El alcalde de Valsequillo, Francisco Atta (Asba-NC), y otras cinco personas, concejales y trabajadores municipales, fueron detenidos ayer y declararon como investigados en la Comandancia de la Guardia Civil por presuntos delitos en la contratación de personal y de servicios municipales. La denuncia fue presentada por dos agentes de la Policía Local hace más de un año y, entre otros hechos, incluye una supuesta estafa y malversación en los gastos de combustible que se cargaron al Ayuntamiento.

Seis agentes de la Brigada de la Policía Judicial de la Guardia Civil se presentaron a las 08:45 horas de ayer en las Casas Consistoriales de Valsequillo con la intención de detener al alcalde y entregar las citaciones a los demás investigados para que declararan en la sede de la Benemérita en la capital.

Sin embargo, los agentes abandonaron el edificio dos minutos después porque Francisco Atta no se encontraba en ese momento en el Ayuntamiento. No hubo registros ni incautación de documentos, pero fuentes de instituto armado no descartan que se produzcan más detenciones en las próximas horas. Según fuentes policiales, se investiga a todo el grupo de gobierno actual, formado en mayoría absoluta por los siete representantes de Asociación de Barrios-NC.

Las pesquisas también incluyen a una parte del anterior equipo municipal, cuando el partido liderado por Atta gobernaba en un pacto con el PSOE. Entre los investigados, según las mismas fuentes, se encuentra Víctor Navarro Delgado, anterior líder de los socialistas de Valsequillo y actuar director general de Planificación del Territorio, Transición Ecológica y Aguas del Gobierno de Canarias.

El regidor y los demás investigados, al conocer que se les buscaba, acudieron a prestar declaración a lo largo de la mañana y todos quedaron el libertad, según informó el propio Atta al regresar a mediodía a las oficinas municipales. El caso, dirigido desde el Juzgado de Instrucción Número 1 de Telde, sigue bajo secreto de sumario.

Hace un año, dos agentes de la policía municipal de Valsequillo, ahora en comisión de servicio en San Bartolomé de Tirajana, interpusieron una denuncia por presuntas irregularidades en la contratación del personal del Ayuntamiento y en la facturación de los combustibles suministrados a los vehículos municipales. En 8 de mayo de 2019, a tres días del inicio de la campaña de las elecciones municipales, una quincena de agentes de la Guardia Civil de paisano registraron durante cinco horas las dependencias municipales y se llevaron numerosa documentación.

Investigación

En esta segunda operación policial, los seis agentes desplazados a Valsequillo solo permanecieron un par de minutos en el Ayuntamiento. Ni la Guardia Civil ni el propio Atta quisieron precisar si el motivo era entregar solamente la citación para declarar o también llevarlo arrestado hasta la Comandancia de la capital. Sí se trataría de la fase final de la investigación sobre ese supuesto fraude en la compraventa de los carburantes y en los contratos laborales.

Atta acudió al Ayuntamiento a las 12:15 horas y explicó que había sido citado para declarar dentro del marco de las investigaciones abiertas en mayo de 2019. "Las diligencias están bajo secreto de sumario y no puedo manifestar nada respecto a ello; en cualquier caso, estoy tranquilo, como lo estaba hace un año, y esperando a conocer esas diligencias para poder manifestar lo que opino", apuntó.

Tras asegurar que del sumario solo conoce "lo que se ha publicado en los medios de comunicación", el alcalde dijo que esos dos policías municipales ya habían presentado otras demandas judiciales con anterioridad, siempre coincidiendo con vísperas electorales. "No es la primera denuncia que recibe este Ayuntamiento, contra este alcalde y contra este grupo de gobierno. Todas las demás, que han sido con acusaciones relacionadas con malversación y prevaricación, han sido archivadas, por lo que en este caso estoy absolutamente tranquilo", dijo.