12 de septiembre de 2019
12.09.2019

Tropas canarias para vencer al yihadismo

El contingente isleño forma desde hace tres meses a las fuerzas del Ejército de Mali. España es el país que más personal aporta a la misión africana

12.09.2019 | 01:45
Varios militares de la Brigada Canarias XVI instruyen a soldados malienses.

El curso escolar empezó para muchos esta semana, pero para el contingente EUTM Mali XIV ya ha alcanzado el ecuador. Los 173 militares de la Brigada Canarias XVI partieron en mayo hasta Mali para mejorar la destreza del ejército maliense en su lucha contra el yihadismo y las mafias. ¿Cómo? A través del entrenamiento y asesoramiento de las cadenas de mando, control, logística y gestión de sus recursos humanos. Se trata, además, de la segunda incursión del Mando de Canarias en el país africano después de su primera participación en 2015.

Los militares del contingente, que volverán a las Islas en noviembre, ya han desarrollado cursos de control aéreo, de seguridad en las bases, formaciones a jefes e instrucción sobre la actualización de las compañías de infantería.

La misión EUTM Mali forma parte de un plan integral de la Unión Europea (UE) para la seguridad y el desarrollo en el Sahel. La operación la constituyen casi 600 soldados de 25 países europeos: 21 miembros de la UE y cuatro estados no miembros. España, con un total de 250 militares, es el país que más personal aporta a la operación africana. Uno de los ejemplos es el de la unidad de Force Protection, en la que el Estado proporciona más del 80% de los efectivos ubicados en Mali.

Seguridad y estabilidad

Los militares españoles, además de asesorar e instruir, cumplen con otra tarea: proporcionar seguridad y estabilidad a los instructores y al centro de instrucción Boubacar Sada Sy, más conocido como Koulikoro Training Centre. Y su misión no queda ahí. Los soldados también efectúan patrullas en los pueblos de los alrededores de la base, donde conocen e interactúan con la población local en busca de colaboración mutua por la seguridad.

Uno de los principales objetivos de la misión es luchar contra el terrorismo yihadista y contra las mafias de migración. No se trata de una misión ejecutiva. Los militares desplegados no participan en actividades de combate ni acompañan a los militares malienses en sus operaciones, solo los preparan para ser autosostenibles y capaces de contribuir a la defensa de su población y su territorio.

La operación nació en 2013, cuando el país sufría una fuerte crisis política, humanitaria y de seguridad por los hechos que asolaban al norte de la región desde principios de 2012: la rebelión tuareg, seguida por un golpe de estado militar y la entrada de terroristas yihadistas. Todas estas cuestiones convirtieron al país en un centro de inestabilidad y en una grave amenaza para toda la región del Sahel y para Europa.

La instrucción y el adiestramiento de la Brigada Canarias XVI comenzó en noviembre del pasado año. El entrenamiento incluye formación en seguridad, en protección de la fuerza, en manejo y tiro de armamento, conducción y preparación de reacciones ante diferentes incidencias, entre otros cometidos.

Entre las actividades realizadas en el entrenamiento destacan tres ejercicios de instrucción en el Campo de Maniobras de Pájara, Fuerteventura, y actividades de integración que fomentaron la cohesión del grupo. A estas alturas de la misión, los militares no solo están cumpliendo con la formación planteada, sino que además ya "se han acostumbrado a las condiciones climatológicas extremas y a los insectos propios de la zona", según informan fuentes del Mando de Canarias.

El personal de la misión se distribuye entre las diferentes unidades que componen el contingente, como el Grupo Táctico de Protección (GTFP), Equipo de Instructores (ETTF), Asistencia Sanitaria, Unidad de Transmisiones (Utrans) o Apoyo Logístico (NSE).

El área en el que EUTM Mali desarrolla sus actividades comprende las regiones militares de Ségou, Kati, Kayes, Sévaré y Sikasso, así como la ribera sur del río Níger de la primera y quinta región militares y las ciudades de Gao y Tumbuctú. También incluye el sector del cuartel general de la Fuerza Conjunta de G5 Sahel en Níger, Chad y Mauritania.

Los efectivos españoles se encuentran ubicados, en concreto, en dos emplazamientos: en el cuartel general de la Misión en la capital Bamako y en el campo de entrenamiento de KouliKoro, que se encuentra a unos 60 kilómetros al noreste.

En estos tres meses el contingente EUTM Mali XVI ha realizado, además, un homenaje a los caídos, con especial recuerdo al soldado de infantería de marina Antonio Carrero Jiménez, fallecido en un accidente en mayo de 2018 en la localidad de Somadougou, en Mali.

España ha ostentado el mando de la fuerza de la misión en dos periodos diferentes. El primero fue bajo las órdenes del general Alfonso García-Vaquero a finales de 2014 y principios de 2015, mientras que el segundo mandato lo dirigió el general Enrique Millán desde enero hasta noviembre de 2018.

También están en el ecuador de la misión los 350 militares del Mando de Canarias que se encuentran en Irak para instruir y capacitar al ejército iraquí en la lucha contra el terrorismo yihadista. Transcurridos tres meses de misión, el contingente de las Islas ya ha instruido a 3.000 iraquíes en el campamento de Besmayah, principal campo de maniobras en el país. En noviembre ellos también volverán al Archipiélago.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook