11 de julio de 2019
11.07.2019
tORmenta política en la isla bonita

Cuando las expulsiones acaban en premio

Cs ha expulsado de forma provisional a sus ediles en Santa Cruz y ahora lo repetirá con sus consejeros en el Cabildo tinerfeño, pero Pestana, González y Armas (PSOE) prueban que muchas veces esos expedientes quedan en nada, se mantiene el poder y hasta se puede salir reforzado

11.07.2019 | 02:10
Pestana levantó 2 veces el bastón, tras la censura junto al PP en 2013 y tras ganar en 2015, sin ser expulsado definitivamente.

El 9 de septiembre de 2011, la Ejecutiva Federal del PSOE decidió la expulsión "provisional" de Alpidio Armas y sus 4 compañeros en el Cabildo de El Hierro por haber suscrito un pacto de gobierno con el PP para desalojar del poder a la AHI-CC que encabezaba Belén Allende tras la larga etapa de Tomás Padrón. El 20 de noviembre de 2013, la misma Ejecutiva anunció la expulsión del partido de Anselmo Pestana y otros 5 consejeros socialistas en el Cabildo de La Palma por la moción de censura que habían firmado (y prosperó) junto al PP para llevar a la oposición a Guadalupe González Taño (CC). A 11 de julio de 2019, es decir, en este preciso día, Armas nunca fue expulsado de forma definitiva, ahora es presidente del Cabildo herreño en coalición con escindidos de AHI-CC y su figura ha salido muy fortalecida como secretario insular socialista porque obtuvieron por segunda vez senador y, en algo inédito, su partido ocupa las 3 alcaldías: Valverde con NC; en La Frontera, en pacto con el único edil del PP, y en El Pinar, donde siempre han obtenido mayoría absoluta desde la segregación.

Lo mismo ocurrió con Pestana y los consejeros palmeros María Victoria Hernández, Jorge González, José Basilio Pérez, José Adrián Hernández y Jovita Monterrey. Es más, Pestana ocupó la presidencia en ese pacto con el PP hasta 2015 y, luego y pese al expediente de expulsión abierto, giró su acuerdo y cogobernó hasta hace pocos días junto a CC. Ayer, y en una operación que estaba previsto que se anunciara el martes, presentó una censura contra CC junto al PP y, por tanto, ejercerá de vicepresidente insular, aunque también suena como posible consejero de Agricultura.

La lección que estos casos representa es que muchos expedientes de expulsión abiertos a ciertos políticos, al menos en Canarias, no solo quedan en nada, sino que no impiden perder los cargos a los que se ha accedido, no afectan a mandatos siguientes, acaban olvidándose por completo y hasta algunos afectados, incluso, terminan en puestos claves dentro de su partido.

El mejor ejemplo de esto último lo personifica precisamente el socialista Jorge González, que de expedientado por la operación en La Palma de 2013 ha pasado, tras el triunfo de Ángel Víctor Torres en las primarias para la secretaría regional, a secretario de Organización del PSOE canario, algo bastante incongruente con un expediente de expulsión que, al final, se disipó.

Casos similares se han dado en los últimos años también en partidos como CC, que a escala regional reprobó y amenazó con expulsión a sus ediles de Granadilla por presentar una moción de censura (junto al PP y Cs) contra el socialista Jaime González Cejas que agrietó mucho el pacto autonómico. Esa censura prosperó, José Domingo Regalado se convirtió en alcalde y hoy lo sigue siendo junto al PP y jamás fue expulsado pese a los pronunciamientos en contra de José Miguel Barragán y José M. Ruano.

Lo mismo intentó CC con sus 4 ediles en el Puerto de la Cruz en 2016, a los que se les instaba a censurar al PP de Lope Afonso junto a los socialistas de Marco González (actual alcalde), pero esto se topó con el rechazo unánime de la asamblea local nacionalista y nunca hubo expulsados. Además, hubo casos similares recientes en Garafía (con Martín Taño, de CC) y Fuencaliente (con Luis Torres, del PSOE), así como otros muchos en el pasado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook