08 de octubre de 2019
08.10.2019

El abandono de la casa modernista llevará ante un juez al obispo Cases

Majadas de Mina denuncia "la dejadez" de la Iglesia con el edificio de Famara. El prelado está citado a declarar el jueves en Las Palmas

08.10.2019 | 02:32
La casa modernista (segunda por la derecha), en la playa de Caleta de Famara.

La Asociación Cultural Majadas de Mina ha llevado ante el juez al obispo de la Diócesis de Canarias, Francisco Cases, por el estado ruinoso en el que se encuentra la casa modernista propiedad de la Iglesia situada junto a la playa de Caleta de Famara, el único inmueble de ese estilo arquitectónico que existe en Lanzarote.

El mecenas lanzaroteño y gran amante del arte Luis Ramírez González, fallecido en 1950 en Barcelona cuando iba de camino a Roma para participar en las celebraciones del Año Jubilar, donó la que era su residencia estival, el "hotelito", a la Iglesia según se refleja en el testamento que hizo en 1935 y se materializó en 1954.

Ramírez realizó ese legado en "perpetuidad a la parroquia de la Villa de Teguise y con el exclusivo fin de que lo habiten los coadjutores que lo sean de la citada parroquia y, en su defecto el párroco, regente o ecónomo de aquella", se lee en el escrito que Majadas de Mina, asociación que vela porque se cumpla la voluntad de Ramírez, ha presentado en los juzgados de Las Palmas de Gran Canaria solicitando que se citara al obispo para un acto de conciliación por el estado de abandono de la edificación.

El Juzgado de Primera Instancia Nº11 de Las Palmas ha aceptado la petición de la asociación cultural y ha citado al obispo para que comparezca el próximo jueves, 10 de octubre, a las diez de la mañana en el citado órgano.

Por su parte, el representante de la Diócesis recalcó que "estamos trabajando para restaurarlo lo antes posible" y añadió que el uso futuro que se le dará a esta obra modernista se decidirá junto al Cabildo y el Ayuntamiento de Teguise.

Hasta que el proyecto de rehabilitación no se termine, no se conocerá el presupuesto de intervención.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook