Turismo

Se equivoca de aeropuerto y de hotel: así cuenta una viajera las peripecias de su llegada a Tenerife

A través de un divertido hilo en una conocida red social, la usuaria resume cómo tardó tres horas en llegar hasta el establecimiento hotelero

Colas para coger un taxi en el aeropuerto Reinta Sofía en una imagen de archivo.

El Día

Todo aquel que suele viajar con frecuencia acaba protagonizando alguna anécdota divertida o incluso surrealista en alguno de sus trayectos. Le pasa a los que recorren medio mundo como turistas pero también a los que deben viajar por trabajo. Y es que, aunque son los que suelen tener más automatizado todo el proceso, a veces se alinean los astros y acaban protagonizando una curiosa historia entre maletas.

Algo así le ocurrió a una abogada que se ha desplazado estos días a Tenerife y cuya confusión además llegó por partida doble: se equivoca de aeropuerto y de hotel. Al menos lo ha contado de una forma muy divertida a través de su perfil en X (antes Twitter).

A través de un hilo, la usuaria So explica con mucha ironía, como si fuera un manual de instrucciones, las peripecias de sus primeras horas en la Isla, a donde según cuenta viajó por cuestiones laborales.

Según se desprende esta publicación, la letrada debía trasladarse a Tenerife para una reunión de trabajo y quedó con su clienta en que la recogiera en el aeropuerto. Una vez hotel reservado y maletas hechas, se embarcó rumbo a Canarias.

Al aterrizar intentó localizar a su clienta en el aeropuerto y ante el nulo resultado decidió llamarla por teléfono. "Un buen rato después" descubren su error: la abogada aterrizó en el aeródromo de Los Rodeos, en el Norte de la Isla, y su clienta esperaba ya en el Reina Sofía, en el Sur.

"Aclarado que estáis a 67 kilómetros y son las 22.30… pues esperar a que te recojan antes de cerrar el aeropuerto", explica la usuaria de X. De la publicación se desprende que lo consiguió... pero ahí no acabarían las confusiones.

¿Y el hotel?

Tras el cansancio de varias horas de vuelo y la espera en el aeropuerto, más el trayecto de nuevo hasta el sur de Tenerife, la abogada solo esperaba llegar por fin al hotel y descansar antes de que se iniciara al día siguiente su jornada laboral.

En torno a la medianoche entró al establecimiento hotelero de la cadena Sol dispuesta a registrarse, pero no encontraban su reserva. Así descubrió su segunda confusión en apenas unas horas: también se había equivocado de hotel. Llegó al correcto poco antes de la una de la mañana, es decir, casi tres horas después de bajar del avión, y apostó por contarlo todo en lo que antes era la red social del pajarito azul.

"Mención especial y un saludo a los que ponen nombre a los hoteles", concluye el divertido hilo de este perfil, que ha sacado carcajadas a todos sus seguidores, mientras se preguntan cómo le irá a la vuelta.