21 de febrero de 2020
21.02.2020

El plátano, el aguacate y la uva, los más afectados por la sequía

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Ejecutivo regional tiene previsto invertir a lo largo de este año 11,2 millones de euros en obras destinadas al riego

20.02.2020 | 22:20
Imagen de archivo durante la última vendimia en las medianías de las Islas.

Los agricultores y ganaderos del Archipiélago miran cada vez más al cielo con la esperanza de que la lluvia irrumpa y riegue el campo. La ausencia de precipitaciones se ha convertido en la tónica de su día a día. El bajo nivel de almacenamiento que presentan los embalses preocupa y el Ejecutivo regional ya trabaja en la elaboración de un plan urgente de desalación para hacer frente a la falta de recursos hídricos con la construcción y mejora de plantas desaladoras. Mientras que el abastecimiento de agua para la población aún no está en riesgo, el sector primario ya sufre los latigazos de la sequía. La escasez de agua ya constituye de por sí un problema, pero su insuficiencia conduce, además, a su encarecimiento. Los cultivos de plátano, aguacate y uva son, de momento, los más afectados.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno canario, dirigida por Alicia Vanoostende, tiene previsto invertir 11,2 millones de euros en obras de riego para este año; un 30% más que en 2019. Mejorar la red de transporte resulta clave en estas condiciones. El plátano, al ser muy exigente en agua, es uno de los cultivos más afectados, pero también el aguacate y los viñedos. Aunque estos dos últimos tipos de plantación no requieren de mucha atención hídrica, Vanoostende expone que en los últimos años se han instalado en zonas de medianías y cumbres donde no suele haber redes de riego.

"Cada isla tiene una casuística totalmente diferente. Lanzarote y Fuerteventura han buscado la desalación y hay otras islas, sobre todo las más occidentales, que tendrán que trabajar en otras vías", sostiene la consejera. Su departamento, en cualquier caso, se centra en mejorar la red de riego y en incentivar su eficiencia. "No es solo decir más agua, sino también gestionar de forma más eficiente la que tenemos y evitar pérdidas", recalca. ¿Cómo? De un lado, con la potenciación del uso de aguas depuradas y la apuesta por sistemas más eficaces que el riego por aspersión que se mantiene aún en muchas zonas. De otro, con la mejora de la red de tuberías. Debido a la obsolescencia de las infraestructuras de distribución se pierde, no en vano, el 29% del agua, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) relativos a hace cuatro años. Una pérdida en la distribución que se suma a la sequía y a los problemas de almacenamiento y producción.

El sector platanero, que ocupa más de 9.000 hectáreas de terreno, no solo tiene que luchar para garantizar el agua para un cultivo intensivo, sino que también ha tenido que lidiar en los últimos tiempos con sobreproducciones, consecuencia de la subida de temperaturas, que le han obligado a buscar nuevos mercados para dar salida al excedente.

Los productores de aguacates dan las gracias por no tener que regar con frecuencia sus cultivos. El aguacate es uno de las plantaciones en crecimiento de las Islas. Los aguacateros ocupaban más de 1.700 hectáreas en 2018, casi el doble -un 92% más- que en 2008, según los últimos datos publicados por el Instituto Canario de Estadística (Istac). La superficie que copan los viñedos, en cambio, ha retrocedido, al pasar de 18.931,8 a 6.467,5. Aun así, estas explotaciones produjeron 16.632,5 toneladas de uvas en 2018; 109,5 más que seis años antes.

Los consejos insulares de aguas son los competentes para declarar la emergencia hídrica en cada isla. El de Fuerteventura ya movió ficha a mitad de enero y proclamó el estado de emergencia por sequía. Los cabildos de Lanzarote y La Palma, así como el Ejecutivo regional, se han decantado, por su parte, por declarar la emergencia climática. Los efectos de la crisis medioambiental son cada día más palpables y la preocupación crece. El Ayuntamiento de Valle Gran Rey, en La Gomera, llevará a pleno extraordinario la petición de declaración de emergencia hídrica, según informa Europa Press. Las corporaciones insulares de Gran Canaria y Tenerife descartan, en cambio, declarar la emergencia climática y sostienen que el abastecimiento de agua está garantizado.

Los consejos insulares de aguas presentan hoy los informes en los que analizan la situación hídrica de cada isla. Con la reunión, en la que estarán presente las consejerías de Transición Ecológica, Lucha Contra el Cambio Climático y Planificación Territorial y la de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno regional, se busca hacer frente a los problemas de abastecimiento de agua que genera, en algunos casos, la sequía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España