuvo olvidadas", aportó José Miguel Rodríguez Fraga, alcalde de Adeje.

Los alcaldes del Sur

El Sur, su zona de procedencia, sostiene que "ha sido una buena consejera de Sanidad". Lo afirma José Julián Mena, el regidor de Arona, quien pone en valor la "apuesta evidente" de Cruz "por un modelo público y de calidad" de la sanidad. Como ejemplo, el compromiso por desbloquear y culminar el hospital comarcal, "después de décadas de dejadez con respecto a una infraestructura tan importante para Arona y el conjunto de la comarca".

El trabajo de la ya exconsejera de Sanidad (el BOC publicó ayer su cese) también es objeto de reconocimiento por parte del alcalde de Puerto de la Cruz, Marco González, porque "mostró cercanía a las gestiones que desde esta ciudad hemos necesitado y, por lo tanto, tiene toda mi empatía y cariño personal". Su compañera de Gobierno, María José Guerra (Educación), califica de "ejemplar" la labor de Teresa Cruz, resaltando que su actuación permitió controlar la crisis del coronavirus "mejor aquí que en otras comunidades". "Reconocimiento y agradecimiento" son las palabras de Guerra hacia Cruz, consciente de las dificultades que ha pasado el equipo de Sanidad "por la falta de suministros", pero han hecho un gran trabajo "en condiciones adversas", valorando la capacidad de su excompañera y el "acierto" en las medidas tomadas con el primer caso de coronavirus en La Gomera y al aislar a los clientes de un hotel de Adeje.

Guerra supone que Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno canario, tenía su información, pero, desde su experiencia, concluye que "no he visto motivos" para una decisión que respeta. De hecho, se mostró muy afectada y así se lo trasladó el titular del Ejecutivo durante el Consejo de Gobierno celebrado ayer.

Legitimidad "incuestionable"

Una libertad para designar y cesar a los miembros del Ejecutivo que nadie cuestiona a Torres "y, por tanto, su legitimidad es incuestionable", indicó Mena, si bien hay coincidencia en que "no es el momento para entrar en debates que ya no nos van a conducir a nada", apuntó Rodríguez Fraga. "Ya llegará la ocasión de detenernos a reflexionar en el lugar y en el momento en que toque hacerlo", puntualizó mientras Martín coincidía en que "lo prioritario ahora es combatir esta situación sanitaria (Covid-19). Después, hablaré en los órganos del partido".

Todos esperan de Julio Pérez, el sustituto de Cruz, la misma "sensibilidad" que ella tuvo con la Sanidad de la Isla en solo nueve meses, si bien el sur de Tenerife recuerda su paso por el área como una de las contribuciones al bloqueo al desarrollo del proyecto del hospital comarcal, obstaculización de la que la plataforma social que reivindicó esta obra hace copartícipe a Román Rodríguez, nombre que ayer vincularon algunos socialistas consultados a la destitución de Cruz Oval.