12 de octubre de 2019
12.10.2019

España planea retirar de Turquía a los artilleros canarios antimisiles

El ataque turco en Siria pone en cuestión la presencia de los 150 militares, 12 con base en La Isleta, que operan la batería antiaérea

12.10.2019 | 02:59
Relevo de la Unidad de misiles Patriot en la base aérea de Incirlik, en Turquía, el pasado 22 de julio.

El despliegue de la batería de misiles antiaéreos Patriot en Turquía, con un destacamento de 150 militares españoles, entre ellos doce canarios, está en el aire. El Gobierno de España se plantea retirar en las próximas semanas este contingente perteneciente a la Operación de apoyo a Turquía, si se acrecienta la ofensiva militar del Ejército turco en el noreste de Siria contra las milicias kurdas. La decisión final se tomará en la reunión de ministros de Defensa de los países de la OTAN que se celebrará el próximo jueves 24 de octubre. La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, afirmó ayer que el futuro de la misión que España desarrolla con una batería antimisiles en Turquía, coordinada por la OTAN, se verá en "función de cómo evolucionen los acontecimientos" en la escalada bélica. "Expondremos que estamos en misiones de paz y que todo lo que pueda suponer una escalada bélica, España va a estar en contra", recalcó Robles. Pero al mismo tiempo, el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, aseguraba ayer en una rueda de prensa conjunta en Estambul con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que España ha notificado al Gobierno turco que "no renovará" su batería de misiles Patriot desplegada en Adana -cuyo compromiso finaliza en diciembre- y, por ello, defendió la necesidad de Turquía de dotarse de su propio sistema de defensa antiaérea.

España mantiene desplegado este operativo en la base aérea de Incirlik, en Adana -la quinta mayor poblada del país-, en la frontera de Turquía con Siria, desde enero de 2015. De los 150 efectivos, el pasado 16 de julio partieron desde Madrid los 12 componentes del Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 94, con base en La Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria, que forman parte del contingente perteneciente a la Operación de apoyo a Turquía Alfa Tango X. La misión está enmarcada en el compromiso de España con sus aliados en temas de seguridad, vecindad y solidaridad. El personal que aporta el Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 94 está formado por dos oficiales, siete suboficiales y tres de tropa, doce soldados profesionales adiestrados en el manejo de la batería antimisiles y radares para vigilar el espacio aéreo y neutralizar un hipotético ataque de misiles.

El contingente está compuesto por militares de los regimientos de Artillería Antiaérea 71, 73, 74 y 94-la canaria- que forman una Unidad Patriot. Es una misión puramente defensiva y, según la OTAN, prueba la solidaridad entre los aliados y es un ejemplo de la defensa colectiva considerada piedra angular de la organización. Desde que la OTAN activó la misión de apoyo a Turquía en 2012, en un principio denominada Active Fence, es la quinta vez que este destacamento isleño aporta una docena de militares a la operación desde julio de 2017, pues los relevos se producen cada seis meses.

Desplazamiento en julio

Los doce soldados que se desplazaron el pasado julio, bajo el mando del teniente coronel José Ángel Úbeda Garcerán, permanecerán en principio en suelo turco hasta diciembre. El 22 de julio se hizo el acto de relevo de los contingentes que conforman la Unidad de misiles Patriot desplegada en la Base Aérea de Incirlik. El jefe del Regimiento de Artillería Antiaérea 74, el coronel Ignacio Ojeda González-Posada, presidió este acto.

El objetivo de esta misión fue aumentar las capacidades defensivas de Turquía ante las amenazas procedentes del conflicto sirio, tanto por parte del régimen de Bashar el Asad, que utilizaba sus misiles Scud contra las fuerzas rebeldes, como del grupo yihadista Daesh. Hace años que esta amenaza ha desaparecido, pero la OTAN ha mantenido el despliegue como muestra de solidaridad con Turquía.

La Alianza Atlántica, a petición del gobierno turco, desplegó seis baterías antimisiles Patriot de Holanda, Alemania y Estados Unidos (EE UU). Fue en 2014 cuando se solicitó a España que relevara a algunas de las unidades desplegadas para mantener activa la operación, algo que finalmente sucedió en enero de 2015.

El objetivo es la defensa antimisiles de Adana frente a posibles lanzamientos desde Siria, una labor que desarrollan los militares canarios desplazados a la zona las 24 horas del día, siete días a la semana, durante seis meses, lo que implica tener un elevado nivel de preparación técnica, así como la capacidad de proporcionar respuesta inmediata ante un ataque con misiles balísticos.

Según el Mando de Canarias, los soldados de La Isleta desplazados a Turquía trabajan con normalidad pese a la escalada de tensión desde que el pasado miércoles Ankara lanzara una ofensiva para expulsar a las milicias kurdas de la zona del norte de Siria. Frente a las denuncias internacionales que ha despertado esta acción, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, no se arredró, pues expuso que su ataque tiene por objetivo una milicia kurda que califica de terrorista y, es más, amenazó con mandar a 3,6 millones de refugiados a Europa si se mantenían las críticas.

Desde el Mando de Canarias se indica que esta misión va a seguir su curso hasta diciembre en caso de que no haya órdenes contrarias al respecto por el Gobierno de España. Si se mantuviera la normalidad y el compromiso de la OTAN con el Gobierno turco, volvería a producirse un rotación de otros 12 profesionales de Regimiento de Artillería Antiaérea Nº 94 desde enero a julio del próximo año. No obstante, la ministra Robles señaló ayer que los misiles están para defender a la población civil y España lo hace en el marco de la OTAN, justificando que la misión responde al "europeísmo". En el caso de agravarse la situación en el norte de Siria, España planteará previsiblemente a la OTAN que ya no tiene sentido mantener este dispositivo. Robles cargó contra Erdogan sobre sus amenazas de expulsar a los refugiados sirios, asegurando que "no es aceptable jugar con los refugiados" y que va a haber un pronunciamiento de la UE al respecto.

De vuelta a las Islas en noviembre

Los 173 militares de la Brigada Canarias XVI que partieron en mayo hasta Mali para mejorar la destreza del ejército maliense en su lucha contra el yihadismo y las mafias, y los 350 militares del Mando de Canarias que se encuentran en Irak también para instruir al ejército iraquí en la lucha contra el terrorismo están preparando su regreso. Ambas misiones culminan en noviembre. No tendrán relevo de Canarias sino de otras comunidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook