04 de enero de 2020
04.01.2020

Oramas votará contra la investidura de Sánchez y CC amenaza con sancionarla

La diputada nacionalista justifica su voto en contra en que no iba a traicionar a los ciudadanos que la apoyaron en las pasadas elecciones generales | CC advierte de que "será escuchada por adoptar una posición de voto contraria" a la decisión de su Consejo Político

04.01.2020 | 16:36
La diputada de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas.

La diputada de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas, ha anunciado ante el pleno del Congreso que votará en contra de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno pese a que previamente su partido había adelantado que se abstendría.

El giro en el sentido del voto anunciado por la diputada nacionalista no ha caído nada bien en su formación política que, a través de un tuit, amenaza con sancionarla. Desde @coalicion, la cuenta oficial de Coalición Canaria señala que "@anioramas será escuchada por adoptar una posición de voto contraria" a la decisión de su Consejo Político -decisión adoptada este pasado viernes-. Añade el tuit de la formación nacionalista que "@coalicion actuará con sus estatutos para las indisciplinas que se produzca por cualquier militante del partido.Y máxime cuando la decisión ha sido por unanimidad de nuestro máximo órgano", concluye.

La reacción del partido del que forma parte la diputada nacional Ana Oramas, se produce después de que la nacionalista protagonizara una dura intervención contra Sánchez y en la que ha criticado también la actitud del líder del PP, Pablo Casado, Oramas ha justificado su voto en contra en que no iba a traicionar a los ciudadanos que la apoyaron en las pasadas elecciones generales ante la "ambición" del candidato a la investidura.

El Consejo Político de CC había decidido por unanimidad este viernes su abstención tras descartar votar a favor por considerar "claramente insuficiente" la propuesta de acuerdo que le había remitido el PSOE.

Pese a ello, Oramas ha acabado su intervención ante el pleno anunciando su voto en contra, una decisión sobre la que, consultada, ha declinado hacer comentarios.

La dirigente canaria ha vertido desde la tribuna duras acusaciones contra Sánchez porque ha pactado con quienes "no quieren ser españoles" y pretenden destruir la nación, y lamentando que, con su investidura, "se está inaugurando la demolición del Estado".

A su juicio, nunca se había planteado una situación como la actual, "un absurdo -ha dicho- que protagoniza la izquierda constitucional por ambición y que permite la derecha constitucional por egoísmo electoral".

Ha reprochado a Sánchez que quisiera un Gobierno "gratis total" y ahora esté dispuesto a pagar "el mayor precio que nadie pudo imaginar pactando con quienes quieren acabar con la democracia de 1978 y la Monarquía parlamentaria".

"Se arrodilla usted ante el secesionismo, ha negociado con los partidos que declararon unilateralmente la república catalana y está dispuesto a abrir un diálogo bilateral entre España y Cataluña, el mayor triunfo para los secesionistas", ha proseguido.

Una actitud que ha considerado una ofensa para el resto de comunidades.

"Usted está dispuesto a traicionar a toda la sociedad española a cambio de un puñado de votos. Lamentable", ha señalado Oramas, quien ha acusado a los socialistas de querer el voto de su partido para "maquillar este desastre" y de tener la "desvergüenza" de ofrecerles cumplir el Estatuto de autonomía y el régimen fiscal canario.

De ahí que haya rechazado que se pretenda hacer "chantajes" a los canarios.

En nombre de las personas que confiaron en ella y en su partido en las últimas elecciones y después de haber sido presionada "de todas las maneras posibles para que les traicionara", es cuando ha recalcado que no lo iba a hacer.
"No, no y mil veces no. No pienso traicionar a este país ni a sus ciudadanos. No voy a traicionar a Canarias a cambio de que usted cumpla con sus fueros porque están muy por encima de usted. Su ambición de poder es inmensa; lo está demostrando", ha añadido antes de anunciar su voto en contra para no ser su cómplice.

En su crítica a Casado ha lamentado que dijera a otros lo que tenían que hacer mientras él esperaba sentado, una actitud con la que cree que también ha puesto el tacticismo por encima del interés ciudadano y ha pretendido "lavarse las manos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook