09 de julio de 2019
09.07.2019

El PSOE suma otro cabildo al echar a CC de su bastión en Fuerteventura

El 'pacto de progreso' sitúa a Blas Acosta al frente de la corporación

09.07.2019 | 00:37
A la izquierda, Blas Acosta tras ser investido ayer presidente del Cabildo de Fuerteventura. A la derecha, Acosta con su familia .

El nuevo presidente majorero asegura que "se acabaron los días en que la isla quedaba rezagada"

Coalición Canaria perdió ayer el control de otra administración isleña después de las elecciones del pasado 26 de mayo. El socialista Blas Acosta se convirtió ayer en nuevo presidente del Cabildo de Fuerteventura. La moción de censura a la nacionalista Lola García prosperó por los doce votos a favor de los partidos PSOE, Nueva Canarias-AMF y Podemos. Mientras que CC rechazó la misma, los consejeros del Partido Popular (PP) optaron por la abstención. Acosta es el primer presidente socialista en la historia democrática de la Corporación.

Lola García es la primera mujer en alcanzar la presidencia insular en los 106 años de historia de la institución, pero duró tan sólo 17 días al frente de la misma, a pesar de haber sido la candidata más votada el pasado 26-M, pero no ha logró conformar una mayoría absoluta. El 24 de junio, la unión de los partidos de progreso le registraron la reprobación.

Tras la toma de posesión, Blas Acosta señaló durante su discurso de investidura que el acuerdo alcanzado por tres grupos que conforman el gobierno insular pretende "garantizar la gobernabilidad del Cabildo, dar estabilidad a la institución e impulsar el progreso de Fuerteventura". Además, invitó a la oposición, CC y PP, "a participar en la construcción de una isla mejor".

En opinión del nuevo presidente "Fuerteventura requiere de un verdadero impulso, de renovadas ilusiones, de una nueva esperanza; es decir, de un auténtico cambio que se traduzca en la implementación de políticas públicas innovadoras y revitalizantes, que respondan a las demandas ciudadanas en materia sanitaria, educativa, servicios sociales, vivienda o empleo, entre otras. Y eso solo lo podemos hacer con trabajo y perseverancia, pero sin victimismo ni sectarismos".

Acosta desmenuzó algunas de las 88 medidas que conforman el programa de gobierno, donde destacó la conclusión del Hospital, la creación de un Geriátrico, impulsar una red insular de infraestructuras sanitarias o un plan integral de lucha contra la pobreza y la exclusión social, así como la culminación de la tramitación del Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT) " a través de un proceso participativo que garantice el desarrollo equilibrado y sostenible de la isla". También, destacó la necesidad de impulsar el eje Norte-Sur "así como el desdoble de la vía aeropuerto-Caleta de Fuste y el acceso del Parque Holandés mediante criterios de sostenibilidad y de mínimo impacto medioambiental".

El presidente tuvo palabras de elogio para su equipo de gobierno "a su capacidad de trabajo y a las profundas convicciones en favor de la igualdad, de la sostenibilidad y de la justicia social. Un equipo de hombres y mujeres de honestidad contrastada, conocedores de la problemática insular, con experiencia, con preparación y, sobre todo, con ganas de transformar la realidad".

El nuevo presidente insular lanzó un mensaje a otras instituciones en su defensa de los intereses de Fuerteventura. "Se acabaron los días en que Fuerteventura quedaba rezagada", aunque tampoco se olvidó de su familia, dado que en el salón de pleno se encontraban sus padres Blas y Andrea, sus hijas Lara y Paula, su pareja Tisan y sus hermanas Davinia y Ángel "le doy la gracias a mi familia, que ha soportado todo tipo de sinsabores, de la que espero que hoy, al menos, reciban alguna alegría".

Lola García aseguró que la moción de censura aprobada "es un auténtico cheque en blanco para, a partir de ahora, hacer lo que se quiera. Y al que no esté de acuerdo, se le cesa sin más". También, apuntó, que " cinco grupos políticos, no tres, (en clara referencia a PSOE, Nueva Canarias, AMF, Unidos por Betancuria y Podemos) se han puesto de acuerdo desde la misma noche electoral para censurar a la primera mujer presidenta en la historia del Cabildo. No esperaron ni siquiera a que jurara mi cargo. No quisieron esperar ni a que presentara mi grupo de gobierno. No tuvieron la paciencia de esperar ni a que expusiéramos nuestro programa de trabajo. No esperaron, en definitiva, ni si quiera a esos 100 días de gracia, que los más veteranos en política, como ustedes, dicen que se le concede siempre a cualquier gobierno".

A juicio de la expresidenta "tenían prisa por repartirse el Gobierno. Tenían prisa por elegir despachos, por firmar un acuerdo que, ya les anuncio, es un auténtico cheque en blanco para hacer lo que a partir de ahora quiera el nuevo presidente del Cabildo".

El portavoz de Nueva Canaria, Alejandro Jorge, que la censura está amparada en la legalidad "aunque las declaraciones de Lola García el objetivo es echarla porque es mujer. Flaco favor le hace a las mujeres que luchan por la igualdad cuando utiliza este argumento, contra los que considera sus adversarios políticos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook