El confinamiento llega poco a poco a su fin en España, aunque en otros países del mundo todavía permanecen con la obligatoriedad de permanecer en sus casas como es el caso de Estados Unidos y millones de personas llevan semanas sin ver a sus seres queridos.

Por ese motivo, Paige una niña de diez años que vive en la localidad de Riverside, en California inventó un mecanismo para abrazar a su abuela. Su madre, Lindsay Okray, es enfermera, y trabaja en la unidad de COVID-19 del Riverside Community Hospital, motivo por el cual necesita mantener la distancia física de sus seres queridos, y evitar el contacto, como medida de precaución.

Inspiradas por otras ideas similares en las redes sociales, la niña usó una cortina de ducha, bolsas de plástico, platos desechables y una pistola de silicona para su peculiar invento, que "instaló" en la puerta principal de sus abuelos con cinta adhesiva. La imagen final era una cortina larga de plástico con cuatro "brazos", dos a la altura de la niña y los otros dos, a los de un adulto, en este caso los abuelos. Abuelos y nieta se fundieron en un tierno abrazo tras muchos días, que su madre grabó y compartió en las redes sociales, donde se ha vuelto en viral.