16 de julio de 2019
16.07.2019

CC encara su reestructuración con Clavijo como líder indiscutible

Coalición planifica su reestructuración con Fernando Clavijo como único indiscutible

15.07.2019 | 23:27
Imagen de archivo del expresidente Fernando Clavijo.

CC ha iniciado ya el periodo de reflexión para abordar su futuro una vez constatado su desalojo de la mayoría de las instituciones donde gobernaba, especialmente el Ejecutivo autonómico, el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, o los cabildos de Fuerteventura, Lanzarote, El Hierro, Tenerife y La Palma, estos dos últimos pendientes aún de que en los próximos días se produzcan las mociones de censura en su contra. La formación nacionalista es consciente de que debe empezar a gestionar la nueva situación para adecuar su proyecto y su discurso a cuatro años por delante ejerciendo la oposición en el conjunto del Archipiélago, y valora ya la estrategia y los tiempos para empezar a plantear los debates y adoptar las decisiones en busca de un plan de futuro.

Sin que hasta el momento se haya abierto un claro frente crítico contra la actual dirección liderada por su secretario general, José Miguel Barragán, sí se han empezado a escuchar las primeras voces sobre la necesidad de una renovación de líderes y de acelerar los tiempos para afrontar el nuevo tiempo. La primera en hacerlo públicamente ha sido la diputada nacional Ana Oramas, que ha reclamado un adelanto del congreso ordinario para octubre, más de medio año antes de lo previsto estatutariamente. Esta opción es minoritaria dentro del partido, aunque sí se ha abierto el debate para adelantarlo al primer trimestre del 2020. De otra parte, nadie en CC considera por el momento que el proceso de renovación deba poner en cuestión el liderazgo político ejercido hasta ahora por el ya expresidente de Canarias, Fernando Clavijo, quien es considerado por la mayoría como el único capaz de concitar en el conjunto de CC el consenso necesario entre los distintos sectores y poderes insulares.

Los dirigente consultados consideran en este sentido que "no hay nadie a la vista que pueda reemplazar a Clavijo ni que tenga el nivel de apoyo que él logra en la mayoría de las Islas", por lo que consideran que la renovación de la que se habla atañería sobre todo a las estrategias y los mensajes de futuro, y al organigrama interno de la formación, es decir, Barragán y su equipo. Recuerdan que Clavijo no desempeña ningún cargo en la cúpula de CC, que su liderazgo ha sido político como jefe del Ejecutivo durante los últimos cuatro años, y que debe centrarse desde ya en ejercer de jefe de la oposición al cuatripartito de izquierdas liderado por el socialista Ángel Víctor Torres, para empezar a construir la alternativa nacionalista para reconquistar el poder en cuatro años en las instituciones perdidas.

En relación con los tiempos para iniciar la renovación, se va imponiendo en el conjunto de la organización una apuesta por adelantar el próximo congreso del partido, tal como sostiene el núcleo duro de Barragán. En principio, todos reconocen que el proceso interno dependerá de la situación política nacional, ya que la posibilidad de un adelanto de las elecciones generales a noviembre si el socialista Pedro Sánchez no logra la investidura, cuyo primer intentó será el próximo día 23, impediría el cónclave nacionalista en otoño. Para otros, aún en el caso de nueva cita electoral estatal, el congreso nacionalista debería celebrarse lo antes posible en el primer trimestre del 2020, descartando el indeterminado plazo mencionado por Barragán la pasada semana de no antes de la primavera próxima. La Comisión Permanente de CC abordó ayer este debate y se ha impuesto la idea de abrir un periodo previo de reflexión y de participación de los militantes que se iniciaría con al convención prevista para después del verano, y a partir de ahí planificar el congreso.

