13 de febrero de 2020
13.02.2020

"Lo que no vale es penalizar la economía"

Los empresarios son reacios a la aplicación de una fiscalidad ambiental y buscan vías para reducir la huella de carbono

13.02.2020 | 00:00

Las patronales llaman al diálogo y al debate para analizar los pros y contras, pero también las alternativas, de imponer una fiscalidad ambiental al sector turístico, al transporte y a la industria. A falta de conocer más detalles sobre el tributo verde que el vicepresidente y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos del_Gobierno regional, Román Rodríguez, tiene en mente para destinar su recaudación a reducir la huella de carbono en la gestión de los residuos, en el tratamiento de aguas, en el turismo o en la movilidad terrestre, las organizaciones empresariales -cada una con sus propios matices- se muestran reacias a su aplicación, en algunos casos porque consideran que nacen más con un fin recaudatorio que de lucha contra el calentamiento global y cambio climático, y, en otros, por los efectos nocivos que puede acarrear el impuesto para la actividad económica. Para algunas patronales, incluso, ambas consecuencias van de la mano.

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) y la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), Jorge Marichal, asegura que hay que trabajar en iniciativas que no conduzcan a la pérdida de competitividad del sector turístico, el principal motor de la economía canaria, y que "lo único que permiten es engordar las cuentas de la Comunidad Autónoma".

Marichal, que está convencido de que la materialización de una medida así provocará que menos turistas elijan Canarias, esgrime que es más eficiente promover ideas sostenibles. El presidente de la patronal turística señala como ejemplo la instalación de la planta fotovoltaica que Ashotel tiene en su cartera de proyectos, porque no solo reduciría el coste energético de los hoteles, sino que actuaría también como campaña y reclamo para la atracción de más visitantes. Bajo su punto de vista, es importante que los turistas perciban del destino canario esa ventaja y no, según apunta, "una desventaja por tener que pagar una tasa que realmente no se sabe en qué se está utilizando". Marichal afirma, a su vez, que donde ya se ha aplicado tal tributo su recaudación "ha acabado para todo menos para temas sostenibles". La Federación de Empresarios del Transporte también muestra una férrea oposición a la fiscalidad verde. Su presidente, Agustín Espino, reclama al Ejecutivo regional una reunión con todos los sectores para buscar medidas con las que reducir la huella de carbono sin "penalizar" la actividad. "No estamos paseando por la carretera por hobby", recalca.

El presidente de la organización de transportistas lamenta que se recurra a las tasas impositivas cuando se trata de luchar contra el cambio climático, por lo que insiste en que existen "otras fórmulas". Espino, que defiende, por ejemplo, el fomento del transporte escolar colectivo para aminorar las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, cree que se trata de "camuflar" una subida de impuestos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España