El decreto que regula el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) vuelve a modificarse para cambiar los plazos de ejecución de las obras y la justificación de las partidas. El Consejo de Gobierno decidió ayer variar la cláusula que fija los plazos a petición de la mayoría de los cabildos, en este caso los de Gran Canaria, Fuerteventura, La Palma, La Gomera y El Hierro.

El Ejecutivo justificó ayer la modificación en la demanda de las corporaciones insulares, por lo que se cambiarán los plazos de la anualidad de 2018 para ajustarlos al ritmo de ejecución de los programas que se han conveniado entre las dos administraciones.

Según la Comunidad Autónoma, con estos cambios se evitan las consecuencias de un incumplimiento en los plazos estipulados en el decreto del Fdcan y que pasan por la devolución de las cantidades no invertidas o pendientes de ejecutar a las arcas autonómicas. Asimismo, el Ejecutivo tendrá que realizar las correspondientes adendas de modificación con cada corporación insular.

Los cambios en el decreto del Fdcan por este motivo ya se han realizado en anteriores ocasiones. El Ejecutivo presidido por Fernando Clavijo, impulsor del Fondo, tuvo que introducir variaciones en los plazos ya al año siguiente de iniciar este mecanismo, en 2016. En 2017 se produjeron las primeras variaciones ante la imposibilidad por parte de las corporaciones locales de cumplir con las fechas incluidas en la regulación. De hecho, en los primeros compases del Fdcan tanto cabildos como ayuntamientos destinaron los fondos de este instrumento a pagar facturas de obras que estaban ejecutándose o recién finalizadas. Pero esta situación también produjo ciertas tensiones entre la Comunidad y las administraciones locales ya que desde el Gobierno se advertía con quedarse con los fondos que no se ejecutaban para ser invertidos por el Ejecutivo. Uno de los principales problemas surgió con el Cabildo de La Palma, donde se reestructuró en profundidad ante el retraso que acumulaba la aplicación del Fondo en la isla bonita.

Con el actual Gobierno la situación ha cambiado por la pretensión del Ejecutivo autonómico de retener parte de los fondos que le corresponde, aprovechando que cabildos y ayuntamientos no pueden cumplir con los plazos fijados. Recientemente el Gobierno canario decidió finalmente transferir a los cabildos 112 millones de euros del Fdcan, dando marcha atrás a su propuesta inicial de retener 100 millones y transferir a las corporaciones insulares los 60 millones del 2019.

El consejero de Hacienda, Román Rodríguez, señaló recientemente que era "imposible" conocer la ejecución porque el plazo para presentar las justificaciones del Fdcan correspondiente a 2018 terminaba en octubre y ya seis de los siete cabildos habían solicitado la ampliación del mismo, petición que iba a ser aceptada por el Ejecutivo.