23 de marzo de 2020
23.03.2020
Crisis del coronavirus

Torres prepara cambios en gestión sanitaria contra el coronavirus

Canarias urge al Estado el envío de 'kits' y material sanitario v El presidente pide restringir la actividad de sectores no esenciales

23.03.2020 | 03:48
El presidente del Ejecutivo regional, Ángel Víctor Torres, ayer en su despacho, durante un momento de la videoconferencia con el resto de presidentes autonómicos y Pedro Sánchez.

El presidente del Ejecutivo regional, Ángel Víctor Torres, no descarta realizar cambios en la gestión de la crisis sanitaria contra el coronavirus. "Cualquier circunstancia que tengamos que corregir y sobre la que tomar una decisión pertinente, no habrá duda de que lo haremos", aseguró ayer en la rueda de prensa posterior a la reunión telemática que Pedro Sánchez mantuvo con todos los presidentes autonómicos. El pasado jueves ya creó el comité de gestión presidido por él mismo y en el que también participan el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez; el consejero de Transportes, Sebastián Franquis; y el consejero de Administraciones Públicas, Julio Pérez. En este órgano la iniciativa de la Consejería de Sanidad, dirigida por Teresa Cruz, queda diluida. Buena parte de los consejeros del Gobierno muestran cierto malestar ante lo que consideran una deficiente labor de Cruz y su equipo, una posición crítica que también ha adoptado el personal sanitario ante el caos organizativo del área de Sanidad y la falta de información y herramientas necesarias para hacer frente al avance del Covid-19.

La necesidad de dar respuesta al desafío planteado por la pandemia del coronavirus ha conducido a Torres a echar mano de dos conocedores de la materia: Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de la Salud (SCS) durante la pasada legislatura y actual secretario general técnico de la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, y José Julián Istúriz, que contribuyó en su momento a la creación del Servicio de Urgencias Canario y actual director general de Patrimonio y Contratación. También la necesidad de garantizar una adecuada respuesta ante el avance del virus llevó al Gobierno a solicitar al final de la semana pasada la colaboración de la sanidad privada, sorprendida en parte por la tardanza del Ejecutivo en requerir sus recursos ante el estado de alerta sanitaria declarado en el país.

Torres señaló ayer que el Ejecutivo regional ya ha contratado a 600 sanitarios para reforzar las plantillas y que Canarias cuenta con 409 camas de UCI o equivalentes "de la sanidad completa". De éstas, 152 están ocupadas y 32 por pacientes con coronavirus, lo que implica que quedan disponibles 248, una cantidad que para el presidente se sitúa "en los límites normales" para contrarrestar la crisis sanitaria. Torres recordó que ya se ha contactado con las patronales hoteleras en caso de que se precisen más y que el Gobierno ya ha puesto a disposición los hoteles escuelas.

Evolución "moderada"

En la segunda reunión por videoconferencia de presidentes autonómicos convocada por Pedro Sánchez, el líder canario ha reclamado que se disponga con urgencia de todo el material necesario para que el personal sanitario y sociosanitario ejerza su labor con seguridad y fluidez. El jefe del Ejecutivo regional también ha solicitado la llegada, cuanto antes, de kits para realizar pruebas masivas y conocer el verdadero alcance de la expansión del coronavirus en las Islas. Torres advirtió, en este sentido, que si bien Canarias se encuentra entre las regiones que presentan una evolución "moderada" de la expansión del Covid-19, es de esperar que, con el aumento de pruebas rápidas, la cifra incremente. Aun así, el presidente regional evitó hablar de un posible colapso de los servicios sanitarios y subrayó que el Archipiélago cuenta con "camas preparadas" para lo que pueda venir: "En estos momentos son suficientes para lo que se prevé en el futuro".

Sánchez comunicó ayer a las comunidades autónomas que el Consejo de Ministros prorrogará el estado de alarma 15 días, una decisión que requiere de su aprobación en el Congreso de los Diputados. Torres hizo hincapié en que el confinamiento es, a falta de una vacuna, la mejor medida para frenar el avance del virus. Por eso valoró de forma positiva la orden del Ministerio de Sanidad que decretó el cierre de los alojamientos turísticos y la limitación de las conexiones del Archipiélago, que desde el jueves solo cuenta con 17 vuelos con la Península, 18 entre las islas y 26 enlaces marítimos. Torres abogó, incluso, por ser aún más restrictivo en este aspecto. También en lo que se refiere a la continuidad de algunas actividades. Si bien no especificó qué sectores, el también líder de los socialistas isleños trasladó a Sánchez la conveniencia de valorar, junto con expertos sanitarios, la suspensión de la actividad de aquellos segmentos que continúan activos y no son esenciales. El objetivo es reducir, todavía más, el tránsito de personas en la calle.

La paralización de diversos sectores -como el comercio o la hostelería- ha conducido a la economía a una situación sin precedentes. En Canarias el cese de la actividad turística tiene un impacto significativo, dado el peso del turismo en la aportación del PIB canario y las numerosas actividades que orbitan en torno a él. En el Archipiélago aún se encuentran 20.000 turistas que, paulatinamente, irán dejando las islas en los próximos días. El Gobierno pretende que en la medida de lo posible éstos puedan regresar a sus casas antes de que se cumpla el plazo para el cierre de los hoteles y apartamentos, que finaliza el jueves. Y aunque los esfuerzos del Ejecutivo se centran ahora en frenar el avance de la pandemia, Torres expuso que también es importante no perder de vista las medidas que hay que articular para promover la recuperación de la comunidad "el día después" de haber ganado la batalla.

El presidente regional pidió a Sánchez, por ello, la flexibilización de la regla de gasto para poder disponer de los fondos congelados destinados al superávit. La semana pasada la Comisión Europea planteó la suspensión temporal de la aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, dejando así abierta la puerta a que los gobiernos eleven su gasto público para combatir el avance y los efectos económicos del coronavirus.

El desbloqueo del superávit de la región, junto con el adelanto de las entregas a cuenta de la financiación autonómica y la liquidación correspondiente a 2018, proporcionaría al Archipiélago entre 600 y 800 millones adicionales para mitigar los embates del Covid-19. "La quiebra económica y social hará que las administraciones públicas tengamos que hacer un esfuerzo económico indudable", apuntó Torres, que requirió la comprensión de Bruselas y el Estado para poder utilizar esos fondos. La agilización de la tramitación de los ERTE -hasta el jueves ya se habían presentado 800 en Canarias- y de las ayudas al desempleo es también , a juicio, un elemento fundamental en la actual situación.

Los trabajos para doblegar y combatir los efectos de la pandemia no cesan. El presidente del Ejecutivo regional mantendrá durante la mañana varios encuentros. El primero de ellos con su Consejo Asesor y, después, con la Fecam, la Fecai y con los grupos parlamentarios. Ya por la tarde, tendrá lugar una reunión del comité de gestión sanitario, a la que se sumarán también varios científicos. Torres advirtió que quedan "semanas muy duras", pero pidió "fortaleza mental" con el convencimiento de que la sociedad ganará la batalla al coronavirus.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España