04 de enero de 2020
04.01.2020

Torres reclama a Marlaska más agilidad para devolver a los migrantes

El presidente y el ministro comparten la necesidad de aumentar los recursos en los países de origen

04.01.2020 | 01:13
Momento en el que Cruz Roja atiende a los migrantes de origen magrebí, ayer, en Maspalomas.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, reclamó ayer al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, que las devoluciones de los migrantes llegados a las Islas sean "administrativamente más ágiles". Torres acudió como secretario general de los socialistas canarios a la firma en Madrid del acuerdo entre Nueva Canarias (NC) -su socio en el Gobierno regional cuatripartito- y el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez, y aprovechó el viaje para reunirse con el ministro en funciones, al que pidió medidas suplementarias ante el aumento de las pateras que están arribando a las costas isleñas. La reunión de ayer, a la que asistió acompañado por el vicepresidente, Román Rodríguez, fue una sesión preparatoria del encuentro que mantendrán el próximo martes con los técnicos del Ministerio en Madrid para abordar soluciones inmediatas al repunte de migrantes.

En 2019 llegaron a Canarias 2.698 inmigrantes irregulares por el mar, el doble que el año anterior con 1.307 personas. Es la cifra más alta desde la crisis de los cayucos, cuando la situación se tornó insostenible porque venían cientos y miles de migrantes a diario, alcanzándose las 31.678 personas en 2006 en 515 pateras. Solo en estos escasos días del año ya han llegado a Canarias tres pateras con 63 magrebíes a bordo.

Entre los asuntos tratados con Grande Marlaska, y que se concretarán en la reunión técnica del día 8, tanto el presidente como el ministro coincidieron en la necesidad de aumentar los recursos en los países de origen y hacer un esfuerzo mayor en Marruecos, Senegal y Mauritania, al objeto de evitar que las personas se "jueguen la vida partiendo en pateras o cayucos hacia Canarias", expresó el presidente. Según Torres, el año pasado se logró paralizar la salida del 40% de las personas que iban a emprender ese peligroso viaje desde las costas africanas, o lo que es lo mismo, más de 1.600 personas fueron interceptadas antes de partir.

El presidente cerró ayer una agenda con el Ministerio para que el personal técnico de Interior se desplace a Canarias, tras el encuentro del martes, para conocer las instalaciones relacionadas con el control de la inmigración y de acogida. Visitarán infraestructuras como el CIE El Matorral, en Fuerteventura, un inmueble sin utilizar desde 2012 que fue clausurado en junio de 2018 por el propio titular de Interior. "La intención es que se valoren los recursos disponibles, se mejoren y se abran algunos con urgencia", precisó el presidente, quien anunció que Grande Marlaska se ha comprometido a viajar a Canarias también en este mes de enero para comprobar la situación in situ y el desarrollo de las medidas que se van a poner en marcha.

El presidente no aclaró, no obstante, si la agilización administrativa para las devoluciones se va a extender para los migrantes que quieren continuar su tránsito a la Península, y que no pueden ser expulsados de Canarias al no contar España con un convenio de readmisión con sus países de origen -lo hay con Marruecos, Senegal, Mauritania y Argelia-.

Procedentes de Gambia

Muchos de los migrantes que llegan de origen subsahariano vienen de otros países, principalmente de Gambia, y se quedan en un limbo legal, denuncian las ONG, porque la especie de visados que da la Policía Nacional para que sigan su itinerario a la Península y, quizás de ahí a Europa, están prácticamente paralizados. Y al salir de los centros de acogida, en un periodo de unos dos a tres meses, se pueden ver en la calle sin documentación para trabajar y sin salvoconducto para viajar a la Península. Para obtener documentación deben estar tres años en territorio español y conseguir después un contrato laboral de un año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook