11 de julio de 2019
11.07.2019

Relevo en el Gobierno con todos los indicadores económicos en positivo

El sector turístico y el aumento de la inversión pública marcan el crecimiento económico de la última legislatura

11.07.2019 | 02:10

Canarias se ha beneficiado en los últimos cuatro años de la bonanza de los principales indicadores de la economía, principalmente el sector turístico y el consumo, que han arrastrado al resto de los sectores de la actividad. Junto a la mejoría del sector privado, el aumento de la inversión pública por el incremento de los fondos procedentes de los presupuestos estatales, derivado de las negociaciones Canarias-Estado, ha sido un factor decisivo en la legislatura que acaba de finalizar. Además, Canarias parte con unas finanzas públicas equilibradas en el marco del cumplimiento de los objetivos de déficit y deuda pública.

En este periodo los parados, según la encuesta de población activa (EPA), han bajado de los 297.100 de 2015 a los 238.000 del primer trimestre de 2019, por el ligero incremento de este año como consecuencia del enfriamiento de la economía y la leve caída del sector turístico en los últimos compases de 2018 y primeros meses de 2019. En afiliaciones a la Seguridad Social Canarias ya supera la barrera de las 800.000 altas, cuando hace cuatro años apenas superaba las 700.000 (802.906 frente a 715.077).

Lo que sí ha provocado el crecimiento del turismo y el comercio -los dos principales sectores generadores de empleo- es una mayor dependencia de la economía del sector servicios. De esta forma, el 88,4% de los ocupados de las Islas trabajan en los servicios, básicamente turismo, hostelería, comercio, transportes y otros subsectores vinculados. La última EPA del primer trimestre de 2019 elevaba a 893.000 los ocupados en Canarias. La construcción ocupa al 5,2%, la industria al 4,2% y la agricultura al 2,2%. La tasa de paro está actualmente en el 21%, después del 19,9% que alcanzó al cierre de 2018.

Canarias se ha caracterizado en estos últimos años por un incremento sustancial del trabajo por cuenta propia, es decir, por los autónomos. De hecho en varios trimestres las Islas han liderado el crecimiento del autoempleo. A junio de 2019 había dados de alta en la Seguridad Social 127.200 autónomos. En el sector público hay ocupados 142.600 activos, mientras que las mujeres con trabajo en Canarias suponen un total de 413.300.

La evolución económica de las Islas en este periodo ha ido por encima de la media del Estado. El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de las Islas se ha situado en un 2,4% en 2018 según las primeras estimaciones, con un valor absoluto de 46.029 millones.

El sector turístico ha sido sin duda ninguna el que ha marcado el crecimiento de la economía canaria en los últimos cuatro años. El año 2017 marcó un record histórico que será difícil de superar con 14,3 millones de turistas extranjeros. El turismo supone el 35,2% del PIB del Archipiélago y el 40,3% del empleo.

Lo que no ha dejado de crecer, pese a la ligera reducción de visitantes, es el gasto total de los turistas. En cuatro años han incrementado su gasto en destino en cerca de 4.000 millones de euros más, de los 13.482 de 2015 a los 17.117 de 2018. El gasto medio por turista y día es de 146 euros, frente a los 128 de 2015.

Otros sectores

El final de la recesión que castigó duramente a la construcción ha mejorado los principales indicadores de este sector, que se ha ido recuperando poco a poco tanto en ocupados, visados de dirección de obra y consumo de cemento. No hay comparación posible con los mejores años del sector pero sí se nota una tendencia a la mejoría sobre todo por la edificación de viviendas y la inyección que ha supuesto el incremento de la inversión pública en los últimos ejercicios por la reactivación, entre otras cuestiones, del convenio de carreteras.

El comportamiento de la industria ha ido fluctuando tanto en la cifra de ocupados como en el índice de producción industrial. En este sentido, los ocupados en el sector secundario son ahora 40.800 con un total de 5.687 empresas activas. La industria mueve en Canarias 3.211 millones de euros y tiene un peso en la estructura económica de las Islas del 7,7%. El objetivo de alcanzar el 10% del PIB tendrá que seguir esperando pero sí hay perspectivas que búsqueda de nuevos nichos industriales en sectores como el reciclaje, tratamiento de residuos, energías renovables o en las nuevas tecnologías.

Uno de los subsectores que ha recibido un destacado impulso en estos últimos cuatro años ha sido el de la energía con el incremento de las energías renovables en el sistema productivo. El Ejecutivo regional saliente consiguió desbloquear las principales trabas que impedían la penetración de las fuentes energéticas limpias, de tal forma que el índice en cuatro años ha pasado del 8% de 2015 a superar el 20% a finales de 2018. El crecimiento de la importancia de la energía eólica en el mix energético ha supuesto un aumento del 154% en apenas tres años hasta sumar 417,6 megavatios, que equivalen al consumo anual de 368.470 hogares, es decir, del 46% del total.

A junio hay en Canarias instalados 85 parques eólicos y la previsión para este año de producción total de energía eléctrica de origen eólico es de 1.150 gigavatios hora, lo que supone casi tres veces más.

Uno de los principales hitos de la legislatura fue la aprobación a finales de 2018 de la reforma del Régimen Económico y Fiscal (REF) y del Estatuto de Autonomía, dos logros que se consiguieron después de más de dos décadas pendientes de modificaciones para profundizar en el autogobierno de las Islas y en el reconocimiento por parte del Estado de las singularidades de las Islas. Poco antes de las elecciones autonómicas de 2015 el Parlamento canario aprobó por unanimidad una resolución sobre la renovación de los incentivos económicos del REF. Después de más de tres años de esfuerzos y negociaciones se logró pactar y aprobar esta modificación, gracias también a las negociaciones con el Gobierno del PP, primero, y después con el del PSOE para hacer valer los votos de los nacionalistas canarios en el Congreso de los Diputados. Un aspecto añadido, pero no menos importante, fue conseguir que se desvincule los recursos procedentes del régimen especial de las Islas de los fondos que provienen del sistema de financiación autonómica. En los presupuestos estatales de 2017 se alcanzó este logro, lo que ha supuesto 550 millones de euros más para la Comunidad Autónoma procedentes del sistema en tres años.

Reforma del Estatuto

De forma paralela, se culminó la reforma del Estatuto de Autonomía, que había quedado congelada desde que se intentó reformar en 2007 y que no se tocaba desde 1996. Con el nuevo texto estatutario Canarias alcanza un nivel de autogobierno similar al de las comunidades autónomas más avanzadas del país.

En medio de la evolución de la actividad económica y de las negociaciones entre Canarias y el Estado, la legislatura que finaliza ha sido políticamente convulsa y ha estado marcado por la ruptura del pacto en Canarias entre CC y PSOE, que ha supuesto por primera vez en la historia autonómica de las Islas que un Ejecutivo regional haya estado en minoría más de dos años y medio. En el ámbito estatal también ha habido dos fases diferenciadas. Con el Gobierno de Rajoy, también en minoría en el Congreso, los nacionalistas canarios lograron arrancar del Ejecutivo del PP los mejores presupuestos para las Islas en los años 2017 y 2018, de hecho éstos últimos aún están en vigor prorrogados.

La segunda fase fue a raíz de la moción de censura que el PSOE ganó al PP y que supuso el inicio de un periodo de confrontación política entre Canarias y el Estado y unos presupuestos estatales que no vieron la luz tras ser derrotados en el Congreso. Con las elecciones generales del 28 de abril y las autonómicas del 26 de mayo tanto la Administración estatal como la canaria han estado prácticamente paralizadas hasta que se constituyan los nuevos gobiernos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook