Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Jofre Carnicer Científico del IPCC

"Cada vez que desaparece una especie es como si perdiéramos una obra de un museo"

El científico del IPCC habla como uno de los autores principales del mayor informe hasta la fecha sobre el impacto de la crisis climática en la biodiversidad y los ecosistemas

Jofre Carnicer.

La crisis climática ya ha empujado a la extinción a centenares de especies de animales y vegetales de todo el planeta y, de seguir así, podría poner en jaque a casi la mitad de la biodiversidad del globo. "Cada vez que desaparece una especie es como si perdiéramos una obra de arte en un museo", reflexiona el investigador catalán Jofre Carnicer, uno de los científicos que ha liderado el titánico informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC). "El mundo está perdiendo patrimonio natural. Están desapareciendo especies únicas, con miles de años de historia, que aportan su valor intrínseco a los ecosistemas. Y esto, al final, es algo que también afecta a la humanidad", comenta el científico, afiliado al Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF) y a la Universitat de Barcelona (UB), en una entrevista con EL PERIÓDICO, diario perteneciente al mismo grupo editorial que este medio.

Carnicer habla como uno de los autores principales del mayor informe hasta la fecha sobre el impacto de la crisis climática en la biodiversidad y los ecosistemas. El trabajo, presentado este lunes, ha sido elaborado por 270 científicos punteros de una setantena de países y suma cerca de 40.000 referencias bibliográficas en las que se analiza, con más o menos detalle, ecosistemas de todo el mundo. "Tenemos evidencias sólidas de que la crisis climática está desestabilizando el clima y causando estragos en los ecosistemas", esgrime Carnicer. "No olvidemos que los humanos, aunque tengamos grandes capacidades tecnológicas, siempre dependeremos del medio natural. Si no lo preservamo, los primeros perjudicados seremos nosotros mismos", zanja.

"Los humanos, aunque tengamos grandes capacidades tecnológicas, siempre dependeremos del medio natural"

Jofre Carnicer - Científico del CREAF y la UB

decoration

Según explica el científico, más del 50% de las emisiones generadas por nuestra especie en los últimos siglos han sido reabsorbiradas por los ecosistemas naturales. Hasta ahora, de hecho, se estima que océanos y bosques, reconvertidos en sumideros naturales de carbono, han mitigado gran parte del impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad humana. "Si no fuera por estos ecosistemas, el calentamiento global habría llegado mucho más allá del aumento de 1,2 grados de media global que tenemos ahora. Probablemente estaríamos en escenarios climáticos mucho más peligrosos", explica el investigador.

Refugios climáticos

Carnicer ha sido el encargado de analizar el impacto de la crisis climática en ecosistemas terrestres de Europa y del Mediterráneo. Según apuntan informes anteriores, estos escenarios destacan desde ya como uno de los "puntos rojos" de la crisis climática, donde se espera que la temperatura está aumentando por encima de la media global, las sequías se extienden con cada vez más voracidad y las precipitaciones se vuelven cada vez más torrenciales. "En la región mediterránea hay mucha variabilidad y microclimas en los que se multiplican los impactos", comenta el científico. En un bosque mediterráneo, por ejemplo, puede haber hasta seis grados de diferencia entre un árbol que apunte al norte y uno que apunte al sur.

Estudios sobre el terreno apuntan a que, para huir de estos extremos, los animales van en busca de refugios climáticos. En Catalunya, sin ir más lejos, algunos espacios naturales protegidos como la Fageda d'en Jordà (Olot) se han convertido en la última trinchera de especies que están desapareciendo del territorio. Otros, como el Delta del Ebre o la zona dels Aiguamolls de l'Empordà (Girona), están mucho más expuestas al azote de la crisis climática y esto, a su vez, multiplica los estresores para las especies del territorio. "La pérdida de biodiversidad se debe a múltiples causas, y cuanto mejor entendamos qué está ocurriendo mejor podremos mitigar el problema", comenta el científico. 

"Hay zonas donde han desaparecido más del 60% de las mariposas"

decoration

Uno de los ejemplos más claros (y cercanos) para entender en qué consiste la pérdida de biodiversidad es el brutal declive de la población de mariposas en los últimos 30 años en la región mediterránea. "Hay zonas donde han desaparecido más del 60% de las mariposas", ilustra el científico. "Hay especies de mariposas, como la 'blanqueta perfumada' (Pieris napi), que son indicadoras del impacto del cambio climático. Las alas de estas mariposas se vuelven más pequeñas y más claras cuando hay oleadas de calor o sequías extremas", explica. El estudio de esta especie indica que está en declive en zonas como el Delta del Llobregat, donde las sequías estivales también están en aumento, y en cambio se mantiene en espacios naturales protegidos como el Montseny y la zona volcánica de la Garrotxa, donde las mariposas han hallado un refugio climático. 

Carnicer enseña el ala de una mariposa. Joan Cortadellas

"Todavía estamos a tiempo"

La presentación del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático añade un capítulo más al ya abrumador consenso científico sobre la gravedad de la emergencia climática. "Todavía estamos a tiempo de mitigar el impacto de esta crisis. Pero la ventana de oportunidades que tenemos es cada vez más pequeña y necesitamos aprovecharla cuanto antes para aplicar cambios estructurales", reflexiona Carnicer en una entrevista con este diario. "El futuro del planeta depende de lo que hagamos en los próximos diez o veinte años. De nuestras acciones depende la extinción o supervivencia de muchas especies y ecosistemas del planeta", añade. 

"Todavía estamos a tiempo de mitigar el impacto de esta crisis, pero la ventana de oportunidades que tenemos es cada vez más pequeña"

decoration

Hablando de soluciones frente al cambio climático, el experto cita los inumerables estudios científicos en los que se apunta a la necesidad de cambiar los patrones de producción y consumo. "Un estilo de vida basado en generar emisiones no es sostenible para el planeta", comenta. Carnicer habla con convicción cuando dice que el único camino para lograr una transición ecológica que no deje nadie atrás es basarse en principios de equidad, justicia social y redes de apoyo.

Compartir el artículo

stats