El debate interno en este sentido se centra en valorar la estrategia más adecuada para afrontar la labor de oposición y la reformulación del proyecto y el mensaje nacionalista. No se quiere dar la sensación de que la pérdida del poder mete al partido en una crisis y abrir una dinámica apresurada, con el riesgo de "tomar decisiones en caliente que resulten equivocadas a medio y largo plazo", según señalan los más moderados, pero tampoco que no se es consciente de la necesidad de hacer relevos y una imprescindible readaptación al nuevo escenario. "Tenemos que dar pasos sobre seguro, esto es una carrera de fondo, no de velocidad", afirma una integrante de la dirección. "La labor de oposición tenemos que empezar a hacerla ya con los cambios realizados y con la nueva orientación política decidida", sostienen desde otro sector. En cualquier caso, todos dan por hecho que Barragán no repetirá secretario general, tal como él mismo ha confirmado, aunque no está claro si el liderazgo político de Clavijo por el que siguen apostando debe sustentarse sobre el propio liderazgo orgánico, o mantener desdoblada la jefatura de CC.

Cierre de filas

La mayoría de los dirigentes consultados aseguran, por otro lado, que, más allá del reconocimiento de que "algunos errores se pueden haber cometido" tanto en los años de gobierno, como en el reciente proceso de negociación de pactos, en estos momentos hay un "cierre de filas" en torno a Clavijo y a los responsables de la gestión de ese proceso. Recuerdan que la formación ha mejorado sus resultados electorales anteriores tanto en las generales como en las autonómicas, insulares y locales, y que su proyecto sigue conectado con amplias capas de la sociedad canaria. Y esta es, aseguran, la razón por la que se ha producido una clara conjunción de voluntades del resto de formaciones políticas para quitarles el poder. "Ha habido un discurso desde hace dos años de que había un cambio de ciclo político en Canarias, y como no ha sido así en términos electorales, los demás partidos han hecho lo imposible por trasladarlo a los pactos políticos", afirman en CC. No es por tanto una imposibilidad de la formación de pactar con el resto de formaciones, sino que éstas han concluido que "o aprovechamos esta ocasión para echarles, o que no lo conseguiremos nunca".

No hay tampoco una autocrítica profunda dentro de la formación sobre la gestión de los pactos, aunque sí reconocimiento de que se pueden haber cometido errores puntuales. "Todas las decisiones estratégicas de han tomado por unanimidad, y siempre con los datos y la información que se iba teniendo en cada momento en una situación cambiante", aseguran dirigentes cercanos a Clavijo.

Nadie en la organización comparte las críticas expresadas en distintos medios por el expresidente regional , Paulino Rivero, quien centra en Clavijo, Barragán y Oramas la responsabilidad de la pérdida del poder. "Ni representa a nadie dentro de Coalición Canaria, ni expresa la opinión de nadie", aseguran. Los distintos dirigentes consultados coinciden en destacar la "serenidad" con la que el conjunto del partido asume la nueva situación incluso entre quienes, por primera vez en muchos años, han perdido su trabajo en el desempeño de un cargo público.

Paulino Rivero busca culpables del "desastre"

El expresidente del Gobierno canario y de CC, Paulino Rivero, responsabiliza al presidente saliente, Fernando Clavijo, a la diputada nacional Ana Oramas y al presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, del "desastre" que ha sufrido CC, desalojado del poder en las Islas tras el 26M. A ellos es a quien "tienen que pedir responsabilidades los votantes y militantes, si es que queda alguien para pedir responsabilidades", afirma Rivero en una entrevista con Diario de Avisos. Sobre la misma idea abundó ayer el también exdirigente Ricardo Melchior en una entrevista en El Espejo canario. Cuando analiza lo sucedido, Rivero menciona "el mal manejo de los tiempos" y la "nula generosidad" de Clavijo en las negociaciones, por no haberse apartado de la carrera hacia la Presidencia pese a estar vetado por Ciudadanos debido a su imputación judicial. "Lo que le interesaba era su futuro, no el del partido", considera el expresidente canario, e insiste en que CC "perdió su centro estratégico, negociando tarde y mal". Y "otra que se equivocó", sostiene, fue Oramas, quien "ha sido muy torpe", porque "no quiso darle, de entrada, los dos votos de CC" a Pedro Sánchez, lo que llevó a que "no se pudieron negociar las instituciones canarias, tampoco desde Madrid". El expresidente, que dice no ser rencoroso, apunta a esos dirigentes como responsables de su defenestración en 2015.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España