04 de septiembre de 2019
04.09.2019
¿quién es quién? / Consejería de obras públicas, transportes y vivienda (11)

El cruce de cargos retrasa los nombramientos de Obras Públicas

Un 43% de los puestos de la consejería permanecen vacíos a la espera de las decisiones que tome Casimiro Curbelo

04.09.2019 | 01:32
El cruce de cargos retrasa los nombramientos de Obras Públicas

Todos los profesionales nombrados por Sebastián Franquis son hombres

La idea inicial de Ángel Víctor Torres, presidente del Ejecutivo canario, era limitar el cruce de cargos en los niveles intermedios del Gobierno, pero en la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda no será posible. El socialista Sebastián Franquis, consejero del área, incluirá en su equipo a algún miembro de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), lo que está retrasando que se ocupen los cargos pendientes de nombrar.

De las siete sillas del departamento de Franquis, sólo cuatro tienen nombre. Las otras tres, el 43%, esperan ser ocupadas cuanto antes. La dirección del ente público empresarial Puertos Canarios, adscrito a la Consejería de Obras Públicas, es uno de los puestos pendientes de decidir y es el cargo que Casimiro Curbelo quiere para su partido desde un principio. La negociación transversal entre los partidos del pacto de las Flores ha provocado que la consejería sea el área con más puestos vacíos de todo el Gobierno.

Desde el departamento aseguran que todavía no se conoce cuándo se completará el organigrama, ni tampoco existe un límite de tiempo para hacerlo, por lo que Curbelo y Franquis podrían tardar semanas en terminar de negociar.

Otra de las sillas vacías es la del director general de la segunda entidad adscrita al departamento: el Instituto Canario de la Vivienda. Entre las exigencias de Curbelo no estaba dirigir esta entidad, pero sí controlar la empresa pública Visocan, por lo que no se descarta que el puesto en el instituto lo ocupe alguien de ASG.

La última plaza desocupada corresponde al próximo director general de Infraestructura Viaria, un cargo vinculado a la única viceconsejería del departamento: la de Infraestructuras y Transporte.

El cruce de cargos, hasta ahora, sólo se ha dado en la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, un área controlada por el PSOE aunque dirigida por María José Guerra, quien se incorpora al Ejecutivo como independiente. Juan Márquez, viceconsejero de Cultura y Patrimonio Cultural y militante de Unidas Podemos, es el único caso de cruce ideológico, situación que cambiará desde que se produzcan los nombramientos en la consejería de Franquis.

A falta de conocer a gran parte de los responsables del área, destaca que, hasta el momento, todos los cargos los ocupan hombres. El consejero no ha escogido a ninguna mujer para formar parte de su equipo, lo que convierte a su consejería en la menos paritaria del Gobierno. La situación podría cambiar si los tres cargos pendientes los ocuparan mujeres, de modo que la consejería pasaría de ser la última a estar entre los primeros puestos en lo que a paridad se refiere.

Algo similar ocurre con el lugar de procedencia de las personas de confianza que Franquis ha seleccionado. Ninguno de los cargos es de las islas occidentales. Tres de los cuatro responsables son naturales de Gran Canaria y el restante, de Fuerteventura, por lo que las islas de la provincia de Santa Cruz de Tenerife no cuentan con representación en la consejería del socialista. En varias ocasiones el consejero ha expresado que espera que la ciudadanía canaria critique su gestión y la de su equipo por lo que "haga y no por el lugar de procedencia".

El perfil técnico y profesional que ha predominado en el resto de consejerías del nuevo Ejecutivo se repite en el área de Obras Públicas, Transportes y Vivienda. Los elegidos hasta el momento cuentan con una elevada formación y una larga experiencia en el sector, lo que avala su nombramiento. La política queda en un segundo plano en el equipo de Franquis.

El arranque de la legislatura no ha sido fácil en el departamento, las polémicas vinculadas al convenio de carreteras están dando mucho trabajo al consejero. Él y Torres acudieron ayer a Madrid para reunirse con el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos. El encuentro sirvió para aclarar que en las próximas semanas se sentarán a negociar "nuevas anualidades y cantidades" para cumplir el convenio de carreteras y desbloquear la forma de pago de unos 500 millones del pasado convenio que se dejaron de cobrar.

La prioridad, tanto del consejero como del presidente, es que ahora se "produzcan proyectos para que lo que tenemos garantizado se pueda invertir en los plazos previstos", según indicó ayer Franquis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook