Los protagonistas de la moción de censura optaron ayer por guardar silencio. Entendieron que no era un día para hacer valoraciones y que lo recomendable era esperar a que durante este mediodía se llevara a cabo la votación de la moción de censura, que debe dar por finalizado el mandato más exiguo en la historia de la política insular, liderado por la nacionalista Nieves Lady Barreto (CC).

Sin embargo, fuentes autorizadas del Partido Popular en La Palma confirmaron que las expulsiones de sus consejeros "no alteran los planes en el Cabildo de La Palma. Sabíamos que era un hecho que se podía producir, sobre todo teniendo en cuenta las presiones sin precedentes que está ejerciendo Coalición Canaria en Madrid, lo que ciertamente nos ha sorprendido", pero el acuerdo con el Partido Socialista "es firme, está apoyado por la ejecutiva insular y se va a mantener porque por encima de cualquier otra decisión, incluso de nuestra dirección nacional, están los intereses de nuestros ciudadanos".

Las valoraciones de las diferentes fuentes del Partido Popular consultadas, cargos que no se ven afectados con las expulsiones, sorprenden en la coincidencia a la hora de rechazar la actuación de los nacionalistas en todo este proceso, "que tendrá consecuencias en un futuro".

Y es que entienden que desde CC "se ha puesto toda su maquinaria en marcha para que nuestros consejeros, que siguen siendo nuestros, no solo sean expulsados sino que además no puedan tener sueldos ni áreas". "Han actuado de mala fe, rompiendo cualquier tipo de posibilidad de entendimiento no solo ahora sino en un futuro", sentencian.

Ya han aparecido incluso las primeras voces de peso en el Partido Popular de La Palma, aunque por ahora minoritarias, que apuestan por romper el pacto de gobierno con Coalición Canaria en la capital. "No hay que pactar con el PSOE, pero se puede gobernar en minoría con apoyos puntuales", sostienen.