17 de mayo de 2019
17.05.2019

Diez condenados por comer un guiso de pardelas en Alegranza

La sentencia considera probado que incurrieron en un delito contra la fauna, al cocinar ejemplares de una especie protegida, y les impone multas de 8.640 euros a cada uno

17.05.2019 | 06:01
Imagen del asadero de pardelas en Alegranza.

El Juzgado de lo Penal Número 1 de Arrecife condenó ayer a 10 de las 19 personas que fueron juzgadas la pasada semana por participar en un asadero ilegal de pardelas en Alegranza en febrero de 2015. La sentencia considera que Fernando González Berriel, Juan Carlos González Berriel, Andrés Curbelo González, Antonio Quintana López, Victoriano Santana Cabrera, Juan Cuevas Alonso, Jaime Isaac Rodríguez, Orlando José Rivera, Adal González e Ibrain Josué Cabrera incurrieron en un delito contra el medio ambiente en su modalidad de protección a la fauna y les impone a cada uno una multa de 8.640 euros, así como tres años de inhabilitación para cualquier actividad relacionada con la caza.

Fotografías del asadero

En cuanto al resto de los acusados, les absuelve al considerar que no ha quedado acreditada su participación en los hechos. Y es que aunque también estaban en la playa cuando llegaron los agentes de la Guardia Civil, la sentencia considera que las pruebas aportadas no son suficientes para determinar que estuvieran participando en el "convite".

Entre esas pruebas, además del testimonio de los agentes, se encuentran las fotografías que realizaron antes de intervenir, las que sí se ve a los diez condenados junto al caldero donde estaba cocinando un guiso de pardelas y donde habían instalado una mesa, sillas y un toldo. Por eso, la magistrada concluye que las declaraciones que prestaron en el juicio los diez condenados "no son creíbles en absoluto".

"Aparecieron desvirtuadas no solo por los testimonios de los agentes que declaran en el plenario, los cuales se reputan veraces y creíbles, además de venir refrendados por el reportaje fotográfico en el que aparecen los anteriores acusados participando en el asadero en el que uno de los guisos que estaba preparando, en concreto Andrés González Curbelo con una cuchara en la mano, era de pardela", señala la sentencia, que subraya que así lo reconoció en un primer momento a los agentes el propio González Curbelo, que después lo negó durante el juicio, y así quedó acreditado también al realizar el análisis de la muestra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook